Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Bolivia baila en La Feria

La comunidad boliviana ensaya para la celebración de la fiesta de la virgen de Urkupiña

5

La comunidad boliviana ensaya en la plaza de la Feria los bailes de la fiesta par celebrar el día de la Urkupiña José Carlos Guerra

Las danzas bolivianas se adueñaron este fin de semana de la plaza de La Feria, de la mano de una decena de mujeres de ese país que preparan las fiestas de la virgen de Urkupiña.

El colorido de los trajes típicos de Bolivia, la música, la alegría y las danzas han animado las tardes de este fin de semana de la plaza de La Feria. Los bailes de morenadas, taquiraris y vallegrandinas se alternaron una y otra vez, mientras se dejaron un trocito del alma de Bolivia en la plaza.

Entre las danzantes está María del Carmen Pedraza, que junto a sus compatriotas llevan tres semanas ensayando para la fiesta de celebración del día grande de la virgen de Urkupiña, una de las patronas de su país, que aquí conmemorarán el próximo 20 de agosto.

María del Carmen llegó a la isla hace 16 años y está totalmente integrada en Gran Canaria, tras casarse con un canario, pero no olvida a su país ni sus fiestas.

Además de los bailes, este año la fiesta contará por primera vez con fuegos artificiales y cargamentos, como se llama a los adornos que decoran los coches que seguirán, a modo de carrozas, la imagen durante su llegada al lugar de celebración en un local de Las Medianías de Telde, en el Camino del Lomo. El responsable del mayor esplendor de este año es Percy Miranda Jiménez, que en esta ocasión es el pasante de la virgen, es decir, el que se encargar de organizar las celebraciones, a las que calcula acudirán este año no menos de 800 personas.

Unos 4.000 bolivianos viven en Gran Canaria, según los cálculos de Miranda, que lleva veinte años en la isla y está afincando en Valsequillo. Nada más llegar, trabajó en la construcción, pero la mayor parte del tiempo lo ha pasado en la agricultura.

«Cuando llegué, viví en la calle La Naval dos meses y me salió un trabajo en Valsequillo y allí me fui y no he vuelto a salir», comenta Miranda, que se lleva bien con todo el mundo y resalta que «los canarios son muy buena gente».

La celebración de este año representa un reto para él porque su esposa Claudia Mary Condory murió hace ocho meses y lo dejó viudo y con dos chicos. «Mi mujer y yo estábamos muy ilusionados por mejorar la fiesta para que siga creciendo aquí nuestra cultura y nos mantengamos unidos y ahora la tendré que pasar yo con mis hijos. Antes de fallecer, mi mujer me dijo que si a ella le pasaba algo no entregara la virgen a otro pasante y lo hiciera yo como habíamos quedado. Estoy haciendo la fiesta por ella», resalta Percy Miranda.

Así las cosas, la fiesta de la virgen de Urkupiña arrancará el próximo sábado a la una de la tarde en la iglesia Sagrado Corazón, en la calle Obispo Rabadán. La imagen será transportada desde allí hasta el municipio de Telde, adonde se espera que llegue sobre las dos de la tarde. Varios metros antes del lugar de la celebración, la imagen será transportada en procesión, arropada por los cuerpos de baile y tres vehículos donde se instalará el cargamento, con los adornos. La pirotecnia San Miguel se encargará de los fuegos artificiales.

De Tenerife se sumarán tres grupos de baile, que danzarán tinkus, salays, caporales y diabladas. «Has otro baile que es una sorpresa», añade Miranda. También vendrán dos grandes orquesta de la isla isla de enfrente : Presagio y Deseo y el Dj Bambino Mix. Habrá danzas folclóricas hasta la madrugada, cuando se espera que finalice el jolgorio. Durante la celebración se servirá la sopa de maní, un plato tradicional de Bolivia muy saciante, que contiene carne y papas, entre otros ingredientes, además de manises pelados.

Compartir el artículo

stats