Educación

El instituto Islas Canarias recupera su nombre tras recibir alumnado de primaria

Los estudiantes del Islas Baleares fueron reubicados por el cierre del colegio | Tras la acogida, el centro cambió de nombre a Ceo en Las Palmas de Gran Canaria

El Ceo Islas Canarias con el cartel que mantiene la denominación de I.E.S.

El Ceo Islas Canarias con el cartel que mantiene la denominación de I.E.S. / José Carlos Guerra

El instituto Islas Canarias desaparece para denominarse Centro de Educación Obligatoria (CEO) Islas Canarias. El cambio de nomenclatura viene a raíz del traslado de los alumnos del Colegio de Educación Infantil y Primaria (CEIP) Islas Baleares, que ha dejado de impartir clases a los niños. Al recibir a los nuevos estudiantes de primaria, el centro pasó a ser provisionalmente CEO en Las Palmas de Gran Canaria. El Consejo Escolar solicitó en diciembre del año pasado el cambio de nombre a la Consejería de Educación del Gobierno de Canarias, que finalmente lo ha aceptado para que el centro vuelva a recuperar la denominación por la cual es conocido.

La clausura del centro formativo de primaria se debió al descenso de alumnos en la zona y con la incorporación de las enseñanzas primaria e infantil el centro Islas Canarias no podía seguir denominándose como instituto. Por lo que se escogió el nombre de CEO en Las Palmas de Gran Canaria, un método que suele usarse cuando se crean los centros educativos y es necesario adjudicarles un nombre provisional. La fórmula seguida en esos casos es usar la preposición "en" seguida del nombre de la localidad donde se ubica hasta que se formalice el cambio.

El director del centro educativo CEO Islas Canarias, José Manuel Hernández, asegura que no han tenido problemas a la hora de acoger a los nuevos escolares porque el edificio fue pensado para un mayor número de alumnos de los que había anteriormente. Por su parte, las instalaciones del antiguo CEIP Islas Baleares siguen teniendo un uso educativo al albergar en la actualidad el Centro de Enseñanzas en Línea

El centro atiende a 66 escolares más tras la unión con los grupos de educación elemental

En julio de 2022 cuando se produjo el cambio, el CEIP Islas Baleares tenía entonces 69 estudiantes, y el IES Islas Canarias, 153. En la actualidad tras la unión, el CEO Islas Canarias cuenta con nueve alumnos de Infantil, 58 de Primaria, 113 de ESO y 39 de Diversificación Curricular, que se distribuyen en seis grupos de Infantil y Primaria, cinco de ESO, dos de Diversificación Curricular y un Aula Enclave. En total el centro educa a 219 jóvenes y pequeños.

"Cada vez hay menos alumnos en la zona y en general. En la época de los 60 o 70 este centro llegó a tener 1.000 estudiantes", apunta el director. Acoger al nuevo alumnado no supuso un reto por la amplitud de las instalaciones, aunque sí lo fue el traslado de materiales y las reformas necesarias para acondicionar el centro a las necesidades de los más pequeños, como por ejemplo, lavabos más bajos. La gestión de un número mayor de alumnado no ha amedrentado a la dirección del centro para también incluir por primera vez un Aula Enclave desde septiembre del año pasado de la que forman parte seis alumnos con necesidades especiales.

Las Palmas de Gran Canaria experimentó una explosión demográfica en las décadas de 1960 y 1970 lo que supuso un mayor incremento de niños en edad escolar. Sin embargo, la baja natalidad en todo el territorio nacional y especialmente en Canarias desde hace algunos años ha llevado al cierre de varios centros educativos. En las mismas fechas que el CEIP Islas Baleares cerraba las puertas de su formación educativa también la Consejería publicaba el anuncio de cierre del CEIP Guiniguada en la capital. En el resto de la provincia fueron el CEIP El Gamonal y el CEIP Tiagua, en los municipios de Santa Brígida y Teguise, respectivamente. 

El catedrático de la ULL en Pedagogía, Armando Guarro explica que existe la probabilidad de que en el futuro se incrementen los Centros de Educación Obligatoria que incluyen primaria, infantil y secundaria por el decrecimiento de niños escolarizados. Aunque Guarro lamenta que la reducción de alumnado que experimenta la educación canaria implique la eliminación de aulas y grupos. "La tentación es muy clara, desde luego, la Consejería en términos económicos tenderá a suprimir primero grupos y luego centros porque considera que hay pocos niños según sus parámetros", apunta. 

Los escolares deben tener espacios separados para evitar el ‘bullying’, indica un pedagogo

El experto en educación resalta que el progreso de los estudiantes no tiene porqué verse afectado por la unión de ambas enseñanzas siempre y cuando se lleve una organización adecuada. Guarro explica que es fundamental que los escolares de primaria y secundaria tengan áreas completamente diferenciadas en las clases y los momentos de recreo. "En primaria los niños cambian con mucha rapidez de un curso para otro, un niño entra con un estadio evolutivo a los seis años y al acabar ya es otro completamente distinto", comenta el catedrático, que destaca que por esa razón es necesario un distanciamiento para evitar "posibles abusos, acoso escolar y problemas"