El buque 'Martín Posadillo' viaja hacia Canarias para ser hundido con honores en un ejercicio militar

El barco de transporte ligero, operado por la Armada hasta 2020, se convertirá en blanco naval para los ejercicios Sinkex 23

Navegó más de 200.000 millas durante su vida activa

El Martín Posadillo, escoltado por el remolcador Mar Caribe, a su salida de Cartagena

El Martín Posadillo, escoltado por el remolcador Mar Caribe, a su salida de Cartagena / ARMADA / DIEGO QUEVEDO CARMONA

Jacobo Corujeira

Jacobo Corujeira

Antes de que concluya junio, las aguas de Canarias serán escenario de la última misión naval del buque Martín Posadillo. Este añejo barco militar de la Armada viaja en estos momentos con rumbo a Las Palmas de Gran Canaria, en cuyo Arsenal permanecerá unos días a la espera de ser hundido por un misil en el marco del ejercicio Sinkex 23, programado para finales de este mes. 

El Martín Posadillo zarpó del puerto de Cartagena, donde históricamente tuvo su base, el pasado domingo. Lo hizo remolcado por otra unidad de la Armada, el buque auxiliar Mar Caribe, que lo transporta en su penúltimo viaje a baja velocidad -unos cinco nudos de media- hasta Canarias. Cruzó el estrecho de Gibraltar durante la jornada del martes y al cierre de este texto navegaba por el Atlántico con rumbo sur. 

Su llegada a la Base Naval de Las Palmas de Gran Canaria no está prevista hasta finales de la próxima semana. Una vez en la Isla, permanecerá en el Arsenal de la capital hasta que sea trasladado de nuevo hasta su punto de hundimiento, en algún lugar al sur del Archipiélago. La operación tendrá lugar a unas 100 millas de las Islas, para garantizar que su ejecución no supone un peligro para determinadas especies animales que habitan esas aguas. Antes de su despedida, el Martín Posadillo ha sido sometido a un profundo trabajo de limpieza para evitar que la operación acabe suponiendo un peligro ambiental para los fondos marinos donde quedará previsiblemente depositado.

Construido en 1973, fue adquirido por el Ejército de Tierra en 1990 para labores logísticas

Ejercicios navales Sinkex

El hundimiento será llevado a cabo en el marco de los ejercicios navales Sinkex. Aunque en diversas ocasiones se ha contemplado la posibilidad de que el submarino Isaac Peral fuera el encargado del hundimiento, lo cierto es que será un buque de superficie el que lleve a cabo la operación. La nueva joya sumergible de la Armada continúa efectuando pruebas de mar y ni siquiera forma parte todavía de la flota militar. Su entrega no está prevista antes de finales de este año.

El Martín Posadillo, construido en Gijón en 1973 como buque mercante de carga rodada con el nombre Rivanervión para la naviera Riva Suardíaz, que en 1981 lo cedió a Naviera Mallorquina como Cala Portals. No fue hasta 1990 cuando el Ejército de Tierra, necesitado de unidades propias con las que atender traslados logísticos para operaciones internacionales, decidió adquirir esta unidad. 

Su nombre es un homenaje a un coronel asesinado por la banda terrorista ETA en el año 1989

La denominación del barco escogida por el Ejército era un homenaje al comandante José María Martín-Posadillo Muñiz, militar destinado en la Dirección de Transportes del Mando Superior de Apoyo Logístico del Ejército de Tierra que había sido asesinado por ETA el año anterior, en julio de 1989. Tanto él como el comandante Ignacio Julio Barangua Arbués fueron ametrallados cuando salían del Cuartel General del Ejército de Tierra en Madrid. Los terroristas Henri Parot y Francisco Múgica Garmendia, ‘Pakito’, fueron condenados como autores del atentado.

Diez vueltas al mundo

Durante sus 30 años de servicio en el ejército, el Martín Posadillo se encargó de manera primordial de llevar a cabo tareas logísticas de transporte de material entre puertos y bases navales de la península Ibérica, Ceuta, Melilla, Baleares y Canarias, aunque también asumió misiones internacionales. Viajó a Kosovo en siete ocasiones; otras once al Líbano y seis a Turquía, lo que le permitió superar las 200.000 millas náuticas -tanto como diez vueltas al mundo- antes de ser dado de baja.

El buque se despidió de la vida activa en diciembre de 2020 con una ceremonia celebrada en Cartagena que supuso su baja de la lista de buques de la Armada. Durante aquel acto se recordó a los tripulantes fallecidos y la viuda del general Martín Posadillo -fue ascendido de forma honorífica en 2005- recibió la talla de la Virgen del Carmen que había en el puente de mando del buque. Tras el arriado de la bandera y la entrega de gallardetes a los invitados, el barco quedó a la espera de su final. Convertido ahora en blanco naval, el añejo ro-ro tendrá su última misión en pocas semanas facilitando el adiestramiento de las dotaciones en el lanzamiento de proyectiles contra blancos navales.