El Puerto de Las Palmas entra en la primera división de la estiba con las dos grúas gigantes de Opcsa traídas de China

El barco con las dos 'megagrúas' atraca en el muelle Cristóbal Colón tras dos meses de navegación por el mar de China, el océano Índico y la costa oeste africana

La nueva maquinaria permitirá trabajar con barcos de hasta 24.000 TEUs, doblando casi la capacidad para realizar los transbordos de contenedores

Una delegación de la empresa china Zpmc se quedará en Las Palmas para asesorar a Opcsa en la puesta en marcha de las grúas

El desembarco de las dos estructuras durará ocho días y la empresa espera que estén operativas en enero como fecha tope

Las Megagrúas del Puerto de La Luz

José Carlos Guerra

Las dos grúas gigantes de Operaciones Portuarias Canarias SA (Opcsa) ya están en el Puerto de Las Palmas. El barco de la empresa Zhenhua Heavy Industry (Zpmc) ha atracado en el muelle Cristóbal Colón con las 'megagrúas', una infraestructura con la que La Luz entrará en la primera división de la estiba, consolidándose como puerto de referencia a este lado del Atlántico en el servicio de transbordo de contenedores, según explican diferentes fuentes consultadas del sector.

El buque de Zpmc enfiló la bocana del puerto a media mañana, tras dos meses de navegación por el mar de China, el océano Índico y la costa oeste africana, una travesía durante la que ha tenido que sortear más de un temporal, explican fuentes de Opcsa. De ahí el leve retraso sobre el plan transporte inicial, que esperaba desembarcar las grúas durante la semana del 20 de septiembre.

El barco entró en la bahía, guiado por cuatro remolcadores, al golpito de la marea. La dimensión de las grúas quedó patente al rebasar el muelle Reina Sofía, superando con creces la altura de las grandes plataformas atracadas al abrigo del dique.

Operación compleja

En cualquier caso, la descarga de las dos MalaccaMax, con 1.500 toneladas de peso cada una, no será inmediata. Los operarios, técnicos e ingenieros de Opcsa y Zpmc esperan hacer efectiva durante los próximos ocho días. Con toda seguridad, las flamantes máquinas azules estarán sobre la explanada del Cristóbal Colón el viernes y el sábado.

Un equipo de 16 trabajadores prepara las rampas y contrapesos para trasladar la maquinaria del barco al muelle, así como para moverlas luego por la terminal hasta su ubicación definitiva. De ahí que el tiempo estimado de toda la operativa sea de ocho días. El barco partirá después hacia Marruecos para descargar otras dos grúas en el puerto de Tánger, donde opera Maersk, principal competidor de MSC en el transporte mundial de mercancías.

En Las Palmas se quedarán varios técnicos de Zpmc para asesorar a Opcsa en la puesta en marcha de la nueva infraestructura, que requiere de nuevos carriles para su funcionamiento en el Puerto de Las Palmas. La empresa espera que las máquinas estén operativas en enero como fecha tope. Sustituirán a las grúas Post-Panamax, de las que una ya está fuera de servicio y la otra será derribada en los próximos meses.

Ubicación final

Las MalaccaMax, por tanto, quedarán montadas en el muelle Cristóbal Colón, que es donde atracan los portacontenedores de mayor tamaño al tener este muelle mayor calado. Estarán al lado de las Over Super Post Panamax, mientras que en el muelle León y Castillo, al ser menos profundo, seguirán las grúas más pequeñas de la terminal.

Dos operarios aguradan la llegada de las grúas para grabar el momento.

Dos operarios aguradan la llegada de las grúas para grabar el momento. / José Carlos Guerra

El fuerte de Opcsa está en la el transbordo internacional de contenedores. De ahí el salto cualitativo que el nuevo equipamiento supondrá para la actividad del Puerto de Las Palmas, pues la terminal explotada por Opcsa ganará en competitividad al reducir costes y mejorar la productividad.

Y es que la empresa podrá atender portacontenedores de hasta 24.000 TEUs, cuando el techo actual está en 14.000 con limitaciones. Esto implica entrar de lleno en la primera división de la estiba.

Tendencia internacional

La tendencia del tráfico marítimo internacional es optimizar la capacidad de transporte de los barcos sin aumentar su eslora, modificando incluso el puente de mando para ganar capacidad de carga sin perder la visibilidad. Esto es así porque sale más rentable trasladar la mercancía en estos grandes buques que en otros más pequeños, los cuales precisan una tripulación similar en número y tienen un consumo de combustible inferior, sobre todo ahora que se empieza a imponer la obligación de usar energías alternativas para reducir la contaminación. Durante los últimos seis años, la capacidad de los portacontenedores ha aumentado un 26 % sin incrementar la longitud de los barcos.

El rendimiento de las MalaccaMax para trabajar con estos grandes portacontenedores es sobresaliente porque casi duplica al de una grúa convencional, con cuarenta movimientos a la hora. Las que llegan a la capital grancanaria están diseñadas para atender a los mayores buques de la naviera Mediterranean Shipping Company (MSC), como el MSC Gulsun, que con cuatrocientos metros de eslora y 61,5 de manga tiene capacidad para transportar 23.700 TEUs.

La multinacional tiene previsto incorporar a su flota un nuevo barco de similares características, lo que sin duda repercutirá en el afianzamiento de Las Palmas como puerto de referencia para el transbordo de contenedores con los puertos de la costa oeste africana. La naviera, además, estrenó el MSC Irina el pasado mes de marzo, que está considerado el portacontenedores con mayor capacidad del mundo. Transporta hasta 24.346 TEUs, con una eslora de 399,9 metros, una manga de 61,5 metros y una potencia de 70.000 kW.

Innovación importante

Opcsa da un paso de gigante al renovar su maquinaria con la adquisición de estas nuevas grúas MalaccaMax, que son las más grandes del mercado y con las que cuentan muy pocas terminales de España. El rendimiento supera con creces las grúas del tipo Post Panamax, que son las que dispone la terminal en la actualidad.

Entre las características de las MalaccaMax destacan sus 141 metros de altura con la pluma recogida (en vertical), con un alcance de hasta 73 metros, una altura libre desde el muelle de 54 metros (altura debajo del spreader) y una capacidad de 65 toneladas en operación Twin Lift (esto último permite desplazar dos contenedores a la vez en un solo movimiento).

La inversión realizada por la empresa para comprar estas grúas asciende a 20 millones de euros, aunque el compromiso con la Autoridad Portuaria de Las Palmas para renovar su infraestructura contempla hasta 42 millones. La terminal también ha incorporado recientemente seis grúas de patio, que son más pequeñas y se mueven sobre ruedas para trasladar los contenedores y apilarlos en la explanada del muelle. Estas máquinas fueron construidas por la empresa Konecranes en Finlandia y ensambladas en Polonia, desde donde fueron transportadas hasta Las Palmas.

[object Object][object Object]
  • Cada una de las nuevas ‘megagrúas’ del Puerto de Las Palms tiene un peso de 1.500 toneladas. Descargarlas no será sencillo: la tarea podrá llevar hasta ocho días. 
[object Object][object Object]
  • Opcsa espera operar con los mayores portacontenedores, que pueden transportar hasta 24.000 unidades. MSC, propietaria de la terminal, tiene varios en su flota.
[object Object][object Object]
  • Las nuevas grúas son auténticos rascacielos: con la pluma recogida -esto es, en vertical- alcanzan los 141 metros de altura, prácticamente el doble que la torre Woermann. 
[object Object][object Object]
  • Opcsa ha invertido 20 millones de euros en la adquisición de las nuevas grúas, aunque su inversión en la modernización de la terminal duplica esta cantidad, hasta los 42 millones.