HACIENDA

La ciudad reserva 95 millones de los remanentes para reducir la deuda a proveedores

Spínola augura un año complicado en cuanto a la ejecución por el retraso en la aprobación del presupuesto y la falta de personal. Medina reconoce que aún se deben 1,84 millones a productoras del Carnaval de este año

Operarios de la parte privatizada del servicio de Limpieza, limpiando unos contenedores en Nueva Isleta.

Operarios de la parte privatizada del servicio de Limpieza, limpiando unos contenedores en Nueva Isleta. / Juan Castro


Los responsables del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria echarán mano a lo largo de este año de unos 95 millones del total de 359 millones en remanentes de tesorería que había en los bancos a 31 de diciembre de 2022 para tratar de reducir al máximo posible la deuda de 104,1 millones contraída con 222 empresas proveedoras de bienes y servicios, en su mayoría por contratos de servicio en nulidad, que engordan la Cuenta 413.

De estos 95,4 millones ya se han aprobado en pleno desde mayo pasado ocho modificaciones presupuestarias para liberar 90,4 millones de los remanentes y de aquí a final de año se esperan llevar otras modificaciones por otros cinco millones.

El concejal de Presidencia, Hacienda y Modernización, Francisco Hernández Spínola, auguró durante la comisión de pleno de Hacienda que 2023 va a ser un año «complicado» en cuanto a la ejecución presupuestaria, debido a la demora en la aprobación del presupuesto del ejercicio, que entró en vigor en mayo pasado, y a la carencia de personal. Dio a entender con ello que no se registrarán altos niveles de ejecución, pero subrayó que se va a realizar el mayor esfuerzo posible para pagar a los proveedores y renovar los contratos vencidos, culpables en la mayor parte de los casos de la eternización de los pagos.

El coordinador de Economía y Hacienda, David Gómez, resaltó el "esfuerzo" que se está haciendo para pagar, durante la comparecencia solicitada por el Partido Popular (PP) para informar del estado de la Cuenta 413, a la que van a parar las facturas que carecen de aplicación presupuestaria.

Al respecto indicó que en los cuatro meses del nuevo Gobierno local se ha reducido la cuenta en cuatro millones, el último de los cuales se acaba de abonar. «La Cuenta 413 ascendía el 17 de junio pasado a 108,1 millones. A 20 de septiembre de 2023 había bajado a 105,1 millones y el 10 de octubre pasado se situó en 104,1 millones», afirmó Gómez. Añadió que «de aquí a final de año no solo pretendemos hacer una depuración de los saldos, porque hay muchas facturas que ya han sido pagadas, sino reducir al máximo» la deuda, «realizando un esfuerzo por parte de Hacienda y de todos los responsables de los órganos gestores de los servicios. El otro gran objetivo, resaltó, es tener aprobado el presupuesto del próximo año el 1 de enero de 2024.

Spínola recordó que una de las primeras medidas de su Gobierno fue llevar a pleno una modificación presupuestaria por 60,6 millones para pagar las deudas. «Nuestra prioridad es pagar para saldar la deuda con los vecinos y proveedores. Estamos ansiosos por pagar», sostuvo, aunque reconoció que en diciembre no se va a poder cerrar la deuda de 104,1 millones, aunque «se está haciendo un esfuerzo enorme para reducirla sustancialmente. Que los proveedores sepan que, dentro de un plazo razonable, van a poder cobrar en tiempo y forma».

Falta personal

«Necesitamos más recursos humanos y mejores herramientas tecnológicas, que estamos» a punto de poner en marcha, sostuvo Spínola, quien añadió: «Estamos en contacto directo con los proveedores y están contentos porque saben que en esta etapa estamos afrontando el problema. Estamos ansiosos por pagar y vamos a pagar, respetando los procedimientos». Una afirmación, que la portavoz del PP, Jimena Delgado, calificó como una «broma de mal gusto».

La concejala del PP, Olga Palacios preguntó cuántas empresas del más de un millar que han desaparecido durante el último año están relacionadas con la morosidad del Ayuntamiento en los pagos. Por su parte, el viceportavoz del PP Ignacio Guerra, criticó el abuso de contratos de emergencia, como el de Recogida de Residuos y el combustible de los camiones de limpieza, y pidió a Spínola «algo más que su predisposición» a pagar.

Tanto Spínola como Gómez negaron que las deudas hayan provocado la desaparación de alguna de las empresas a las que el Ayuntamiento no ha pagado en tiempo y forma. Gómez puntualizó que la mayoría de la deuda está contrída con grandes empresas, como FCC, la concesionaria de Limpieza y Recogida, que tienen "gran solvencia financiera".

Por su parte, el portavoz de Coalición Canaria (CC), David Suárez, advirtió que el Gobierno tripartito continúa «desangrando» a las empresas que prestan servicios al consistorio.

Por otro lado, el portavoz de Vox, Alberto Rodríguez, consideró que la gran cantidad de remanentes, cuyo volumen es casi similar al presupuesto municipal, «refleja o una mala ejecución o un exceso en la recaudación. 359 millones de remanentes es una cifra insultante».

Por otra parte, la concejala de Carnaval Inmaculada Medina informó de que la Sociedad de Promoción de Las Palmas tiene pendiente de pagar facturas por 1,84 millones de euros del Carnaval de este año, que se celebró entre febrero y marzo. 

Medina aseguró que esta cifra no se «puede dar por cerrada aún», porque aún se está liquidando el presupuesto de las fiestas carnavaleras de 2023, el más caro de la historia. Indicó que las deudas proceden de «iniciativas que han llegado a la Sociedad de Promoción por parte de productoras que han sido aceptadas».