Comercio

La fiebre de compras se modera en el Black Friday

El Black Friday llena las calles de Triana de clientes en busca de las mejores ofertas; sin embargo, la inflación enfría las ganas de gastar de los consumidores

El Black Friday regresa a Las Palmas de Gran Canaria con descuentos en los principales comercios, y los clientes buscan las mejores ofertas, tanto para darse un capricho como para adelantar los regalos navideños. En Triana, los negocios hicieron gala de las rebajas desde ayer, y las ofertas, en la mayoría de establecimientos, duran hasta hoy, para darle la oportunidad a los consumidores de tener tiempo a buscar todo lo que tenían pensado. La inflación ha dejado un regusto amargo tanto a compradores como negocios, ya que aseguran que las ventas no han sido igual de buenas que el año pasado.

A pesar de la situación económica, la jornada de rebajas ha crecido un 10% en ventas en todo el Archipiélago respecto al año anterior, y se debe en gran medida, al incremento del turismo. La noruega Irine Sobø se aloja en Maspalomas durante quince días para pasar unas vacaciones alejada del frío de su país. «Este es el sitio que más cerca y más barato nos queda para evitar el frío», asegura. La pareja realizó algunas compras de ropa en Levi’s, ya que les quedaba de paso al visitar la Casa de Colón. «Decidimos venir a visitar los museos para conocer también la parte antigua de la ciudad», refleja. Las rebajas se las encontraron por el camino, y decidieron hacer comprar ropa de abrigo porque hacía un poco de fresco. «No fue por las rebajas, sino por confort», refleja. La dependienta de la tienda confirma que el día ha sido bastante movido, ya que al tener todos los artículos de la tienda en oferta las personas han comprado de todo. «Estaba hablando con mi marido que ahora el Black Friday ya no es solo un día, sino toda una semana incluso», apuntó Sobø.

Es el caso de la juguetería Nikki, que el año pasado ya organizó una semana de Black Friday, que en esta ocasión aumentaron a dos. La encargada Noelia Rodríguez afirma que el mejor día fue el pasado viernes cuando tuvo lugar el encendido de la ciudad y la Calle Mayor de Triana. Esa tarde cientos de personas se reunieron en el barrio histórico para realizar las compras y además disfrutar del ambiente navideño y las actuaciones programadas para toda la familia. «No ha sido tan bueno como otros años, pero la gente se está adelantando porque saben que algunos juguetes se agotan», destaca.

Triana, este sábado, llena de gente para aprovechar las ofertas del Black Friday.

Triana, este sábado, llena de gente para aprovechar las ofertas del Black Friday. / Juan Castro

Zuleima Dámaso, encargada de Premium coincidió en que esta edición ha estado «flojita». «Es por lo mismo, por la economía, ha subido la comida, y al final, esto es un capricho», asegura. Dámaso indica que la mayoría se ha decantado por las playeras, más que por la ropa porque al ser lo más caro con la bajada de precio «aprovechan». Pero no como en el 2020, el mejor año que recuerda: «Como estuvimos confinados, la gente compró muchísimo, fue una locura, después de ahí el volumen no ha sido tan alto».

Canarias es de las comunidades en las que más crecen los precios, y eso se ha notado en la bolsa de regalos de Papá Noel y los Reyes. «Yo siempre compro poco y suelo hacerlo en rebajas, pero es verdad que ahora todo está más caro», comenta Alba Martínez. La joven compró en Druni y Ale Hop productos para el pelo y de belleza, y además aprovechó para comprar los regalos navideños de su pareja. «Ahora con el maquillaje lo estiro todo, y la ropa ni me lo planteo está todo muy caro», destaca. A pesar del alza de los precios pudo encontrar algunas ofertas con las que consiguió un buen descuento. «No estuve haciendo un seguimiento de los precios, yo me fío de lo que dice la rebaja, pero es verdad que me descontaron en todos los productos. Si no es por eso no hubiera comprado tanto», objeta.

Ailin González opina que este es «el peor Black Friday» que ha visto. Fue con la intención de comprar ropa rebajada, pero se topó con que «solo hay un 30% y en cosas que no son bonitas» y compró artículos que no estaban rebajados. «No vale la pena», opina.

Por cobrar a fin de mes

La veterana dependienta de Douglas Expedita Ramírez apunta que el Black Friday no es una liquidación ni rebajas sino una oferta. «Está siendo un poquito menos que el año pasado, se nota que ha bajado la economía», comenta. Ramírez destaca que muchos de los clientes realizan las compras navideñas, sobre todo aquellos que vienen de Alemania -país al que pertenece la firma-, además de la estuchería de fragancias. «Es cierto que parte de la población quiere comprar ahora los regalos, pero eso es los que pueden permitírselo porque muchos no han cobrado por estas fechas», destaca. Ramírez asegura que son unas fechas con mucho trabajo, pero a la vez muy sencillas porque la mayoría de clientes se acercan a las tiendas con las ideas claras, y saben qué quieren comprar.

Es el caso de Vania González y Alejandra Ramírez, que lo «tenían claro». Ambas fueron a comprar el regalo para una amiga en común, y de paso, decidieron comprar para ellas mismas. «Me compré un chándal, lo pillé más barato que antes, al menos un par de euros», refleja Ramírez. Después de una tarde de compras en Triana, pretendían dirigirse a Mesa y López para finalizar la jornada de compras. «Queremos ir a Foot Loker, a Primor y luego a comernos un buen bocadillo de pollo con alioli», enumera.

También lo tenía claro Laura Cendón. Aunque la gallega fue a Triana para comer y dar un paseo, decidió aprovechar y comprar algunos productos en Primor durante su estancia en la Isla, ya que en Coruña la marca no tiene presencia. «He dejado parte de mis ahorros ahí, y había muchos descuentos como siempre, me puse las botas», refleja.

Las ofertas, que se mantienen en la mayoría de establecimientos hasta hoy, no serán la única oportunidad de los clientes para realizar sus compras. El lunes se celebra el Cyber Monday, que pone énfasis en productos tecnológicos y las compras se realizan exclusivamente en internet.