El Puerto de Las Palmas quiere suministrar hidrógeno a Guaguas Municipales y Global

La Autoridad Portuaria proyecta una estación de energía renovable en La Luz y otra en Arinaga con la colaboración del Instituto Tecnológico de Canarias

Así es la unidad de hidrógeno que la empresa Man construye en Portugal para Guaguas Municipales.

Así es la unidad de hidrógeno que la empresa Man construye en Portugal para Guaguas Municipales. / C. T.

El Puerto de Las Palmas negocia con varias instituciones y empresas públicas la apertura de dos estaciones de hidrógeno para suministrar este combustible a las líneas regulares de transporte de pasajeros por carretera en Gran Canaria.

La Autoridad Portuaria de Las Palmas (APLP) quiere poner en marcha una estación de hidrógeno verde en La Luz y otra en el puerto de Arinaga, con la finalidad de cubrir las necesidades de Guaguas Municipales en la capital grancanaria y de Global en el corredor del sureste de Gran Canaria, según explican fuentes que coordinan esos proyectos.

Durante las últimas semanas se han celebrado varias reuniones con técnicos y con responsables de la administración portuaria para concretar los detalles de ambas actuaciones, que también cuentan con el respaldo del Cabildo de Gran Canaria y del Gobierno de Canarias

Un proyecto pionero

Al frente de la iniciativa está el Instituto Tecnológico de Canarias (ITC), que lleva dos décadas investigando el hidrógeno como fuente de combustible alternativo a las energías fósiles. En sus instalaciones de Pozo Izquierdo han inaugurado recientemente una biorrefinería pionera en Europa, con la que quieren liderar el proceso de descarbonización del transporte público por carretera en las islas. De ahí que el proyecto se centre ahora en implementar esa tecnología en un sector estratégico como es el puerto, en donde resulta factible generar hidrógeno por su actividad industrial para distribuirlo luego con mayor facilidad a los vehículos de tráfico de pasajeros y de mercancías.

La biorrefinería del ITC funciona en su totalidad con energía renovable procedente del sol y del viento, tanto para producir hidrógeno verde destinado a la movilidad por carretera, como para investigar combustibles de síntesis que están llamados a revolucionar la navegación marítima y aérea, entre ellos el amoniaco, con el doble objetivo de reducir la huella de carbono en el transporte y abrir paso a una industria energética que será clave para la sostenibilidad del Archipiélago.

La situación estratégica del puerto

Ese modelo de producción experimental desarrollado por el ITC es que se quiere implantar en el Puerto de La Luz, cuya situación estratégica permitirá repostar a las guaguas del municipio y las que realizan trayectos más largos hasta el sur de la Isla. 

El Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, en ese sentido, espera para las próximas semanas su primera guagua con pila de hidrógeno, mientras que Global está pendiente de homologar la suya para ponerla en circulación.

Todo indica que las administraciones públicas y las grandes empresas de transporte apostarán por este sistema para cumplir con las exigencias medioambientales de la Unión Europa, pues permite convertir agua en hidrógeno para llenar las pilas de combustible de vehículos adaptados a este tipo de energía, que es 100% sostenible tanto en su proceso de combustión como en su producción.

Ayudas europeas

El Puerto de Las Palmas no quiere quedarse atrás en esa carrera por la descarbonización y ha comenzado a tramitar las ayudas europeas para adquirir un electrolizador de 250 kw, que será operado únicamente a través de una instalación fotovoltaica con baterías. 

Esas baterías son necesarias porque si solo se opta por la instalación de una planta fotovoltaica, el sistema únicamente funcionaría en horas solares, lo que motivaría la «parada e inertización del electrolizador todos los días», recoge el proyecto. 

La instalación de generación renovable irá montada en contendedores, con una planta fotovoltaica de 450 kW y una batería de 100 kW/750 kWh. Anualmente produciría 12 tH2, lo que permitirá suministrar hidrógeno a dos guaguas. La capacidad del sistema se podrá ampliar hasta cubrir la demanda de cinco guaguas.

Previsión de crecimiento

Global tiene interés en adquirir otras dos guaguas más con pila de hidrógeno. La empresa, además, tiene su base en la capital grancanaria. Por eso la necesidad de que el hidrógeno sea producido en el mismo sitio y municipio en el que se va a dispensar el combustible renovable, beneficiándose también del proyecto Guaguas Municipales. Así se evitará el transporte a altas presiones (350 bar), lo que mejora de manera muy significativa la operativa y reduce los costes de explotación del servicio. 

Los puertos son un lugar idóneo porque están en suelo industrial y permiten producir energía renovable vinculada al proyecto en régimen de autoconsumo. Además, en las zonas portuarias se podrán habilitar nuevas fases de proyecto como la producción de combustibles de síntesis para el transporte marítimo. 

El reto de la descarbonización

El sector de la navegación representa aproximadamente un 10% de la demanda de energía final de Canarias, por lo que el reto de la descarbonización es igual de apremiante. En ese contexto adquiere especial interés la síntesis de combustibles como el metano y el amoniaco, los cuales también se pueden producir mediante energías renovables.

Empresas como Satocan y Disa también aspiran a comercializar hidrógeno verde en La Luz, pero se trata de iniciativas privadas que no tienen nada que ver con el proyecto experimental del ITC y su apuesta por llevar esta tecnología al Puerto de Las Palmas.