Navidad

Vegueta suena a Navidad

Tres patios y dos plazas del barrio histórico de la capital acogieron cinco conciertos para festejar a través de la música

El grupo Iván Quintana Trío toca villancicos en la Plaza de San Agustín.

El grupo Iván Quintana Trío toca villancicos en la Plaza de San Agustín. / Andrés Cruz

Entre plazas y patios la música se coló por los rincones del casco antiguo de la ciudad. El evento Música en el corazón de Vegueta embriagó la noche con el mejor repertorio de cinco músicos. Todo ello en ubicaciones que convirtieron al barrio en un gran escenario. Es una cita habitual durante las Fiestas Fundacionales, que este año se incorpora por primera vez a la programación navideña, y que por lo tanto, incluyó villancicos a la usual música clásica. 

María Isabel Gómez y María Luz de Luis aguardaban en la cola para escuchar al pianista Augusto Báez. «Esto enriquece mucho a la ciudad», opinaron. Ambas son asiduas a este ciclo de conciertos, tampoco se lo perdieron en la edición estival, por lo que continuar con la edición navideña les pareció un «acierto». «Todo lo que sea abrir puertas a la cultura es bienvenido, hay mucha gente en la cola y eso es bueno», destacó Gómez. No se olvidan de la ubicación, es decir, la propia Vegueta, que destacan que es «muy atractiva por la noche». 

En el patio de la Fundación Mapfre Canarias, el pianista tinerfeño Augusto Báez alternó entre repertorio propio y villancicos. El músico interpretó sus propios temas a la vez que improvisaba e incorporaba en algunas ocasiones un toque de jazz. 

Un viaje por el mundo

Al mismo tiempo comenzó a actuar Chromatic Dúo, un grupo compuesto por el timplista Derque Martín y el guitarrista Nicolás Mendoza en el patio del Colegio de Abogados. Fue un viaje por el mundo a través de un instrumento tan canario como es el timple. El dueto consiguió transportar a los asistentes a Brasil, México, Chile y Estados Unidos, con el Archipiélago entre las cuerdas. «Es un instrumento pequeño, pero con un gran mundo por explorar», aseguró Martín. 

Otro singular ambiente fue el Patio de Los Naranjos con un jardín florecido, que creaba el escenario perfecto para un grupo de las características del Trío Gabriel Rodó; piano, violín y chelo de las manos de Liliana Mesa Montané, María Rodríguez y Pilar Bolaños respectivamente. Interpretaron la canción Un ángel de muerte del compositor argentino Astor Piazzolla, así como Las cuatro estaciones porteñas. 

En la plaza de San Agustín el grupo Iván Quintana Trío daba una nota canaria a la Navidad. Los villancicos del Archipiélago también tuvieron cabida en la cita. Con la unión de guitarra, timple y voz, el sentir navideño, la solidaridad y los recuerdos en familia pintaron la noche. 

Para dar por finalizada una tarde llena de actuaciones y público paseando entre las calles para acercarse a cada escenario, el broche final lo dio el grupo Midnight Soul. En la plaza del Pilar Nuevo hizo un recorrido por la música negra de los años 60 y 70 en Estados Unidos.