Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Televisión | Tómatelo en serie

10 grandes ‘britcoms’ para ver en ‘streaming’

Clásicos de las comedias británicas que se desarrollan con los mismos personajes y en el mismo escenario que pueden verse en televisión

Aprovechando la recuperación por parte de Filmin de varias producciones clásicas que ya son historia de la televisión, proponemos un curso acelerado sobre ‘sitcom’ (la comedia de situación) británica. 

Cubrir alguna laguna en materia de series clásicas no siempre conlleva invertir todo un verano o media vida. Ahí queda el ejemplo de The office, la original, la mejor. En solo seis gloriosas horas (unas ocho si contamos los especiales navideños) ya se cubre un buen pedazo de la historia de la televisión y se entienden la mayoría de las cosas que han pasado en la sitcom en los últimos 20 años. Además, desde el martes, 10 de agosto, se puede ver mejor que casi nunca: Filmin la incorpora a su catálogo en versión remasterizada. Y junto a ella, otro par de capítulos importantes en la historia de la britcom: la épica Fawlty Towers (aquí más conocida como Hotel Fawlty) y The thick of it, del maestro de la sátira Armando Iannucci. Aprovechando la gran noticia, recordamos estos y otros clásicos de la sitcom británica que pueden localizarse en streaming.

1.‘Fawlty Towers’ (1975-1979).

Una farsa de referencia. John Cleese, uno de los genios de Monty Python, quedó tan fascinado por los malos modos de cierto hotelero de Turquoy que quiso dedicarle una serie. El Caballero Negro daba vida a Basil Fawlty, medroso con su esposa Sybil (Prunella Scales), pero más bien antipático con sus clientes y empleados, como el camarero Manuel (Andrew Sachs) y la camarera Polly (Connie Booth, cocreadora de la serie y esposa de Cleese, aunque no ya en la segunda temporada). El famoso decoro inglés salta por los aires a cada minuto. Disponible en Filmin. 

‘Crashing’, con Phoebe  Waller-Bridge en su trabajo anterior a ‘Fleabag’

‘Crashing’, con Phoebe Waller-Bridge en su trabajo anterior a ‘Fleabag’

1.‘Fawlty Towers’ (1975-1979).

Una farsa de referencia. John Cleese, uno de los genios de Monty Python, quedó tan fascinado por los malos modos de cierto hotelero de Turquoy que quiso dedicarle una serie. El Caballero Negro daba vida a Basil Fawlty, medroso con su esposa Sybil (Prunella Scales), pero más bien antipático con sus clientes y empleados, como el camarero Manuel (Andrew Sachs) y la camarera Polly (Connie Booth, cocreadora de la serie y esposa de Cleese, aunque no ya en la segunda temporada). El famoso decoro inglés salta por los aires a cada minuto. Disponible en Filmin.

La víbora negra’, con Rowan Atkinkson (a la  derecha).

La víbora negra’, con Rowan Atkinkson (a la derecha). Juan Manuel Freire

2. ‘Sí, ministro’ (1980-1984).

Extraña e hilarante pareja. Margaret Thatcher se equivocó en muchas cosas, pero no al celebrar públicamente Sí, ministro. La creación de Antony Jay y Jonathan Lynn, futuro cultivador de la comedia hollywoodiense (Mi primo Vinny, etcétera), era una brillante exploración del reparto de poderes en el establishment político británico. Pocas parejas tan extrañas se han dado cita en la televisión como Jim Hacker (Paul Eddington) y sir Humphrey Appleby (Nigel Hawthorne): el bienintencionado nuevo Ministro de Asuntos Administrativos y el maquiavélico secretario permanente. Disponible en Filmin.

, ‘The office’ original, con Ricky Gervais, considerada la mejor.

, ‘The office’ original, con Ricky Gervais, considerada la mejor. Juan Manuel Freire

3. ‘La Víbora Negra’ (1982-1983). 

Lecciones de (falsa) historia. En la mejor interpretación de su carrera (con todos los respetos por Mr. Bean), Rowan Atkinson dio vida a un personaje primero cobarde, luego más arrogante y diestro en el insulto, que se abría paso a través de diferentes momentos de la historia, a razón de una por temporada. Las tres últimas fueron escritas a cuatro manos por Richard Curtis (no mucho antes de Cuatro bodas y un funeral) y el gran Ben Elton (no mucho después de The young ones). Hugh Laurie, Stephen Fry y Miranda Richardson completaron su insigne reparto. En Filmin. 

Jamie Demetriou, en ‘Stath lets flats’, de inmobiliarias.

Jamie Demetriou, en ‘Stath lets flats’, de inmobiliarias. Juan Manuel Freire

4. ‘The office’ (2001-2003). 

Todo dejó de ser lo mismo. Ricky Gervais y Stephen Merchant pasaron de donnadies (si les dejaron hacer la serie fue porque era barata) a héroes de la comedia británica con este falso documental sobre el día a día en una oficina regional de una empresa papelera. En el centro de la acción, el imborrable David Brent (Gervais), un jefe que quiere ser carismático y divertido ante la cámara sin tener el mínimo talento para ello. Esos chistes acabados en tiempo muerto y esa sombra constante de la vergüenza marcaron la trayectoria y el devenir de la sitcom moderna. Disponible en Filmin. 

 John Cleese, Connie Both y Andrew Sachs, en ‘Hotel Fawlty’.

John Cleese, Connie Both y Andrew Sachs, en ‘Hotel Fawlty’.

5. ‘The thick of it’ (2005-2012). 

El arte del insulto. Armando Iannucci (futuro creador de Veep) aplicaba su feroz mirada satírica al Gobierno británico y, en concreto, el Ministerio de Asuntos Sociales y Ciudadanía. Peter Capaldi dejaba caer los insultos más originales como atribulado director de comunicación de Downing Street. Es un claro precedente de Succession: malas personas tomando malas decisiones, una cámara inquieta… De hecho, en ella se curtió como guionista (escribió incluso el primer episodio) el creador de aquella, Jesse Armstrong. También disponible en Filmin. 

Richard Ayoade, Katharine Parkinson y Chris O’Dowd, en ‘Los informáticos’.

Richard Ayoade, Katharine Parkinson y Chris O’Dowd, en ‘Los informáticos’.

6. ‘Los informáticos’ (2006-2013). 

Clásico geek. Antes de tirar su carrera por la borda con tanto activismo antitrans, Graham Linehan era un tipo divertido, superdotado para hacer sonreír. Hablamos del creador o cocreador de Padre Ted, Black books y Los informáticos, especie de The office en versión geek, pero con formato de sitcom clásica: se grababa con público delante. Dos informáticos con pocas habilidades sociales, Roy (Chris O’Dowd) y Maurice (Richard Ayoade), se las veían primero y luego congeniaban con Jen (Katharine Parkinson), nueva jefa algo pija y… poco informática. Disponible en Netflix. 

Sharon Horgan y Rob Delaney, en ‘Catastrophe’, ‘romcom’ cruda y tierna a la vez en la que interpretan a una pareja que se queda embarazada cuando no se lo esperan.

Sharon Horgan y Rob Delaney, en ‘Catastrophe’, ‘romcom’ cruda y tierna a la vez en la que interpretan a una pareja que se queda embarazada cuando no se lo esperan.

7. ‘Detectorists’ (2014-2017). 

Joya semioculta a reivindicar. Ganó un Bafta y es muy querida en el Reino Unido, pero aquí todavía se ha de descubrir realmente esta creación de Mackenzie Crook, más conocido como el Gareth de The office, sí, sí, el mismo cuyo grupo favorito era Mike & The Mechanics. En la ficticia localidad de Danebury, al norte de Essex, Andy (el propio Crook) y Lance (Toby Jones) dedican su tiempo más preciado a detectar metales con sus colegas del Danebury Metal Detecting Club (o DMDC). Una comedia deliciosamente arrastrada y reconfortantemente cálida sobre la masculinidad. Disponible en Acorn TV. 

Peter Capaldi, en una imagen promocional de ‘The thick of it’, mirada satírica al Gobierno británico a cargo de Armando Iannucci.

Peter Capaldi, en una imagen promocional de ‘The thick of it’, mirada satírica al Gobierno británico a cargo de Armando Iannucci.

8. ‘Catastrophe’ (2015-2019).  

Pareja de penalti . Algún día celebraremos en su justa medida la labor de Sharon Horgan como renovadora de los roles de género en la comedia y, de hecho, de la comedia en general. Catastrophe, cocreada por ella misma con Rob Delaney, es una romcom novedosamente verosímil, cruda y tierna a la vez, en la que los personajes pueden hacer cosas antipáticas sin que dejemos de quererles. Una irlandesa (Horgan) y un estadounidense (Delaney) se convierten en pareja después de que ella quede embarazada como resultado de su frenético affaire. Disponible en Movistar+. 

Toby Jones (izquierda) y Mackenzie Crook, en la joya semioculta ‘Detectorists’,

9. ‘Crashing’ (2016). 

Waller-Bridge antes de Fleabag. Como ya todo el mundo ha visto Fleabag, nos quedamos con la anterior serie de Phoebe Waller-Bridge, en la que ya ensayaba un poco el personaje provocador de su creación más famosa. En la serie, de pocos pero brillantes episodios, PWB es una veinteañera que hace la vida imposible a sus compañeros de piso o, mejor dicho, de hospital abandonado: cantar verdades mientras toca el ukelele es su deporte favorito. No confundir esta Crashing, por cierto, con la serie de Pete Holmes, aunque esa tampoco esté nada mal. Disponible en Netflix. 

10. ‘Stath lets flats’ (2018-). 

Este agente inmobiliario es una auténtica ruina. Y hablando de Fleabag, esta es la serie que famosamente se impuso a la susodicha y a otro clásico de la pequeña pantalla, Derry girls, en los premios BAFTA televisivos de 2020. Pero el asunto quedó entre amigos: el creador y prota de Stath lets flats es Jamie Demetriou, el chico de la guagua de Fleabag, aquí desbordante como un agente inmobiliario de raíces griegas y chipriotas que no ha hecho ningún mérito para tener su trabajo, tan solo ser hijo del jefe. Su escaso talento como vendedor es equiparable a sus nulas habilidades sociales; el caso también de casi todos sus compañeros de oficina. Disponible en Filmin. 

Compartir el artículo

stats