Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Atletismo DISA Gran Canaria Maratón

Seguimos creciendo y mejorando

En junio de 2006, en el I Congreso de Gestión deportiva de las Islas Baleares cuando, oyendo a la representante de la organización del TUI Maratón de Palma explicar cuánto costaba y qué administraciones se involucraban, empecé a reflexionar. Y como siempre he sido un atrevido me pregunté, si los mallorquines hacen un maratón siendo una isla y una capital muy parecida a la nuestra, ¿por qué no lo vamos a hacer nosotros? De ahí salió el evento deportivo más grande que tiene Canarias hoy en día.

¿Por qué escribo este artículo de opinión si estoy acostumbrado a recibir y gestionar críticas, desde que terminé en la Facultad de Ciencias de Actividad Física y del Deporte en 1992? He dirigido muchas áreas, eventos e instalaciones muy importantes en el deporte, en los municipios de Valsequillo y Telde, en el Cabildo de Gran Canaria, donde llevo 18 años, 11 de ellos de director y estos siete últimos como director técnico de todo el Departamento de Gestión Deportiva del Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria; además he sido presidente de los Gestores Profesionales de Canarias ocho años y cuatro años presidente de los Gestores Profesionales del Deporte de España.

La respuesta a esa pregunta es porque hay muchos profesionales en la estructura organizativa del Gran Canaria Maratón pertenecientes al Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria, a la Policía Local, al Ejército, a Protección Civil, a la Policía Nacional, al Servicio de Urgencias Canarias, al Colegio de Fisioterapia, club de motos, Voluntarios y a las empresas que contratamos en los distintos servicios, que se desviven y trabajan sin horarios, lloran en momentos de gran tensión y se vuelcan con un evento que nos representa a todos los grancanarios, para que algunas personas interesadas quieran convertir en un caos algo que ya es un orgullo en esta Isla.

No es normal ver al comisario principal de la Policía Local de Las Palmas de Gran Canaria, a una de sus comisarias y a uno de sus comisarios, involucrados en el Gran Canaria Maratón de la manera que lo hacen, que los vea a las cinco de la mañana colocando conos; esa no es su labor, pero sí su devoción.

No es normal que los profesionales de mi equipo, del Departamento de Gestión Deportiva del Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria, terminen cada año quemados de tantas horas de trabajo y que siempre me digan que no vuelven y cuando llega diciembre ya están pidiéndome el área y funciones que se les asignará.

No es normal que el consejero de Deportes en los últimos tres años y en dificultades económicas haya dotado de más recursos económicos, materiales y humanos para que este evento siga creciendo y consolidándose

No es normal que cada año se tengan más patrocinadores y que muchos de ellos tengan no solo vinculación económica, sino emocional con el Gran Canaria Maratón, y que participen con otras personas en ser embajadores por una causa solidaria en este evento.

Organizar este evento deportivo tiene algo especial que te atrapa, te hace sufrir, te hace a veces llorar, te lleva al límite, pero cuando lo terminas te hace disfrutar, te hace sentirte orgulloso, te hace sentir que estás haciendo algo importante para la Isla, para la salud de la ciudadanía, para el deporte y para la economía insular; te hace estar tremendamente agotado, pero contento.

Este año hemos cometido un grave error y a nadie le duele más que a nosotros. En la carrera de 10 kilómetros de sillas de ruedas se alinearon los planetas para que fallaran tres cosas: no poner moto delante de la carrera de sillas de ruedas, que el cruce entre Luis Morote y la calle Eduardo Benot no estuviera bien señalizado y que el voluntariado que estaba en ese cruce estuviera despistado, lo que hizo que los atletas con discapacidad entraran directamente a la calle Sagasta para llegar a la Avenida de Las Canteras.

El área deportiva, el área de circuito, de seguridad, de coordinación general, de voluntariado y yo mismo somos los responsables de ese error, pero ya está cometido. Sólo podemos pedir disculpas y aprender de ello para no repetirlo.

El resto son errores menores e intereses empresariales. Ellos son ruidosos, pero más importantes para el Gran Canaria Maratón es la avalancha de apoyos de los corredores que sí valoran que cada año se va mejorando en una prueba de este calibre y en la que trabajamos 1.200 personas de jueves a domingo y en la que han participado 14.523 visitantes en la Feria Expodeporte y 12.600 deportistas entre las carreras solidaria, infantil, de sillas de ruedas, 10 km., 21 km. y 42 km., además de miles y miles de espectadores.

En España hay dos grandes marcas de cronometraje, una es Champion Chip, que lo representa en esta comunidad la empresa Top Time Eventos, y a la cual hemos adjudicado los contratos de 2011 (15.596,70 euros), 2012 (21.299,71 euros), 2013 (17.916,51 euros), y 2014 (16.197,43 euros), porque fue la mejor oferta en esos años.

En 2015, y ya que somos una Administración Pública y nos regimos por la de Ley de Contratos de Administración Pública, se invitó a un concurso a tres empresas, entre ellas a Crono Chip SL y Top Time S.L.U. Sus ofertas, respectivamente, fueron: 16.041,44 euros, (empresa que ya otros años se había presentado y que había perdido) y, 18.997, 85 euros, adjudicándose el contrato a la mejor oferta. A Top Time, en este caso, creo que le ha faltado deportividad o aprender también a perder, que de eso se trata en este mundo del deporte.

A todo ello, y para conocimiento de la ciudadanía de esta trama empresarial, sumamos que la empresa Tracking Sport , vinculada a Top Time, fue en un tiempo colaboradora de diferentes eventos cronometrados por Crono Chip, tales como son la Quebrantahuesos, el Maratón de Sevilla y otras, y que terminaron en una relación empresarial en circunstancias no amistosas.

Sólo me queda la hipótesis de que "nos estaban esperando en el kilómetro 7", y yo me pregunto, y a este grupo empresarial en particular, ¿qué tiene que ver el DISA Gran Canaria Maratón 2015 con sus luchas y con sus batallas empresariales? ¿Por qué pagamos nosotros sus platos rotos? Estas son preguntas de las que me gustaría escuchar las respuestas de Top Time.

Y aún más. Si en el caso de que se hubiese incumplido el pliego o que las marcas no fueran homologadas, ¿por qué no se dirigió Top Time al Cabildo, con el que tiene relación y confianza para exponernos su versión? ¿Por qué fue a la Real Federación Española de Atletismo y a la prensa? Segunda batería de respuestas que me gustaría tener.

Hemos realizado todo tipo de comprobaciones con ingenieros de Crono Chip y nuestros técnicos en telecomunicaciones. Si funcionaron los tres aparatos en la salida del 10 Km, en el cual se tiene tiempo bruto y tiempo neto de todos los corredores de esa distancia; si esos nuevos aparatos se trasladaron a la salida del 21 y 42 Km, si antes de la salida leyeron 4.000 datos, ¿por qué luego los tres equipos, con alimentación independiente, tras recoger la salida, se desploman con lo que no disponemos de los tiempos netos? Son los mismos equipos que la empresa traslada luego en su planificación al Km. 20 de Media y Maratón y recogen todos los tiempos sin ningún problema.

Al no haber respuesta científica, mi pregunta es: ¿alguien fue capaz de usar un inhibidor de frecuencia, que se compra en internet o en tiendas especializadas, para que pasara lo que pasó, como ya sucediera antaño en una prueba en Cataluña? Es cierto que no tenemos pruebas para asegurarlo, pero viendo el comportamiento de algunas personas, al menos nos lo planteamos como hipótesis.

Personas de nuestro grupo hemos estado aprendiendo de los que saben más que nosotros desde el 2009, en los maratones de Barcelona, Madrid, Sevilla, San Sebastián, La Behovia, Berlín, Londres, Valencia o Mallorca porque sabemos que ese es el camino.

En el Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria, desde finales del DISA Gran Canaria Maratón 2014, hemos dotado de más recursos a la organización, hemos externalizado mayor porcentaje de trabajo y antes de comenzar este DISA Gran Canaria Maratón 2015 ya habíamos entregado el pliego de condiciones técnicas para un contrato a cuatro años, como ya lo hacen en Sevilla o Barcelona. Qué casualidad que precisamente yo haya hablado con tres empresas canarias, entre las que se encuentra Top Time y otras peninsulares como RPM, que organiza el Maratón de Barcelona, y Motorpress Ibérica, que organiza el Maratón de Sevilla, animándoles a presentarse al concurso. Invitamos a los ciudadanos a pensar sobre ello.

Me quedo con las miles de felicitaciones que hemos recibido, con los comentarios de corredores populares con mejores y peores marcas, pero todos presentes en nuestra línea de salida, como Patricia Díaz, Daniella Ryf, con las llamadas de compañeros de gestión deportiva de todas las islas, de los clubes y entidades deportivas que este año se han volcado en los avituallamientos y puestos de esponjas con más de 340 voluntarios.

También desde el 2010 me he propuesto hacer caso a las críticas constructivas y al deseo que este evento nuestro sea cada año mejor. Siempre las escuchamos y las valoramos. Nos hacen mejorar.

Y también desde el inicio de el Gran Canaria Maratón hemos tenido críticas destructivas que lejos de desanimarme han logrado darme más fuerza, más ganas de seguir luchando por el maratón de nuestra Isla, por el maratón de todos los que se ponen en la línea de salida de cualquiera de las carreras. No he corrido nunca un maratón, pero un amigo maratoniano me dice siempre que el maratón es esa carrera que comienza en el Km. 30. Pues bien, estoy y estamos toda la organización en el Km. 31. Tenemos fuerzas, estamos enteros y vamos a romper el crono.

Seguro que si a mi equipo, en el 2007 y 2008, nos dicen que estaríamos donde estamos en este evento no nos lo hubiéramos creído. Y la última reflexión, independientemente de quien dirija el evento, ya que el Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria tiene al menos seis técnicos con formación académica y experiencia para ponerse al mando a día de hoy, me pregunto: si en seis ediciones hemos pasado de 1.494 a 7.580 participantes, de 320 a 1240 extranjeros, de 20 a 59 países y que los ingresos por patrocinios e inscripciones se hayan quintuplicado, de tal forma que esta edición del 2015 le ha costado al Cabildo 284.700 euros. ¿dónde podremos estar en el próximo decenio si seguimos creciendo y mejorando.

Director Técnico del Instituto Insular de Deportes de Gran Canaria, entidad organizadora del DISA Gran Canaria Maratón.

Compartir el artículo

stats