Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Apuntes

Desafío a la inteligencia en tiempos críticos

Francisco Camps, el atildado ex presidente de la Comunidad valenciana, el que recibía trajes de regalo de la trama Gürtel, el que despilfarró los dineros públicos hasta dejar acogotada a la Generalitat por varias generaciones; el político pretencioso que convirtió la televisión autonómica en una vergüenza nacional, que elevó el clientelismo del derroche y el amiguismo a las más altas cortas de la desvergüenza, el 'demócrata' que represalió a la prensa no adicta, reiteradamente condenado en los tribunales por ello... ha declarado 'secreta' su tesis doctoral de 697 páginas. Ni siquiera los investigadores tienen acceso. Su propuesta sobre una reforma del sistema electoral ha sido declarada 'expediente X'. Quizás porque si llegara a conocerse se comprenderían muchas cosas. Y este país pasaría de ser un país de pena a un país de hazmerreír. La defendió en 45 minutos, que es lo que suele tardar un pregonero en las fiestas del pueblo.

Murió el gran Lara, José Manuel, el hombre que convirtió el invento de su padre, un emprendedor nato con una visón portentosa, en la maquinaria más potente del idioma español en el mundo. Dueño de Antena 3 (y del periódico La Razón (sic) y de la Sexta, no pudo contestarle a Esperanza Aguirre. La 'señora' de la derecha nacional, que comparte el monte con las cabras, se indignó con la periodista que le entrevistaba en Antena 3 y se portó, talmente, como el engreído presidente ecuatoriano Rafael Correa con Ana Pastor, o como los Chávez, Maduro, Fernández de Kirchner, etc. con los periodistas no lamepiés. Amenazó con decirle al 'jefe' Lara que no estaba nada conforme con sus televisiones, con el protagonismo que le dan a 'Podemos', y con la forma de entrevistarla. Recordé que hace dos años, periodistas que estábamos en el Premio Planeta escuchamos como un colega gallego le preguntaba a Lara, ya con las marcas de su enfermedad en el rostro, que qué le parecía el Gran Wyoming y 'El Intermedio', poco después de las noticias sobre la compra. "No me gusta mucho, pero...." Ese 'pero' significaba que a pesar de no gustarle mucho, estaban ahí. Y seguirían estando. Es la pluralidad. El equilibrio sociológico. Y encima, es el negocio. No hay nada mejor, nada que le sea de tanto valor a la opinión pública, como que el pluralismo sea bueno también para la cuenta de resultados, porque ese es el mejor respaldo para la independencia de los medios y para poder afrontar los embates de los pequeños dictadores, del sexo que sean.

"Déjelos gobernar, no los critique antes de empezar", me dijo un lector en la terraza del Mallow en Santa Brígida. Se refería a un 'Apunte' sobre 'Podemos' y la empresa sin trabajadores de Monedero creada para cobrar trabajos prestados a gobiernos bolivarianos. Le contesté que los dirigentes de 'Podemos' habían criticado a los populares, a los socialistas y a otros grupos que habían acudido a una Sicav en Luxemburgo, una figura plenamente legal, para aligerar las condiciones fiscales de un fondo de pensiones. Lo que decían Pablo Iglesias y los suyos era muy razonable. Un europarlamentario debe dar ejemplo cotizando lo máximo y no beneficiándose de una figura para privilegiados que no está al alcance de todos los españoles. El 'estado de bienestar' no se sostiene con amapolas ni con agua bendita sino con los impuestos. "Ahora Monedero ha hecho lo mismo. Ingresa a través de una sociedad personal sin empleados para pagar menos a Hacienda. Es como una Sicav, desde el punto de vista moral". Me miró como a un peón del imperialismo. Síndrome de 'persecuta'. Es un problema. No aceptar que el derecho a la crítica comienza en cuanto una persona o un grupo pierde la condición de gente corriente para pasar a ser personaje público; y sobre todo, cuando se manejan dineros que salen de los presupuestos, sea una beca, una incompatibilidad poco escrupulosa en una universidad secuestrada por el amiguismo y el compadreo aprovechado... o sencillamente sea una ingeniería fiscal.

El ministro Wert la sigue liando; pero no se engañen, tiene que ser una cortina de humo; si no lo fuera estaríamos ante un caso de libro de provocación e incitación a la rebelión. Sin que se haya terminado de desarrollar el 'plan Bolonia' con los grados de 4 años que sustituyeron a las licenciaturas de cinco, este consumado incendiario político trata de imponer a las bravas el de los tres años más dos de máster. En el colmo del cinismo dice que esta rebaja de un curso rebaja el coste para las familias... ocultando que el imprescindible máster casi lo duplica. Se está diseñando una universidad de dos velocidades: una para los que puedan pagar las 'matrículas de mercado', la otra para la clase media empobrecida, condenada a no levantar cabeza. Y Rajoy sin pedir perdón por el 'dinero negro'. Entre tanto, la dirigencia del PSOE se enzarza en una estúpida y suicida riña de gallos, gallinas y polluelos, olvidando los porqués del actual 'estallido social pacífico'.

La solución, en mayo.

(tristan@epi.es)

Compartir el artículo

stats