Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Dos veces breve

Sueño que puede acabar en pesadilla

Cobra cuerpo por momentos la idea de que muchos catalanes están viviendo un sueño, una ficción de vida, una quimera, del que forma parte el "¡viva la República Catalana!" lanzado por la nueva presidenta del Parlament, Carme Forcadell, tras ser investida.

No ignora, sin duda, que en el momento en que trate de convertir ese brindis al sol en una ley, ésta será anulada por el Tribunal Constitucional, ni que cualquier desobediencia llamada "civil" de las autoridades puede acabar en su deposición, pero el farol sigue adelante bajo la idea -que allí cada día está más extendida- de que el Estado no tendrá medios para hacer cumplir las leyes de verdad vigentes.

Esto convertiría la aventura independentista en una cuestión de orden público, trasladando el conflicto al ámbito de las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, lo cual da la medida del peligro del sueño en cuestión, y de la soberana irresponsabilidad de los ensoñados.

Compartir el artículo

stats