Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

desde mi noray

El ladrillo no encaja en el Puerto

En la década de los años 80 del pasado siglo las empresas constructoras a raíz de la primera crisis económica que afectó al ladrillo, diversificaron su actividad y desembarcaron entre otros estamentos en el sector portuario para incorporarse a algunas actividades que les aportara algún beneficio buscando una expansión en otros campos, como ha ocurrido también con determinados servicios en el sector de las administraciones autonómicas o locales.

Pero en la actividad marítima del puerto de La Luz, resultó curiosa su aparición en los negocios de las terminales de contenedores con aquella irrupción de Acciona en el accionariado de la terminal de La Luz situada en el muelle de Gran Canaria, la cual traspasó meses más tarde a la Corporación Marítima de Boluda. Otro tanto ocurrió en la terminal de Operaciones Portuarias Canarias (Opcsa) ubicada en el muelle de León y Castillo donde en una ampliación de capital irrumpió la empresa Urbaser del Grupo Dragados junto a la familia Esquível y la naviera Mediterranean Shipping Company (MSC) para terminar traspasando el negocio, como ha ocurrido también en otras terminales de los puertos peninsulares.

La experiencia de ambas empresas constructoras parece que no fue muy positiva toda vez que con el paso del tiempo traspasaron sus acciones aplicando el viejo adagio de "zapatero a tu zapato" y han desaparecido de la óptica portuaria. Otro tanto ha ocurrido con Acciona en el campo del negocio marítimo que tras la compra de la Compañía Trasmediterránea ha terminado arrojando la toalla, traspasando el negocio a la naviera Antonio Armas a partir del año entrante.

Como vemos el mundo de la construcción no encaja en el engranaje portuario a la vista de la experiencia vivida en el puerto de Las Palmas.

Compartir el artículo

stats