Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El clásico

Barcelona. Volvía el clásico, y todas las teles miraban hacia allí. Y volvió. Tras cada reportaje en la calle, volvió el clásico grito de "Prensa española, manipuladora". Tras cada conexión en la calle, volvieron los grupos que esperan el directo para para boicotearlo con el clásico "Prensa española, manipuladora". Tras cada periodista que va a mostrar lo que sucede, volvió el clásico boicot con el injusto, arbitrario y cansino grito de "Prensa española, manipuladora".

Da igual que se trate de una cadena pública o privada, de Mediaset o Atresmedia, de la Diada o un partido de fútbol. El nuevo clásico solo busca que los espectadores no sepamos qué manifiestan los manifestantes. En cuanto se enciende el piloto rojo de una cámara de televisión aparecen unos tipos cuyo único objetivo es impedir que se manifieste el reportero que iba allí a recoger qué decían los manifestantes, a darles voz, a mostrar sus reivindicaciones. El nuevo clásico "Prensa española, manipuladora" pretende someter la voluntad del reportero y sepultar su voz con gritos, insultos y pancartas.

En estas condiciones, es difícil trabajar en Cataluña con una cámara y un micrófono. Y seguirlo por la tele también. No es agradable saber que para ver en casa lo que pasa en la calle, unos reporteros aguantan zarandeos agresiones y mierdas de burro. Pero no todos manifestantes son iguales, del mismo modo que ni toda la prensa, ni todos los periodistas, ni todos los españoles somos iguales.

Bendita la explicación que dio en Todo es mentira (Cuatro) la reportera Silvia Brasero, amenazada y golpeada durante los disturbios: "Hay que diferenciar entre independentistas, gente que ayer iba a manifestarse por la llamada de Tsunami Democràtic, y además muchísimos con los que hablamos nos dijeron que estaba en contra de la violencia. Pero había otros grupos, entre los que están Lliris de Foc, que son mucho más radicales. Y luego estaban los antifascistas, que se enfrentaron con los Boixos Nois que aparecieron allí". Y bendita la sencilla y enorme pregunta que antes le hizo Marta Flich: "¿Qué ocurrió?" Un clásico. Gracias a las dos.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats