Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Vamos a lo fácil

Lo fácil en esta epidemia ha sido tratarnos como niños pequeños, ahora ponernos un horario e importarle a este gobierno tres pepinos qué va a suceder con la economía. Lo fácil ha sido crear la imagen de que todos estamos muy contentos y que los muertos no han existido en España y hacernos creer que es solamente una guerra de cifras. Lo fácil es poner a parir al Gobierno o a la oposición y ver quién gesticula mejor, quién dramatiza como más éxito. Lo fácil es pensar que con medidas fiscales esto tiene arreglo. Lo fácil es pensar que una ayuda de emergencia, para que muchas personas no se mueran de hambre, pueda servir para resolver el problema a medio plazo. Fácil es creer que una intervención total de la economía dará el resultado esperado.

Fácil es eso, porque el aparato del Estado es muy eficaz, porque las redes sociales tienen muy poca memoria y están claramente adulteradas, porque los gobiernos solamente se rodean de asesores de imagen y gente que conocen bien los comportamientos sociales pero que no tienen ni idea de economía, de bienestar, de salud, de prevención , o si lo hacen, solamente saben hacer argumentarios de las chorradas que se les ocurre al jefe.

Para mí y para mucha gente la solución es sencilla, todo esta cambiando y no sirven recetas viejas. No se puede hablar de subidas draconianas de impuestos si no son las administraciones eficientes en el gasto, si no se plantea un Presupuesto de reactivación económica sobre la base de quitar lo superfluo, si no hacemos corresponsables a todo aquel que recibe dinero publico. Probablemente de esta forma nos acostumbremos a producir mejor y más barato sin sacrificar empleo ni perjudicar gravemente nuestro sistema productivo.

La primera medida esta clara, hay que promover el retorno a la normalidad y eso solamente puede hacerse con test masivos, de tal manera que las empresas puedan dar seguridad a sus trabajadores, que los viajeros puedan transitar. ¿Qué es mas seguro, que corra a las seis de la mañana y por desgracia tenga delante a alguien que corra infectado pero que no lo sabe, evidentemente, o que vaya a un bar y todos los que estén allí tengamos la certeza que en los cinco días anteriores hayamos dado negativo?

¿Que es más seguro, montarse en un avión con dos tercios de ocupación (y un 30% más de precio) o haber demostrado que nuestros resultados es negativo o con anticuerpos?

Qué fácil es comprar un test en la farmacia y acudir a un médico para que te lo dirija y tome los datos y los trasmita a un sistema que permita la trazabilidad, además de los que se hagan a quienes no tienen acceso si no es con la gratuidad.

Pero vamos a la economía: ¿qué es mejor, pagar más impuestos (ya han anunciado la subida del AIEM, y alguien ha dicho que no afecta a la cesta de la compra, ni idea de lo que esta diciendo) o controlar que el gasto público sea eficiente?

Es decir, si estoy dando una subvención, que sea para perseguir el objetivo que se dio y no para aumentar descaradamente el beneficio en unos cuantos aprovechados. ¿Porqué se ha venido desmantelando los mecanismos de control o diciendo que hagan hincapié en requisitos formales muchas veces absurdos y no en recomendaciones para mejorar la eficiencia?

Hay muchos sectores que están aprovechando esta crisis para arrimar el ascua a sus sardinas, incluso algunos reniegan de la Marca España, cuando lo que hay que hacer es aprovechar para poner lo mejor de cada uno y reforzar esta realidad colectiva que es nuestro país.

Pero ¿qué es mejor, que unos cuantos no inviertan porque ahora les viene mal, o utilizar los incentivos a la inversión precisamente para invertir cuando la economía española lo necesita? Lamentablemente hemos utilizado los mecanismos del REF para la especulación pura y dura de unos cuantos (comprar barato con enormes ayudas fiscales y vender caro, con beneficios exagerados).

Bien, lo que esta claro es que para mí todo esto tiene mucho que hablar, pero solamente tengo una idea, cuando se trata de reforzar mecanismos o instrumentos no evaluados o que no aguantan una evaluación positiva, llámese RIC o AIEM o cualquiera de las siglas que conocemos, reforzarlas en época de crisis, lo único que conduce es a incrementar la injusticia social y no a salir de este lío.

Compartir el artículo

stats