Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CARTAS A GREGORIO

Manuel Ojeda

Periodista

No corras, que es peor

Querido amigo, hay que buscar la parte buena que tiene lo malo, porque siempre la tiene, aunque hay que saber encontrarla.

Y debe ser con esa intención que estén diciendo que los calvos estamos más protegidos de la covid19, porque, al parecer, el pelo es uno de los mayores receptores y transmisores de este tipo de enfermedades, así que, además de mascarilla y guantes, vamos a tener que llevar gorro, a menos que la OMS proponga que hombres, mujeres y niños se rapen al cero o que incluso nos depilemos ?

Más fácil pero bastante más peligroso es que te inyecten una dosis controlada de quimio para que, como en el tratamiento contra el cáncer, te dejen sin un pelo en todo el cuerpo.

Tampoco tiene gracia que las empresas de tabaco americanas intenten decir que, si fumar mata, también el humo podría matar al virus, y mira por donde, Gregorio, los calvos y los fumadores estarían encantados de serlo.

Por su parte, y como quiera que las relaciones sexuales se están viendo muy afectadas, también se reducirá el sida y otras enfermedades de transmisión sexual, algo que la iglesia celebrará con júbilo recomendando la abstención. Y es que, a grandes males grandes remedios.

"Paco el cojo" era un chiquillo que nos acompañaba de pequeños en nuestras andanzas por el campo, y nos entreteníamos robándole higos a Manolito en una finca de las afueras. Manolito era una buena persona, pero tenía un perro que intentaba morder a todo el que entrara en la finca, y cuando nos sorprendía, salíamos todos por patas menos el pobre Paco, que decía: No corran, que es peor? Y tenía razón porque él se quedaba quieto y apenas lo atacaba, pero nosotros salíamos corriendo, y el puñetero perro intentaba mordernos cada vez que nos alcanzaba.

Por otra parte, y referente a lo del pelo, los calvos no tenemos ningún problema, pero otra cosa es el tabaco porque, como bien sabes, yo no he fumado nunca.

Habrá entonces que ponerse a ello, aunque según parece, el tabaco es uno de los mayores gastos de los fumadores. A ver si vamos a tener que pedirle una subvención al gobierno para fumar, que, con lo que recaudan de impuestos por cada cajetilla, no tendrían que negarse. Además, así ayudarían también a las empresas tabaqueras que últimamente están de capa caída y matarían a dos pájaros de un tiro.

Solo faltaba ahora que alguien viniera a relacionar la destrucción de nuestro hábitat con las emisiones de ondas electromagnéticas que producen los móviles, los ordenadores o la televisión, y no andaría tan mal encaminado, pero eso sí que nos llevaría de nuevo a lo más primitivo, y quién sabe si también a la felicidad perdida.

De momento nosotros, pensando en el tiempo que nos queda, mejor será seguir al golpito, y como diría "Paco el cojo": No corras, que es peor?

Un abrazo, amigo, y hasta el martes que viene.

Compartir el artículo

stats