Suscríbete BLACK WEEK

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Carmen Martínez-Fortún

La curiosa impertinente

Carmen Martínez-Fortún

Estrategias para el dolor

Hace tiempo que busco en internet la edición digital de una novela rosa de Florence L. Barclay titulada El Rosario que, en mi adolescencia, mis amigas, mi hermana y yo convertimos en mítica. Me la regaló en la playa mi tía abuela Raquel, una de los dieciséis hermanos de mi abuelo Ernesto, militar alzado y fusilado en Madrid al comienzo del fratricidio. Raquel había padecido polio y vivía en Lagasca, esquina Hermosilla, con su hermana Fifa, estrafalaria y divertidísima mujer que en la posguerra había cuidado huérfanos de republicanos, porque esos niños “no tenían la culpa de nada”.

La novela protagonizó nuestras siestas en lejanos veranos felices, y,en veladas interminables a la puerta del Malecón 67, carcajeábamos sus pasajes cursis y sin saberlo estábamos haciendo un club de lectura de altos o bajos vuelos. Luego desapareció en la mudanza antes de tirar la vieja casa.

He hallado la novela en físico en una librería de títulos descatalogados y la espero ansiosa. Me ha entrado una urgente nostalgia, tras comprobar cómo cada día más me salto las noticias habituales cuyos titulares anuncian una deuda impagable para España, una tercera oleada más mortal, o que Madrid es un incendio en la noche europea o que Trump no aceptará el resultado de las elecciones o aun peor, que una millonaria libanesa ha celebrado su cumpleaños en Mijas con una fiesta virtual millonaria o aun mucho peor, que un estudiante ha decapitado a su profesor por reírse de Mahoma.

El mundo puede ser un horror, pero la vida no. El calor y el amor y la familia yalgo que suena más cursi todavía que El Rosario, las caritas de los niños en el parque cuando juegan -“Yo soy el jefe” decía un peque ayer sin mascarilla en el parque, ojos inmensos y rizos de Jesusito de mi vida-. La vida sigue siendo bonita y merece la pena. A sabiendas de que conlleva ingente dolor. Y de que hay muchas estrategias para sortearlo, guardar las distancias con el espanto y superar el mal que parece insaciable. Buscar El Rosario y volverlo a leer ha sido hoy la mía. Las hay infinitas, querido lector.

Para continuar leyendo, suscríbete al acceso de contenidos web

¿Ya eres suscriptor? Inicia sesión aquí

Y para los que quieren más, nuestras otras opciones de suscripción

Compartir el artículo

stats