Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Desirée González Concepción

El veneno más dulce

Hace tan solo unos días salió a la luz una declaración del Ministro Alberto Garzón en favor de cuidar la salud de los más pequeños. Consumo prepara una reforma que tratará de prohibir la publicidad de la alimentación no saludable destinada a niños de hasta 15 años de edad. El futuro decreto contará además con un sistema de semáforo nutricional, donde los productos de supermercado destinados al público infantil deberán llevar un código de color para que las familias puedan interpretar la calidad nutricional de los artículos adquiridos.

En mi opinión, existen miles de productos que deberían estar vetados para niños de todas las edades por su cantidad de aditivos, grasas trans o por las cantidades ingentes de azúcar que contienen. Hoy, quiero llevar mi reflexión a ese veneno tan dulce, el azúcar, y del que tan poco se ha hablado hasta ahora. Parece que por fin, el Ministerio de Consumo se pone las pilas y estrena publicidad y eslogan “El azúcar mata” con el objetivo de impactar y concienciar a la población en general.

La OMS recomienda el consumo de 25 g diarios de azúcar, lo que equivale a 6 cucharaditas al día. Teniendo en cuenta que un bol de cereales común contiene aproximadamente de 20 a 30 g de azúcar, nos podemos hacer una idea de la ingesta descontrolada de azúcar que están consumiendo los pequeños de la casa. Enfermedades como la obesidad infantil y la diabetes aumentan cada año de manera alarmante entre esta población tan vulnerable. Además numerosos desordenes como intranquilidad, nerviosismo y falta de concentración afectan a miles de alumnos sin conocer sus familias que el problema puede originarse desde el desayuno. Por otra parte, patologías como las caries, el colesterol o los triglicéridos elevados son otras consecuencias del abuso de azúcar en las dietas infantiles de las familias españolas.

El azúcar no tiene apenas valor nutricional, carece de vitaminas y minerales. Sin embargo, el azúcar está presente en la vida diaria de los niños, ocupa muchos pasillos del supermercado y se continúa utilizando para premiar a los más pequeños. Todos conocemos la típica frase “si te comes todo, te doy un helado o un dulce de postre”. Además quiero resaltar que muchos de los alimentos infantiles mal llamados “sanos” contienen un exceso de azúcar: los yogures, los zumos de frutas, diferentes tipos de cereales empaquetados,…

Desde hace muchos años existen campañas de prevención del tabaquismo (sustancia para adultos), pero no se ha pensado en desarrollar una publicidad que muestre a las familias de forma contundente que el abuso de azúcar a la larga también mata

decoration

Es muy importante comprender que el azúcar es una sustancia adictiva comparable a drogas como la cafeína o la nicotina, por lo que los seres humanos, tal y como ocurre con las drogas, necesitan cada vez mayores dosis de azúcar para conseguir el efecto inicial de activación y reducción del cansancio. Creo necesario destacar que el cuerpo no necesita azúcar, necesita glucosa; un hidrato de carbono que se puede obtener de diversas fuentes, como frutas, cereales y verduras. Los hidratos de carbono de absorción lenta resultan mucho más saludables para nuestro organismo en general y nuestro páncreas en particular.

Según lo expuesto y, aún con la mejor intención del señor ministro, sigo echando en falta una verdadera campaña de formación para las familias, ya que seguramente pocas se detendrán a observar los códigos de color de los productos del “super” o prestarán demasiada atención a un spot televisivo. El azúcar va a seguir estando de manera omnipresente en los hogares españoles y seguirá siendo reclamado por los niños de todas las edades. Nos enfrentamos a un problema de adicción que afecta incluso a los bebés y no se ha regulado hasta ahora de manera alguna. Desde hace muchos años existen campañas de prevención del tabaquismo (sustancia para adultos), pero no se ha pensado en desarrollar una publicidad que muestre a las familias de forma contundente que el abuso de azúcar a la larga también mata y a corto plazo puede originar múltiples enfermedades. Ahora finalmente llega la nueva campaña en contra del azúcar, que sin duda contribuirá a que ciertos tipos de familias tomen conciencia y mejoren sus hábitos alimenticios. Pero, los productos que según Consumo “matan” seguirán siendo de venta libre, continuarán estando presentes en todos los supermercados del país y en gran medida en los hogares de las familias con menos recursos, puesto que estos suelen resultar más económicos.

Es posible que la solución definitiva para proteger a los menores de este “veneno”, radique en formar a la familias o incluso implantar una asignatura en los colegios relacionada con alimentación y salud. No obstante, considero primordial además, exigir a las multinacionales reducir de forma drástica los niveles de aditivos y azúcar en sus productos. Sin embargo, somos también conscientes que la industria del azúcar mueve miles de millones de euros en todo el mundo, por lo tanto, si realmente nos preocupa la salud de los pequeños…¿quién le pondrá el cascabel al gato?

Compartir el artículo

stats