Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Jorge Dezcallar

Observatorio

Jorge Dezcallar

2020, el año de China

No creo que nadie en su sano juicio vaya a echar de menos este año 2020 que tantos sinsabores nos ha traído. Pocos podíamos suponer las pasadas Navidades que la pandemia que entonces veíamos como algo lejano que solo afectaba a China, como otra gripe aviar, iba a cambiar tanto nuestras vidas solo unos meses más tarde. Y no será porque algunos científicos no lo hubieran advertido, pues siempre ha habido pandemias y era previsible que alguna fuera muy contagiosa y que con la globalización se extendiera rápidamente por los cinco continentes. Claro que eso es fácil decirlo a toro pasado.

El covid-19 ha matado a mucha gente, ha hundido economías, ha roto cadenas de suministros, ha disparado el desempleo, ha arruinado muchos negocios y nos ha confinado en nuestros hogares, pero no ha afectado por igual a todos los países aunque todos hayamos sufrido. Aquí nadie puede cantar victoria y eso es sin embargo lo que hacen los chinos. Porque si hay un país que puede considerar que 2020 ha sido bueno es China. El único. En primer lugar porque China ha sido capaz de dominar la pandemia del covid-19 con mano de hierro, como solo una dictadura puede hacerlo, y es hoy un país sin restricciones ni de viajes ni de reuniones dentro de sus fronteras (¡otra cosa es cruzarlas!).

Riesgo sistémico

Pekín utiliza este éxito y la ayuda que ha sido capaz de dar a muchos países para montar un descomunal programa propagandístico que ofrece una fórmula alternativa de gobernanza mundial tendente a ensalzar las ventajas de los sistemas autoritarios sobre las que considera decadentes democracias liberales. Esta propaganda encuentra buena acogida en muchos países, confirmando la justicia de la calificación de China como “riesgo sistémico” por parte de la Comisión Europea.

En segundo lugar, porque China ha capeado bastante bien la guerra comercial que le ha hecho Donald Trump por unas prácticas comerciales poco ortodoxas que se traducen en un elevado déficit. La paradoja es que un año más tarde el déficit norteamericano es mayor que cuando Washington impuso las primeras sanciones a China.

En tercer lugar porque China se ha adueñado de Hong-Kong sin que las vestiduras rasgadas de Occidente hayan hecho mella en su designio. La draconiana ley de Seguridad Interior le asegura el control del territorio y pone de hecho fin a la vieja fórmula de “un país, dos sistemas”. A la vista de lo ocurrido y de las constantes amenazas de reunificación forzosa, uno comprende que un escalofrío recorra la espalda de los taiwaneses porque el riesgo de conflicto crece con la perspectiva de las celebraciones del centenario de la revolución comunista de Mao en 2049 y con los compromisos de Washington con la isla.

En cuarto lugar porque Pekín ha sido capaz de aprovechar el enorme hueco que ha dejado la retirada de Estados Unidos del Tratado Transpacífico, que es uno de los mayores errores de la presidencia de Donald Trump porque ha dejado campo libre a China en el área del Indo-Pacífico. Y ella lo ha usado para dar a luz la Asociación Regional Integral de Comercio (RECP por sus siglas en inglés) que con 15 países crea la mayor área de libre comercio del mundo de la que excluye a los EEUU. Esa zona vale hoy 24 billones de dólares (29 si un día se añade India), y es mayor que la UE (14) y que la que forman EEUU, Canadá y México (19). A partir de ahora las reglas comerciales en Asía-Pacífico las dictará Pekín y aumentará la dependencia económica de los países de la ASEAN con respecto de China. Una jugada redonda.

El único país que crece

En quinto lugar porque China se apunta el tanto de ser el único país del mundo que crece en 2020 a pesar de la crisis brutal que padecemos. La ha remontado en V y hoy ya crece al 2%, que puede parecer modesto comparado con sus cifras de años anteriores pero es el único país que lo hace.

¡Ojalá España, sin ir más lejos, pudiera mostrar una cifra remotamente parecida! Por todo eso creo que 2020, el Año de la Rata, ha sido el año de China.

Compartir el artículo

stats