Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

Fernando Canellada

Periodista

Los obispos y los indultos

La Iglesia católica es una tradicional defensora de la autodeterminación de los pueblos. En España ha quedado claro, siempre, en el posicionamiento del clero vasco y catalán, y de sus obispos, frente a los ‘conflictos políticos’ de uno y otro territorio.

Los indultos parciales a los nueve presos independentistas catalanes que concedió hace una semana el Consejo de Ministros han vuelto a provocar una división episcopal y a resucitar fantasmas, como en otro tiempo el nacionalismo vasco y sus cachorros terroristas. «Setién revivido», escribe el exembajador socialista Francisco Vázquez para valorar el pronunciamiento de los prelados catalanes a favor de la medida de gracia a los políticos del ‘procés’.

El cardenal Juan José Omella, presidente de la Conferencia Episcopal, ejerce con guante de seda como arzobispo de Barcelona y confidente del exministro Salvador Illa. Se percibe su estilo episcopal alineado con Francisco más proclive a tender puentes que a «excomulgar», como sopesan los prelados de EE UU con Joe Biden por su tolerancia con el aborto. Junto a Omella, su secretario y portavoz de la Conferencia Episcopal, Luis Argüello, ha dado aliento a Pedro Sánchez al confiar «en la fuerza del diálogo y en las medias de gracia».

Al igual que los indultos han abierto grietas e inspirado voces discordantes entre los socialistas, también han roto la comunión entre los obispos. Son de este mundo. Entre los pastores de la Iglesia hay quienes defienden la unidad de España como «bien moral», pero también se destacan monseñores independentistas que llevaron a la cárcel perdón y misericordia a Oriol Junqueras y Joaquín Forn.

José María Aznar ha recomendado a Pablo Casado que «tome nota» de los pronunciamientos episcopales en sintonía con los indultos de Sánchez. Deben anotar con cuidado. Buena parte de los obispos no comparten las opiniones de sus hermanos catalanes sobre la absolución general a los políticos presos. Por ejemplo, en Canarias.

Compartir el artículo

stats