Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Lamberto Wägner

Tropezones

Lamberto Wägner

Breverías 109

En mis recientes excursiones estivales me ha cogido por sorpresa un movimiento de protesta contra la llamada cocina rápida. La «comida express», en algunos casos despectivamente denominada comida basura, está dando paso a la «true food» (comida vcrdadera) , «real eating» (comida auténtica) o «slow food» (comida lenta). Esta última convertida en toda una cruzada liderada por Carlo Petrini, con el objetivo de refrescar las tradiciones gastronómicas regionales. Sin duda una saludable evolución de lo que en realidad no ilustra sino el recurrente vaivén del péndulo de la historia, tan característico en cualquier actividad humana.

*

Como representativa en el plano político sigue siendo la alternancia en el poder de los bloques de derecha e izquierda. Aunque últimamente algo malograda por la aparición de los movimientos nacidos del descontento y la protesta, los partidos populistas en sus distintas facetas. El populismo de izquierdas con su impostada superioridad moral que le sirve de coartada para justificar unas medidas poco éticas, en vistas a unos fines supuestamente nobles y bienintencionados. O un populismo de derechas que tal vez siempre ha estado latente en países democráticos pero que es capaz de desafiar la realidad, adaptándola a unos objetivos dictatoriales amparados encima en un supuesto victimismo.

*

En la educación vemos algo de lo mismo. Superados los tiempos de «la letra con sangre entra», se aleja ahora el péndulo en dirección contraria. El esfuerzo y el sacrificio vienen dando paso a una cultura del buenismo, de una igualdad mal entendida donde el denominador común viene a ser el de la mediocridad, para evitar que pueda destacar la excelencia, con su carga elitista. Estamos en presencia de lo que tan acertadamente denunciaba el recientemente fallecido Javier Marías como «el rencor de la excelencia».

*

Por no hablar de la sexualidad. Cabría aportar la cita del «Sapiens» de Yuval Harari cuando destacaba que tradicionalmente «lo que la biología permite, la cultura lo prohibe». Pues también parece haberse columpiado el péndulo, para derribar tabúes e instalarnos al contrario en el «todo vale» de los recientes movimientos igualitarios.

Compartir el artículo

stats