Opinión | Reflexión

El programa de Carolina De Profundis

Podría ser una de las cartas más extensas. La que escribió Oscar Wilde desde el penal de Reading. De Profundis por su tamaño se asemeja a un programa electoral.

Como parece cierto que el ser humano es el animal que además de sucesor tiene herederos, así lo afirmó Goethe, solo he reparado en el programa municipal del PSOE, pues otros partidos son herederos de hechos y personas que no me interesan. Y no estoy afectado por la curiosidad del lector.

Este programa electoral está realizado en versión y visión De Profundis. Corrió el riesgo, no sucedió, de proponer algo para el mamotreto de Santa Brígida o para las dunas de Maspalomas. O de interesar la política fronteriza con Brasil. O de caer en la copia como le pasó hace años a un candidato.

En la alimentación hay calorías vacías de nulo aporte nutricional y de estas calorías está afectado este programa municipal. Carece del atributo de la seducción.

Porque sería deseable que un programa, este programa, no fuera un documento histórico o historicista, sino que incluyera esta intrahistoria que Unamuno entendía como el mensaje silencioso de los hombres y mujeres que no están en la historia, mensaje este que anida en el alma de cada ciudad.

Está huérfano el programa de matices en la distinción para la ciudad que queremos ya lo sea para residentes o visitantes, no concreta cómo puede el Ayuntamiento llegar a ser una institución cada vez mas fuerte para beneficios de los más débiles, no tiene pinceladas para dotar al espacio de identidad y orgullo, in fieri.

Las Palmas de Gran Canaria como construcción histórica, esta es mi opinión, es la parte del trabajo más notable de este programa electoral, lejos de la casuística de medidas concretas algunas con apariencia de segunda mano.

Es este programa poco musical si se entiende por musical eso que el artista propone y se lo oculta al sujeto para que este lo recupere adivinando cosas mediante su imaginación. Parece mejor que se dice lo que se piensa que se quiere escuchar antes de lo que los candidatos quieren decir.

La ciudad en la historia desde que se superó el feudalismo es un lugar de libertad. Y de oportunidades. No está este extremo bien diseñado.

Quisiéramos saber profesionales libres que queremos ofrecer algo de talento, un poco de creatividad y una ración de experiencia, si se va a poder trabajar con el Ayuntamiento o todos los proyectos los va a ejecutar la empresa municipal Geursa, como lo hace hoy, para a cambio de poder mantener la nómina, cerrar las puertas y ventanas a ese aire fresco y a ese impulso superador que solo una sociedad competitiva procura.

Para terminar esta digresión respecto a este programa que tendrá mi voto me acuerdo de Heinrich Böll en su célebre libro sobre un payaso cuando el personaje dice que intentó escribir desde pronto pero solo más tarde encontró las palabras.

O cuando reconoce con orgullo su condición: soy un payaso y colecciono momentos.