Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los nuevos buscadores tratan de consolidar alternativas a Google

Inventos como el francés Qwant o el norteamericano DuckDuckGo ofrecen la privacidad del usuario en la red como principal valor

Los nuevos buscadores tratan de consolidar alternativas a Google

Los nuevos buscadores tratan de consolidar alternativas a Google

Si ha habido una empresa que ha sabido consolidar su presencia dominante en el escaparate digital, esa ha sido Google. El buscador ha devenido en mucho más que eso durante la última década, en la que ha desarrollado un completo catálogo de servicios accesorios que lo que persiguen es fidelizar al usuario y atrapar un perfil siempre activo en la navegación web. Por eso Google ha ofrecido un potente calendario, edición de textos y conservación de archivos en la nube y una completa interacción con los dispositivos móviles gobernados conAndroid. Además, ha comprado YouTube y no ha dejado de implementar mejoras en su servicio de correo electrónico. Si bien gigantes como Yahoo o Bing han tratado de discutirle sin éxito su hegemonía, no le faltan competidores que argumentan nuevas ventajas para ganar terreno.

O para convertirse en una alternativa. Es el caso del buscador francés Qwant, operativo desde 2013 y cada vez más popular entre los usuarios francófonos. Su punto fuerte es el de la privacidad: el buscador, afirman sus responsables, no rastrea los datos del internauta como sí hacen los algoritmos de Google.

No es el único planteamiento de este estilo en la red. Un potente invento, DuckDuckGo, defiende exactamente lo mismo que su homólogo galo. En este caso, desarrolladores localizados en Pensilvania (Estados Unidos) persiguen mantener a salvo la intimidad del navegante, sin que su historial sirva luego de base para que compañías de marketing le devuelvan una publicidad personalizada según sus gustos y preferencias, de las que ha dejado rastro en la red.

El éxito de DuckDuckGo ha resultado sorprendente: Safari, el navegador de la firma Apple, lo incluyó el pasado año como una de sus posibilidades de buscador por defecto. Aunque el público, en general, ha impulsado el éxito de las redes sociales en el último decenio, parece adivinarse una tendencia creciente en la que los ciudadanos, o al menos una buena parte de ellos, sí quieren mantener el secreto de sus rutas virtuales.

Poner en marcha un nuevo buscador no da la impresión de ser un buen plan de negocio en el universo de Google. Y, sin embargo, han surgido estas nuevas iniciativas que esgrimen nuevos valores que defender en la práctica de buscar por la red. Las cinco millones de búsquedas diarias de DuckDuckgo no se acercan, ni por asomo a las más de mil millones de Google. Pero empiezan a dar una buena réplica.

Compartir el artículo

stats