Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El combate contra el frío

Las bajas temperaturas disparan los casos de gripes, neumonías y las complicciones de salud, sobre todo en mayores y niños

Turistas que visitan la Isla ataviados con paraguas en un día de lluvia en Valleseco.

Turistas que visitan la Isla ataviados con paraguas en un día de lluvia en Valleseco. YAIZA SOCORRO

Las olas de frío, como la que afecta a las islas en las últimas semanas pasa factura a la salud, eleva los casos de gripe, y a menor temperatura, el virus se vuelve más agresivo. Ambas circunstancias hacen que, las urgencias se hayan colapsado y se disparen el número de ingresos hospitalarios, y los sectores más afectados por esta circunstancias son los mayores y la población infantil. Especialistas médicos de la Isla destacan los principales problemas que están detectando en las consultas a consecuencia de las altas temperaturas, y advierten que el mejor remedio es la prevención.

"Las poblaciones de los dos extremos, los muy pequeños o los muy mayores, o las personas con una serie de enfermedades como la EPOC, el asma bronquial o la insuficiencia cardíaca, son los colectivos más afectados por el frío, porque son propensos a que una infección de las vías respiratorias que puede iniciarse como un cuadro vírico, o como una simple gripe se puede transformar en un proceso bacteriano y convertirse en una neumonía", indicó el médico especialista en Geriatría, René de Lamar.

El principal problema, según el experto, radica en que los procesos de infecciones respiratorias de las vías bajas, se pueden convertir en un proceso potencialmente grave y afectar, en el caso de los mayores, a otras enfermedades que inicialmente no tenían nada que ver con el proceso respiratorio, como puede ser la diabetes mellitus, la insuficiencia cardíaca, o la hipertensión arterial.

"En esta época de frío lo más importante es la prevención. Ante todo las vacunas antigripal de temporada y en los grupos de riesgo la vacuna antineumocócica para prevenir la neumonía. Esas acciones preventivas son de una importancia extraordinaria para evitar lo que nos puede venir después, porque hay personas que creen que por el hecho de que se vacunan se van a poner más enfermas, les va a dar más gripe y eso no es así".

De Lamar recomendó la vacunación, "de forma obligada" a partir de los 65 años, "y sobre todo a los grupos de riesgo asmático, hipertenso, EPOC, diabetes, insuficiencia cardíaca... enfermedades crónicas que predisponen a las complicaciones...". Además, el especialista en Geriatría de la Clínica Perpetuo Socorro advirtió de la importancia de no automedicarse y acudir al centro de salud ante los primeros síntomas. "Vemos a muchos pacientes que se automedican, y eso puede generar una serie de problemas como retraso en el diagnóstico o en el tratamiento adecuado como puede ser un antibiótico preciso que es lo que puede evitar las complicaciones e incluso la gravedad de un proceso que empiece como un simple catarro común".

El geriatra confirmó que este año se ha disparado los casos de gripe en mayores, "porque hace mucho frío y muchas veces no se utiliza la ropa adecuada, como usar bufandas, gorros o sombreros, y utilizar la ropa adecuada para esta época del año. Si se sale de noche hay que hacerlo muy abrigado para evitar el sereno, que puede producir todas estas afecciones por enfriamientos, y sobre todo, la valoración precoz por parte del médico cuando los síntomas empiezan, porque prevenir siempre es mejor que curar".

Dicha opinión también es compartida por la pediatra Ángeles Cansino, presidenta de la Sociedad Canaria de Pediatría Extrahospitalaria, que confirma un aumento de casos de gripe y neumonía en niños en las consultas a raíz de la bajada de temperaturas. "El frío favorece que los virus se multipliquen, y por tanto que haya más gripe, pero sobre todo el frío lo que hace es que estemos en sitios más cerrados durante más tiempo y eso es lo que realmente favorece que haya un contagio de unos a otros y por tanto estén más niños y adultos con gripe".

Ante dicha situación, la pediatra recomienda seguir las pautas que en su día se dieron con la gripe A, como lavar las manos con frecuencia y estornudar en el codo, pero sobre todo, la vacunación de la gripe al conjunto de la población. "Cuantas más personas se vacunen de la gripe, muchas menos gripe habrá. Es verdad que hay otros virus en el ambiente que produce cuadros gripales, resfriados, pero cuando viene la época del frío y la epidemia de la gripe es cuando hay más patologías. La gripe se complica con más frecuencia que un resfriado común, y puede derivar con más facilidad en neumonía, de hecho, estamos viendo este año bastante neumonía en los niños".

La Sociedad de Pediatría Extrahospitalaria defiende la vacunación universal de la gripe a partir de los seis meses de edad porque "los niños son un foco de transmisión de la gripe, se las transmiten unos a otros en la guardería, en los colegios, a sus profesores, los profesores a su familia, ellos a sus padres... y este es uno de los argumentos que dan los profesionales y científicos que están a favor de vacunar a toda la población de la gripe. Nuestra sociedad científica recomienda vacunar a toda la población, y a los niños a partir de los 6 meses, y no sólo los que tienen factores de riesgo (asmáticos, diabéticos...), y hasta marzo se recomienda la vacunación".

El especialista en Neumología del Hospital Universitario Insular de Gran Canaria, Jorge López, hizo especial hincapié en la población asmática. "Si bien no se ha demostrado directamente que el frío sea la causa de tener infecciones respiratorias, si es cierto que en el asma el aire frío y seco cierra más los bronquios, y ahí tenemos una manera directa de como afecta el frío en los pacientes con diagnóstico de asma".

Compartir el artículo

stats