Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Unas oposiciones cruciales

Casi 8.000 personas se examinaron ayer en Gran Canaria para optar a una de las 913 plazas de auxiliar de enfermeria - La mayoría reprueba las bases del examen

Los opositores grancanarios, ayer, a la entrada del IES Pérez Galdós para examinarse de oposiciones.

Los opositores grancanarios, ayer, a la entrada del IES Pérez Galdós para examinarse de oposiciones. QUIQUE CURBELO

Después de ocho años deshojando el calendario, por fin llegó el día. Pero a los nervios que se filtran en el ánimo durante los repasos previos a un examen se sumaba ayer otra circunstancia: la indignación. Un total de 17.846 opositores en todo el Archipiélago y procedentes de toda España se agolpaban ayer en los respectivos centros de las siete Islas para realizar el examen que les permite optar a una de las 913 plazas de auxiliar de enfermería convocadas por el Servicio Canario de Salud (SCS). Se trata de una Oferta Pública de Empleo (OPE) correspondiente a mayo de 2007. Sin embargo, esta tardanza no fue la diana central de las quejas porque, durante ocho años, los auxiliares de enfermería han podido desarrollar su trabajo y crecer a nivel profesional. Por lo tanto, la queja de la gran mayoría es contra las bases de unas oposiciones que apenas tienen en cuenta su trayectoria laboral y que les aboca a jugarse su puesto de trabajo a la nota de un examen.

Gran Canaria es la isla que registró el mayor índice de participación con alrededor de 8.000 opositores, que se examinaron ayer a las 10.00 horas en ocho institutos públicos: Cairasco de Figueroa, Alonso Quesada, Isabel de España, Pérez Galdós, Tomás Morales, Tamaraceite, Siete Palmas y Tarahales. La duración de la prueba fue de tres horas y los opositores se enfrentaban a 160 preguntas correspondientes a 23 temarios de técnicas de enfermería. "Pero el problema no es el temario, eso no es difícil y todos tenemos derecho a intentarlo tal y como está el mercado laboral, lo preocupante es que no se tenga en cuenta la experiencia de los que llevamos mucho tiempo trabajando", señaló ayer la opositora Begoña Díaz, en la puerta de entrada del IES Pérez Galdós.

Los institutos alineados en la calle Tomás Morales eran un hervidero de nervios que giraban en torno a la misna cuestión. "Esta OPE nos afecta a todos pero, sobre todo, a la gente que llevamos muchísimos años trabajando", explica Isabel Díaz, que lleva 18 años ejerciendo como auxiliar de enfermería. "No tengo buena opinión de estas oposiciones, son unas bases muy injustas y creo que estamos todos muy descontentos", indica, "a veces, dan ganas de llorar de la impotencia porque es mucha la tensión día tras día, y todavía nos queda". La secunda la opositora Gemma Díaz, que trabaja como interina en un centro sanitario desde hace 15 años y concurría ayer a las oposiciones. "Es que te juegas la vida laboral", afirma Gemma, tajante. "Las bases son muy injustas y hemos tratado de buscar y proponer soluciones a la Consejería de Sanidad, pero la sensación final durante este proceso ha sido que los trabajadores apenas tenemos voz en esto", lamenta.

Durante 20 años, el Servicio Canario de Salud ha convocado únicamente tres oposiciones y el retraso de ocho años que acumulaba la celebración de estas pruebas ha supuesto la acumulación de personal interino y temporales en los hospitales y centros sanitarios a la espera de poder consolidar sus puestos de trabajo. "Los que ocupamos una interinidad sentimos que puede peligrar nuestro futuro laboral, y entiendo que los sindicatos tendrían que defendernos", apunta Gemma.

En este sentido, la plataforma Por una OPE más justa, constituida por trabajadores del Servicio Canario de Salud afectados por la OPE 2007, ha denunciado a Sanidad estas "bases de concurso de oposición injustas". "Desde la plataforma vemos la necesidad de que dicha OPE se convierta en una consolidación de empleo, como se había realizado hasta ahora, para que esos trabajadores con una larga experiencia profesional y alta cualificación adjudiquen plaza y no puedan ser cesados por una prueba teórica sin más", indican en un comunicado.

La plataforma también ha condenado que los opositores no concurriesen a los exámenes ayer en igualdad de condiciones, puesto que, en el caso de Tenerife, las pruebas se realizaron en un recinto ferial, mientras que, en Lanzarote, se hicieron en los Multicines Atlántica, con una tablilla de madera a modo de pupitre. A este respecto, Por una OPE más justa señala que la falta de unas condiciones ergonómicas mínimas no sólo "discrimina y propicia el fracaso de miles de canarios que concurren a la OPE" sino que, además, "se acentúa cada día más la hipótesis del ERE encubierto".

"Son unas oposiciones muy mal planteadas, parecen pensadas para llevarse a gente por delante", suscribe Pedro Curtejo, que se confesaba ayer "muy nervioso" ante la prueba de tres horas que le quedaba por delante. "En Canarias somos muchos los que nos dedicamos a esto y sentimos que a partir de ahora, cualquiera que supere tu nota en el examen, aunque tenga mucha menos experiencia, puede arrebatarte tu puesto de trabajo", lamenta. Con todo, también hubo alguna sonrisa de optimismo, como en el caso de Geraldine Etchenique, no obstante, confesaba sentirse "un poquito nerviosa" antes de identificar su aula porque, al fin y al cabo, "hemos estado mucho tiempo pendientes de estas oposiciones". "Creo que hemos tenido mucho tiempo para prepararlo y, entre eso y los conocimientos que te da la propia experiencia laboral, espero que la cosa salga bien", reveló, sonriente.

La dirección general de Recursos Humanos del SC aceptó finalmente el preaviso de huelga fijada para este mes, con tres parones de 20 minutos diarios durante la semana del 15 al 19 de junio, aunque no se descartan futuras acciones.

Quedan por celebrarse las oposiciones de enfermería y auxiliar administrativo.

Compartir el artículo

stats