Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

"Este pescado era nuestro fracaso"

El catedrático Serra Majem ve "una gran victoria" en la eliminación del panga de los colegios

"Este pescado era nuestro fracaso"

Lluís Serra Majem, catedrático de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC), saluda la erradicación del panga de los comedores escolares como "una gran victoria". A su juicio, "este pescado no era el problema nutricional más grave de Canarias, pero desde un punto de vista simbólico significaba el fracaso de todo", Así, asegura que "podemos darnos por satisfechos con este logro, que en definitiva es un logro de todos. Los niños se van a beneficiar de la medida".

Este doctor en medicina, que se ha implicado de forma importante en la denuncia de las diferentes carencias de este pescado vietnamita, comienza señalando su pobreza nutricional: "El pescado es una fuerte importante de proteínas, en torno a su 18%-20% son proteínas. Además tiene mucho ácido graso Omega-3 y yodo. El panga no tiene ni la mitad de esas proteínas, ni ácidos grasos Omega-3 y nada de yodo. Nutricionalmente no sirve".

Desde un punto de vista toxicológico, explicó que "el panga da muchas dudas, produciéndose en un río tan contaminado como el Mekong. Aunque de vez en cuando se lleven a cabo análisis, se puede producir cualquier problema, pues en esas aguas hay metales pesados, plomo, arsénico, antibióticos e incluso herbicidas prohibidos en la agricultura europea desde hace años. No reúne las condiciones para garantizar unos niveles de toxicidad bajos".

El aspecto medioambiental también es subrayado por Serra Majem, quien afirma que "el impacto que tienen esas piscifactorías es devastador, de forma que todavía contaminan las aguas más de lo que están". A esto hay que añadir el traslado desde Asia, "pues se produce a 10,000 kilómetros de aquí, así que tiene que venir congelado en barcos, con la emisión de gases de efecto invernadero".

Razones culturales

Serra aduce también lo que denomina razones culturales: "¿Cómo podemos enseñar a nuestros hijos a comer pescado con algo que no sabe a pescado? ¿Como podemos ofrecer una educación nutricional con alimentos que no saben a aquello que les estamos enseñando a consumir?

Señala que el panga no entronca con los hábitos dietéticos propios del Archipiélago: "Estamos en unas islas en las que se consume dieta mediterránea y ponemos en el centro de la alimentación un pescado que viene de un río contaminado de Vietnam, es algo totalmente indigno".

El argumento del precio, que justificaba la elección del panga, no se sostiene a juicio de este catedrático. "El carbonero o muchos pescados azules están al mismo precio o más baratos" indica. Este último pescado, también conocido como fogonero, sustituye en muchos menús a la especie eliminada. "Es un tipo de bacalao que se pesca en el Atlántico, sabe a pescdo, es rico en yodo y Omega-3", finaliza.

Compartir el artículo

stats