Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

Solo cuatro usuarios se quejan de la UMI del Insular tras su colapso en noviembre

La oficina de defensa del paciente registra casi 90 reclamaciones al mes de todo el hospital

Vista del Hospital Insular desde el Materno Infantil. ANDRÉS CRUZ

La Oficina de Defensa de los Derechos de los Usuarios Sanitarios (Oddus) solo recibió cuatro reclamaciones entre los pasados noviembre y enero sobre la Unidad de Medicina Intensiva (UMI) del Hospital Insular, según informaron ayer desde la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias, pese al colapso del área durante los últimos cuatro meses.

En concreto, tres pacientes presentaron su queja en disconformidad con la información facilitada por los profesionales de la UMI y tan solo el restante enfermo mostró a la Oddus su desacuerdo por la asistencia recibida en los cuidados intensivos del Insular. De media, el Hospital Insular suele generar alrededor de 88 reclamaciones al mes ante la oficina responsable de velar por la defensa de los derechos y deberes de los pacientes de la sanidad autonómica, según detallaron las mismas fuentes oficiales.

La mínima cifra sorprende tras las múltiples denuncias vertidas por los profesionales del complejo hospitalario por la saturación de pacientes en la UMI, que provocó el traslado de enfermos críticos a la Unidad de Despertar y Reanimación o la suspensión de operaciones quirúrgicas programadas durante las últimas semanas. No obstante, el director médico del Complejo Hospitalario Universitario Insular Materno Infantil, Juan Carlos Martín, prefirió ayer calificar de "sobrecarga asistencial", en lugar de colapso, el problema padecido en el área intensiva desde finales del pasado año.

Durante una entrevista en la Cadena Ser, Martín insistió ayer en considerar "excepcional" el aumento de los pacientes críticos registrado desde noviembre. "Esta sobrecarga nunca había ocurrido antes y no creo que vuelva a ocurrir nunca más", abundó el directivo del Insular para subrayar la imprevisibilidad de la actual situación.

Entre otras razones, el responsable médico del complejo hospitalario apuntó el pasado jueves a este diario motivos estructurales, como el envejecimiento progresivo de la población, o coyunturales como el alza invernal de enfermedades estacionales. Sin embargo, diversos profesionales del Insular rechazaron ayer sus argumentos al apuntar que "hay una incidencia normal para estas fechas de gripe A", por ejemplo, ya que un brote epidémico también hubiese afectado a otros centros hospitalarios de la zona.

Precisamente, desde la Consejería de Sanidad comunicaron que la UMI del Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín, situado también en la capital grancanaria, presenta "un índice de ocupación elevado, pero no registra incidencias". Es decir, el área intensiva del Negrín "no está desbordada", añadieron las mismas fuentes del departamento dirigido por José Manuel Baltar.

"No he trabajado en el Doctor Negrín y no conozco sus problemas, pero supongo que también tratan bien" a los pacientes, se limitó a responder Juan Carlos Martín durante su intervención radiofónica. Aunque admitió que la saturación asistencial "produce tensiones" en la plantilla del centro, el director médico del Insular reiteró que aplican "todos los recursos disponibles para una sobrecarga puntual, que es verdad que dura meses, pero los pacientes están correctamente atendidos".

Tras recordar la apertura durante enero de un nuevo módulo con seis camas, hasta sumar 30 plazas en la UMI, Martín destacó que el traslado de pacientes críticos al servicio de Despertar y Reanimación, destinada a personas en postoperatorio, se ciñe al protocolo vigente en el Insular, por lo que los enfermos "están tratados conforme a los estándares previstos, a todas las recomendaciones internacionales, en ningún caso, se ponen en peligro por estar uno al lado del otro en esa unidad". En su opinión, "el espacio que hay en Despertar está adecuadamente distribuido y con los recursos materiales necesarios, no hay ningún riesgo o peligro para los pacientes en las circunstancias actuales".

Sin embargo, médicos del área se sumaron ayer a cuestionar el protocolo aprobado por la actual dirección del centro, ya que la cohabitación de pacientes provenientes del quirófano con enfermos de enfermedades infecciosas "contraviene todas las normas" dictadas por la Organización Mundial de la Salud. "En ningún sitio es así", subrayaron las mismas fuentes facultativas para rechazar la utilización del área de Despertar por el colapso de la UMI.

Compartir el artículo

stats