Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

El verano agrava la escasez de vacunas contra la hepatitis A

Gobierno canario y Colegio de Farmacéuticos tranquilizan a la población pese al desabastecimiento mundial

El verano agrava la escasez de vacunas contra la hepatitis A

La escasez de vacunas para adultos contra la hepatitis A sufrida durante los últimos meses se agrava durante el verano por una mayor demanda a causa del aumento de los viajes a países en desarrollo, según coincidieron responsables de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias y del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas antes de garantizar la cobertura de los grupos de riesgo en una coyuntura que no solo afecta al Archipiélago sino al mercado farmacéutico internacional.

"Llevamos bastantes meses con el problema, con mayor incidencia en verano, porque en esta época del año es cuando más dispensamos este tipo de vacunas, diariamente nos vienen con recetas y no podemos facilitarlas", lamentó ayer la vocal del Colegio Oficial de Farmacéuticos de Las Palmas (Coflp) Teresa Ansoleaga, que atribuyó la carestía a "un problema de producción del laboratorio mayoritario". Efectivamente, el Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud observó a principios de mayo de "una concentración del mercado de vacunas frente a la hepatitis A" durante los últimos años y, además, advirtió que afronta el actual ejercicio con "un menor número de dosis suministradas" y "un aumento en el número de casos detectados desde 2016".

Aunque desde el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad se recordó entonces que "España es un país de baja endemicidad", con una tasa de incidencia anual inferior a 1,5 por 100.000 habitantes, desde mitad del pasado ejercicio se registró un brote entre varones de 18 a 64 años, con predominio del colectivo homosexual, y se contabilizaron en total 1.298 casos durante el primer cuatrimestre de 2017 en España frente a los 216 del mismo periodo de 2016.

Solucionado en agosto

Por ello, el Consejo Interterritorial estableció "una priorización y recomendaciones de utilización de las dosis disponibles" para paliar "el problema de suministro a nivel mundial que afecta fundamentalmente a la vacuna de adultos y que está relacionado con problemas de producción de las compañías farmacéuticas", entre las que citó a firmas como GSK, MSD y Sanofi Pasteur Europe.

No obstante, los laboratorios garantizaron la resolución del desabastecimiento durante agosto, adelantó el jefe de sección de Epidemiología y Prevención de la Dirección General de Salud Pública del Gobierno de Canarias, Amós García, también presidente de la Asociación Española de Vacunología. También las compañías fabricantes informaron a las oficinas farmacéuticas, según Ansoleaga, que "el suministro se va restablecer entre julio y agosto, aunque van aplazando las fechas".

Desde el Coflp, no obstante, solicitaron "tranquilidad" a la ciudadanía porque "existen remanentes de vacunas para los grupos de riesgo" tanto en los principales hospitales de la Consejería de Sanidad del Ejecutivo autonómico como en los Centros de Vacunación Internacional, dependientes de la Subdirección General de Sanidad Exterior del Ministerio. En efecto, el área dirigida por la ministra Dolores Montserrat acordó a finales de mayo la distribución extraordinaria de más de 100.000 dosis adicionales en un reparto "equitativo con criterios técnicos" entre los diferentes servicios de salud autonómicos, según Amós García, que consideró "razonable" la cantidad para la cobertura de las actuales necesidades.

Alrededor de 2.000 dosis recibió por entonces Canarias, suficientes para todo el verano, consideró el epidemiólogo de Salud Pública antes de confiar en el envío de una partida similar a lo largo de las próximas semanas. Desde la administración autonómica se trasladaron a las dos sedes de Sanidad Exterior en las Islas unas 200 dosis, es decir, 100 unidades a los centros estatales ubicados en cada una de las dos provincias canarias para la vacunación de los residentes con viajes programados a países de riesgo.

Desde Sanidad Exterior se recomienda la vacunación de la hepatitis A, sin carácter obligatorio, a los viajeros menores de 30 a 35 años, procedentes de zonas de baja incidencia (Europa occidental, Canadá, Estados Unidos, Japón, Australia y Nueva Zelanda) y con destino en países de media o alta endemia (África, Asia, Centro y Sur de América del Centro y Europa del Este), valorando siempre la duración y las condiciones higiénico sanitarias de la visita. Es decir, los cooperantes o los mochileros disfrutan de prioridad, por ejemplo, frente a un turista con alojamiento en un complejo hotelero con todo incluido.

La hepatitis A es una enfermedad viral aguda que se manifiesta con la aparición brusca de fiebre, malestar, náuseas, trastornos abdominales y, a continuación, ictericia, coloración amarilla de la piel y las mucosas por un incremento de pigmentos biliares en la sangre. De carácter infeccioso, la patología se transmite de persona a persona y por la ingestión de alimentos y bebidas contaminadas, según la información ministerial.

Por ello, el mayor riesgo se sitúa entre los viajeros no inmunes en zonas con deficientes condiciones de higiene, saneamiento y control del agua de bebida, aunque la enfermedad se puede adquirir en cualquier lugar del mundo. Según Sanidad Exterior, España se considera un país con una incidencia intermedia-baja y la mejora de las condiciones higiénicas han producido un cambio en el patrón epidemiológico, con una disminución de la infección en relación con la edad.

"No ha desaparecido la enfermedad, sino las condiciones que propician su aparición, por lo que ahora no es frecuente", resumió Amós García desde Salud Pública del Gobierno de Canarias. Además de la vacuna, siempre conviene adoptar "medidas preventivas como no comer alimentos crudos o beber agua envasada, medidas de sentido común", recordó Teresa Ansoleaga desde el Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas.

Tanto el Gobierno autonómico como el Colegio de Farmacéuticos aseguraron que la hepatitis A supone el principal problema del actual panorama de las vacunas, una vez solucionado el desabastecimiento en las dosis contra el tétanos y la difteria sufrido a principios de año.

Compartir el artículo

stats