Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Casi la mitad de los canarios cree que las mujeres se prostituyen "por placer"

Un informe encargado por el Gobierno analiza la percepción de la ciudadanía sobre esta actividad. Tres de cada cuatro rechazan que se prohíba esta práctica

Casi la mitad de los canarios cree que las mujeres se prostituyen "por placer"

Casi la mitad de los canarios cree que las mujeres se prostituyen "por placer"

La población canaria normaliza la prostitución y casi la mitad de ella entiende que el motivo que lleva a las mujeres a practicarla es la búsqueda de placer. Son parte de las conclusiones del informe Percepción social de la prostitución de mujeres y análisis de la demanda prostitucional en Canarias, elaborado por un equipo de profesionales de la Universidad de La Laguna (ULL) a instancias del Instituto Canario de Igualdad (ICI), que analiza la percepción de la ciudadanía respecto a esta actividad.

Se trata de la segunda fase de este estudio, dirigido por Esther Torrado, que se ha elaborado mediante encuestas a los isleños en general así como a un grupo de hombres consumidores de prostitución del Archipiélago. El documento alerta de que el discurso mayoritario de los canarios es mercantilista, puesto que se considera la prostitución como "una actividad fácil donde las mujeres se mueven por el vicio y el dinero" en su versión más "misógina" o bien "como un servicio necesario o una actividad de ocio".

Esta percepción corresponde a los consumidores de prostitución, que además en líneas generales son favorables a que se regule la actividad "para garantizar las buenas condiciones del servicio y de las mujeres". Entre este colectivo hay un reducido grupo compuesto por hombres que han abandonado esta práctica y que entienden que la prostitución es "violenta para las mujeres", por lo que abogan por la "prohibición y abolición" de la actividad e incluso defienden que "el consumo debería estar perseguido".

Voluntariedad

Más "llamativo" es el resultado de la motivación de las mujeres para ejercer la prostitución en el caso de la ciudadanía en general, puesto que según se desprende de la encuesta, el 48% sostiene que las prostitutas lo son "porque les gusta". Al propio equipo de la ULL le resulta "contradictorio" este resultado en el que coinciden tanto hombres como mujeres, si bien destaca que la mayoría de la población entiende que las razones que llevan a las mujeres a prostituirse están relacionadas con motivaciones "no estrictamente voluntarias", con el criterio mayoritario de "desesperación o la necesidad" seguido por el hecho de que "alguien les obliga".

En cuanto a la intervención demandada por parte de la ciudadanía para la prostitución, el informe destaca que tres de cada cuatro personas consideran que no debería prohibirse (un 77% de media), si bien entre las mujeres esta proporción es menor y se muestran algo más proclives que los hombres a que se prohiba esta actividad, con un 25% frente al 21%. Además, destaca que esta apuesta es mayor entre las personas casadas, ya que de este colectivo uno de cada cuatro abogan por la prohibición frente al 20% de personas solteras, divorciadas o viudas.

Además, entre las cuestiones que analiza el documento se encuentra a quién cree la población que se debe castigar, en su caso, siendo el proxeneta el perfil elegido por la mayoría de la población, si bien destaca que una elevada proporción que también castigaría al cliente y a la mujer que la ejerce. Por géneros, según las conclusiones del informe, llama la atención que las féminas optarían en mayor medida por actuar frente al cliente que los hombres (14,5% y 7% respectivamente).

Respecto al consumo per se, el grupo de trabajo de la Universidad lagunera analizó dos variables: por un lado la motivación y la satisfacción del cliente para acceder a esta actividad y por otro el posicionamiento personal ante casos cercanos de prostitución.

Precio

Entre los consumidores, destaca que aluden al precio como el aspecto más negativo de recurrir a la prostitución, además de la "frialdad" de las mujeres durante la relación sexual. Así, el texto asegura que "la mayoría opta por demandar prostitución económica que les garantice privacidad", generalmente en establecimientos cerrados. También apuntan entre los aspectos negativos a la "decepción ante las expectativas físicas de las mujeres" y si bien las preferencias son variadas, la elección de jóvenes, hipersexualizadas y con características raciales son mayoritarias.

Por contra, entre los aspectos positivos expresados por los clientes, destacan "la satisfacción de sus necesidades como hombres", "el sexo rápido sin complicaciones" o "el cumplimento de deseos". Al respecto, el análisis a la población en general arroja un resultado similar: el 91% cree que los hombres recurren a la prostitución para "satisfacer sus necesidades sexuales", si bien un 83% considera que se trata de varones "en matrimonios frustrados".

Compartir el artículo

stats