Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Creatividad del diseño contra la pandemia

Las manos de la experiencia

Un grupo de trabajadores del sector primario de Agüimes e Ingenio fabrican mascarillas para sanitarios, profesionales y vecinos

La artesana Esperanza Negrín muestra una de las mascarillas recién creada. LP

"Hacíamos la cuarentena metidos en nuestras respectivas casas, además de trabajar como ganaderos, y nos dimos cuenta de que había que hacer algo más por aquellos que corren un riesgo mayor de infección del coronavirus. No podíamos seguir parados, por lo que estudiamos nuestras posibilidades y vimos que, al tener máquinas de coser y habilidad para ello, se nos ocurrió hacer mascarillas para los demás y para nosotros", explica Francisco Ramírez Ortega, artesano y ganadero, que fue el promotor de esta iniciativa.

Natalia Medina Peña, Esperanza Negrín Espino, Marta Milán Ramírez, José Miguel Méndez Santana, Adelaida López Cazorla, Francisco Miguel Ramírez Negrín y Francisco Ramírez Ortega, con la colaboración de José Ramírez Ortega y de María del Pino Viera Goyes, trabajan con las mascarillas y los guantes puestos en la sede situada en La Banda de la Asociación Cultural La Molino Cho Eloísa, y no en el otro local que está en Carrizal, en Ingenio.

Los ocho artesanos y los colaboradores se pusieron manos a la obra y decidieron trabajar con "el objetivo de ayudar a los sanitarios, a los que trabajan en la calle y a las personas que cuidan a los mayores", señala Francisco Ramírez. Comenzaron el pasado jueves, día 19 de marzo, y ya ayer día 26 habían hecho cerca de 1.200 mascarillas.

Al local de La Banda, población en la linde con Carrizal, llegan los protagonistas de esta iniciativa y comienzan a trabajar en torno a las 08.00 horas, hasta las nueve o diez de la noche. Este horario lo combinan con sus trabajos como ganaderos. "Sí, pasamos en la sede muchas horas. Eso sí, descansamos un poco tras cada hora haciendo mascarillas porque esto de estar cosiendo e hilando también cansa, sobre todo la vista. Y ponemos música relajante para hacerlo más llevadero", manifiesta Ramírez Ortega.

Artesanales

El promotor de esta idea asegura: "Lo que hacemos tiene carácter altruista. No se cobra nada. El beneficio personal de cada uno de nosotros es el hacer algo por los demás". "Debemos estar unidos de la mano porque este virus afecta a todos por igual, sea cada uno rico o sea pobre. Debemos de estar unidos contra él", concluye.

Los artesanos hacen primero el corte en la tela de algodón para una gran cantidad, entre 500 y 600, y luego van elaborando cada una. En relación con lo que supone realizar cada unidad, hacer los dobleces, coser, colocar los tirantes y demás, significa un tiempo de entre 10 y 15 minutos. Finalmente, cada una sale desinfectada ya que en la plancha hay colocado un desinfectante.

Para llevar a cabo esta idea de crear las mascarillas, los artesanos cuentan con el apoyo y gestiones de la concejala de Desarrollo Rural y Cooperación al Desarrollo, Jessica Santana, y de la veterinaria municipal, Paqui Rodríguez. El Ayuntamiento de Agüimes ha proporcionado bobinas de hilo, cintas elásticas y bolsas, entre otros, como la empresa KSR Home Arinaga (El Kilo San Rafael), que entregó un rollo de tela de algodón.

Los miembros de Protección Civil de Agüimes también participan en esta iniciativa solidaria por parte de esta asociación cultural, y se encargan de recoger las mascarillas en la sede de la asociación cultural, cada vez que son avisados de que hay terminadas entre 50 y 60, para después llevarlas a los centros de salud del municipio y a vecinos que las necesitan.

Desde que los artesanos comenzaron a producir estos objetos tan apreciados, Protección Civil entregó pedidos a la residencia de mayores de Agüimes; a los centros de salud de Cruce de Arinaga y del casco; al Servicio de Ayuda a Domicilio; a técnicos del Aeropuerto de Gran Canaria; a personas mayores; y a comercios locales, como farmacias, supermercados y restaurantes que hacen repartos. "Como pasamos mucho tiempo trabajando, pues hemos encargado varias veces pizzas por teléfono al no poder salir del local, y nos dimos cuenta de que los trabajadores de reparto que las traían no tenían ninguna protección. Les entregamos a los repartidores para su seguridad", explica Francisco Ramírez.

Sobre hasta cuándo van a seguir creando mascarillas, Francisco Ramírez afirma que "será hasta que podamos y hasta que Dios quiera. Pensamos no parar".

Asimismo, desde esta asociación cultural se ha hecho una llamada a participar a vecinos y vecinas de Agüimes y de Ingenio, que tengan nociones de costura y que estén dispuestos a participar en la fabricación de mascarillas desde sus propias casas. En el caso de que se sumaran a este proyecto, Protección Civil sería la que se desplazaría a cada domicilio para entregar el material necesario y para recoger los objetos creados.

Los actuales fabricantes de mascarillas de las dos villas son en su mayoría ganaderos, y como artesanos se dedican a actividades distintas, como las relacionadas con el trabajo con el cuero, la lana, la cestería o la creación de aperos de labranza. Sin embargo, ahora están centrados en la defensa de la creación de mascarillas para los sanitarios y profesionales.

Por otro lado, la concejala de Desarrollo Local, Jessica Santana, destacó que la Asociación Cultural La Molino Cho Eloísa "se ha mostrado siempre muy sensible con lo que pasa a su alrededor y ha mostrado su vocación de servicio a los demás".

"Además de la implicación social, este colectivo tiene entre sus objetivos el rescate de las tradiciones. Imparte cursos en relación con la lana y la cestería, y talleres sobre el ordeño de cabras. También participa en romerías y ferias de ganado", agregó.

Compartir el artículo

stats