Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus La opinión del experto

José María Ortega: "El modelo a seguir es Corea del Sur porque su población cumple las órdenes"

"La evolución, la vida y la biología hacen que este problema se vaya a producir periódicamente", explica el médico de atención primaria del centro de salud de Schamann

José María Ortega, médico de atención primaria del centro de salud de Schamann.

José María Ortega, médico de atención primaria del centro de salud de Schamann. LA PROVINCIA / DLP

Dos semanas más de confinam iento mueven a pensar que el pico de la infección

Es cierto. En Italia todavía no han alcanzado el pico y van 10 días por delante de nosotros. Así que en España al menos tenemos diez días por delante sin ver el pico.

Acerca de los posicionamientos nacionales, ¿dónde está la razón: en el rigor de los que paralizan toda actividad, o los que, como Reino Unido y Holanda, lo hacen a medias?

Creo que el método mejor para controlar la epidemia empíricamente es Corea del Sur. Tienen una cultura diferente y han sido capaces, porque poseen las fábricas, de hacer tests a un porcentaje muy importante de su población. Las órdenes que se dan a la población se cumplen porque su cultura es diferente a la nuestra. Ese es el modelo a seguir por todos.

¿Hay que dar credibilidad a lo que difunden en cifras y resultados los países sin libertades, como China y Rusia?

No, porque políticamente no les interesa. No creo los datos de ninguno de estos países. En el caso de Rusia leí un artículo muy interesante que decía que el incremento de neumonía había sido de cerca del 30%, pero no dicen que sean neumonías por coronavirus, sino por gripe y así baja la estadística y no tienen ningún problema.

¿Cree que los ahora curados o asintomáticos dejarán de transmitir el virus mientras no exista una vacuna bien probada?

Eso es una pregunta que todavía está por responder, pero que tendremos tiempo para contestar. Se ha realizado un trabajo en monos que dice que sí adquieren inmunidad después de haber pasado la enfermedad. Sin embargo, en seres humanos ha habido al menos dos casos en los que no se sabe, de personas curadas, con serología negativa que han vuelto a enfermar. Se desconoce si es que la enfermedad no estaba bien curada y han tenido una recaída o si se han vuelto a reinfectar. Nos hace pensar en que la inmunidad no se adquiere completamente. Además, los virus RNA suelen mutar con bastante facilidad, lo que hace que seas inmune a un determinado virus, pero este mute y el virus que viene después sea capaz de causarte una enfermedad.

Estas pandemias tienen cada vez mayor fuerza de contagio. ¿Obedecen a causas completamente ajenas a los errores humanos?

La causa fundamental de la expansión de esta epidemia es la propia movilidad del virus. Hay que tener en cuenta que, por ejemplo, en la Edad Media apenas se viajaba y, sin embargo, la peste diezmó a la población de Europa y murió un 60%.

Ya circulan tesis o conjeturas sobre una relación directa entre el llamado ecocidio y estos virus cada vez más próximos en el tiempo. ¿Qué opina al respecto?

No creo que exista una relación. Es muy romántico pensar que es el propio planeta el que está reaccionando contra la estupidez humana, pero no creo que tenga que ver. La humanidad ha soportado este tipo de cosas, pero no nos acordamos. En 1918 la gripe española se llevó por delante a mucha gente y parece que, periódicamente, se sufren este tipo de cuestiones, pero no es que el planeta esté reaccionando contra nada.

La sostenibilidad de las actividades productivas es casi una quimera, pero algo está ocurriendo para que suframos oleadas tan funestas como las pestes de siglos pasados, ¿no cree?

No creo, porque se trata de cuestiones periódicas. La humanidad lleva desde hace siglos sufriendo este tipo de problemas. Cuando los españoles descubrimos América fuimos con el sarampión, la viruela o la gonorrea y nos llevamos por delante a gran parte de la población indígena porque no estaban inmunizados. Es algo que pasa y seguirá pasando.

¿Habría que pensar en que no es posible una población sana en un planeta insano por contaminación?

Los problemas de la conta-minación tienen que ver con la ambición y una forma de hacer las cosas que esperemos que cambie y seamos más respetuosos con el planeta, pero son cuestiones diferentes. Esto es fruto, esencialmente, de la globalización. Al planeta hay que respetarlo y quererlo, pero eso no hará que no existan más epidemias.

Estos días de encierro reducen drásticamente la polución en las grandes urbes ahogadas por emisiones de carbono. Cuando cese el estado de alarma, ¿volveremos a las mismas o habremos aprendido algo?

Volveremos a las mismas porque los seres humanos somos así.

Como médico, ¿cuál cree que sería el modelo de desarrollo capaz de impedir o detener las pandemias víricas?

Impedirlas creo que es imposible. La evolución, la vida y la biología hacen que esto se vaya a producir periódicamente. Otra cosa es la capacidad que ten- gamos de enfrentarnos a este tipo de problemas, que se adquiere dedicando los medios con que contamos a cosas verdaderamente útiles, tales como la educación, la investigación y la sanidad.

Compartir el artículo

stats