Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus Las medidas de seguridad por Covid-19 aíslan aún más a las personas sordas

El doble encierro de los sordos

El Cabildo crea un servicio de vídeo interpretación para facilitar la comunicación de las personas que no oyen con el médico o la farmacia

Núria Melián y Pedro Oliver, durante una intervención.

Núria Melián y Pedro Oliver, durante una intervención. LAPROVINCIA/DLP

Las personas sordas están sufriendo un doble aislamiento desde que se implantó el estado de alarma porque la comunicación cuando van al supermercado, a la farmacia o al médico o cualquier servicio presencial se está volviendo una misión imposible. Antes, mal que bien, podían leer los labios del interlocutor, pero ahora con las mascarillas de protección no pueden. Para intentar resolver este problema, el Cabildo de Gran Canaria y la empresa GCsigno han puesto en marcha un sistema de vídeo interpretación, con el que se intenta facilitar en la medida de lo posible la vida de estas personas.

El sistema es gratuito, podrá ser utilizado de lunes a viernes entre las 9:00 y las 13.00 horas hasta el próximo 22 de mayo y consiste en que una intérprete de signos aclarará a través del móvil todas aquellas cuestiones que la persona sorda necesite a la hora de comunicarse en una consulta médica o cualquier otro servicio farmacéutico, comercial o bancario.

Para ello tienen que descargarse en su móvil la aplicación de Google Duo y notificar antes por Whastapp el día y la hora en los que se va a necesitar el servicio de vídeo interpretación.

Pedro Oliver, el propietario de la empresa que presta el servicio, indica que esta fórmula soluciona también los problemas de muchas personas sordas que están ingresadas en hospitales o que están en residencias de mayores y tienen grandes dificultades para comunicarse con las enfermeras y el resto del personal que los atienden porque, en estos momentos de confinamiento, ni siquiera pueden recurrir a sus familiares debido a la prohibición del acceso a estos centros. Pensando en todos esos problemas que tiene esta gente en hospitales, residencias de mayores y también a la hora de hacer la compra o ir al médico o la farmacia, Oliver planteó al Cabildo de Gran Canaria la puesta en marcha del servicio y la consejera insular de Política Social, Isabel Mena, lo ha impulsado a través del proyecto Gran Canaria Accesible del Instituto As.

Se calcula que en la isla de Gran Canaria hay unas 1.500 personas que pueden acceder a este servicio, mediante la descarga de la aplicación de Google Duo y llamando al teléfono 681361552.

Según Oliver, este es el primer servicio de vídeo interpretación presencial que hay en marcha en la isla en estos momentos. Hay otros sistemas de interpretación, como los de las plataformas de Svisual o el Centro de intermediación del Imserso, en los que se hace la mediación a través del teléfono, pero en gestiones donde ambas personas estén presentes, este es el único.

"Si la persona va al médico o a comprar fruta o cualquier gestión que requiere un contacto presencial entre un sordo y un oyente que necesite tener una comunicación, pueden usar este servicio", explica Oliver, que añade que "tanto uno como otro pueden marcar el número de teléfono y sale la intérprete, se enfoca a la persona sorda, que signa, y la intérprete pone voz" en un caso o interpreta el mensaje hablado en la lengua de signos.

Oliver destaca que la intérprete del servicio es Nuria Melián, profesora de lengua de signos en la Facultad de Traductores e Intérpretes de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria. La empresa GCsigno, la única especializada en lengua de signos que hay en Las Palmas, se creó hace cinco años y se encarga del servicio de interpretación del Cabildo de Gran Canaria y el Parlamento de Canarias. La financiación de este nuevo programa será financiado a partes iguales por la institución insular y la empresa.

Oliver espera que el servicio sea prorrogado más allá del 22 de mayo, porque prevé que el colectivo tenga más dificultades después del desconfinamiento, cuando la gente empiece a salir.

Señala que el aislamiento de los sordos aumenta o se percibe de una manera más aguda durante el confinamiento, porque no pueden accedes a servicios en las mismas condiciones que el resto de los mortales. Un ejemplo de ello, explica, lo constituye la televisión, en la que sólo La Primera y la Televisión Canaria interpretan las declaraciones en lengua de signos. Ver la televisión es un alivio para mucha gente durante el confinamiento, un entretenimiento del que no pueden disfrutar en condiciones las personas sordas.

Compartir el artículo

stats