Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Salud

El Negrín implanta con éxito una terapia celular para linfomas y leucemia aguda

Convierte las células del paciente en un medicamento para atacar el cáncer | Tiene una tasa de curación del 50% en personas que no respondían a ningún tratamiento

El Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín ha implantado con éxito una innovadora terapia celular, denominada CAR-T para tratar a pacientes con linfomas y leucemias que no responden a la terapias convencionales o han sufrido recaídas. Los dos primeras personas en someterse al tratamiento, que convierte las células del paciente en un medicamento de última generación para atacar el cáncer, ya han sido dados de alta, y en breve se prevé un nuevo ingreso.

Así lo afirmaron las hematólogas del Negrín Luisa Guerra y María Perera, encargadas de presentar ayer los resultados de la nueva terapia, en un acto presidido por el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias Blas Trujillo, el director del SCS Conrado Domínguez, el director gerente del centro hospitalario Pedro Rodríguez, la jefa del Servicio de Hematología Teresa Molero, y el primer paciente tratado con CAR-T, Francisco José Bethencourt.

Las especialistas del Negrín, uno de los nueve hospitales acreditados en España por el Ministerio de Sanidad para aplicar este tratamiento, explicaron la naturaleza del mismo, basado en las células T, linfocitos del sistema inmunitario del propio paciente que se extraen de su sangre y que son modificados genéticamente en un laboratorio, siendo introducidos de nuevo en el paciente mediante una transfusión, para que detecten y ataquen a las células cancerosas. “Los pacientes con linfoma no hodgkin y leucemia tienen un tratamiento específico que se pone en diferentes etapas, y cuando todo fracasa nos quedamos sin opción terapéutica. Es aquí donde se enmarca el tratamiento con KAR-T, que lo que hace es capacitar al sistema inmunológico que ha fracasado para que sea capaz de defenderse frente a una enfermedad concreta, de forma directa y específica”.

El proceso comienza con la selección del paciente, y una vez hecho, en el área de Terapia Celular, se le conecta a una máquina que procesa su sangre y separa las capas de células que tienen las células T. “Esos linfocitos T los enviamos a un laboratorio farmacéutico de referencia y ahí les hacen una modificación genética, de manera que ese linfocito lo vamos a modificar para que pueda actuar frente a un antígeno tumoral determinado, en este caso, hablamos del CD19 que es el que expresa el linfoma”. Para la doctora Guerra, la clave de este nuevo tratamiento “es que partimos de las células del paciente y lo transformamos en un medicamento de terapia avanzada”, subrayó.

El Hospital canario es uno de los nueve acreditados en toda España para realizar los CAR-T

decoration

Considerado como el “tratamiento más revolucionario contra el cáncer de esta década”, está indicado en pacientes que no responden a la terapia inicial, –a la que habitualmente lo hace el 50% de los enfermos–, o que van a recaer, lo cual limita su esperanza de vida a unos meses. “Con CAR-T van a tener tasas de respuesta que se acercan al 70% e incluso tasas de curación del 50%”, apuntó la doctora Perera, quien adelantó el objetivo de que en un futuro próximo se pueda acercar esta terapia a otras patologías oncológicas, no sólo dentro de la hematología, sino de cánceres de órganos sólidos.

Perera hizo hincapié en la importancia que tiene la selección del paciente para el éxito de una terapia tan compleja. “Cuando lo sometemos al tratamiento, esos linfocitos T se van a multiplicar dentro del paciente, van a ser capaces de reconocer, atacar y destruir a las células tumorales del enfermo. Esto es una batalla que se produce entre las células CAR-T y las células tumorales del enfermo, pero también son las responsables de los efectos indeseables, que no son pocos y en muchos casos son muy importantes. Por tanto, necesitamos que el enfermo esté en las mejores condiciones, para que pueda hacerle frente”.

Durante el tratamiento, el paciente está entre 20 y 25 días ingresado en la unidad de trasplante del centro grancanario con un personal muy especializado en el manejo de esta terapia.

Compartir el artículo

stats