Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Kika Fumero: “Hay más llamadas donde la vida de la mujer corre un peligro inminente”

“Hay más llamadas donde la vida de la mujer corre un peligro inminente”

La pandemia por coronavirus ha elevado el número de denuncias por violencia machista, un repunte que se ha ido manifestando a partir de la desescalada. La directora del Instituto Canario de Igualdad, Kika Fumero, asegura que tras el confinamiento, se ha producido un incremento en el número de llamadas al dispositivo de emergencia para mujeres agredidas, y también en el número de mujeres acogidas en los recursos alojativos de Canarias.

Los últimos datos en Canarias hablan de una bajada en el número de denuncias por violencia machista durante el confinamiento. ¿Cree que estos datos reflejan la realidad?

Durante el confinamiento efectivamente hubo una disminución de denuncias pero por razones obvias, estábamos todos encerrados en nuestras casas, y en las mujeres que están en una situación de violencia de género, la capacidad de movilidad se vio sumamente reducida, por lo tanto es obvio que hubiera una disminución. Es más, los únicos casos prácticamente que se llevaban desde los juzgados eran aquellos de gravedad extrema, donde corrían un peligro importante la vida de las mujeres. Hubo un descenso por eso, igual que lo hubo de las llamadas al vivir con el agresor.

¿Han notado un cambio en la etapa de desescalada?

Si, ha habido un aumento de denuncias. De hecho, esperábamos este repunte porque sabíamos que a partir de la desescalada la cosa iba a cambiar. Las mujeres, al haber vivido una situación de violencia continuada, sin tregua, porque el confinamiento era 24 horas, siete días a la semana, muchas iban a decir hasta aquí, no aguanto más esta situación. Y sabíamos que ahí iba a haber un peligro porque cuando la mujer dice basta, se exponen a que el agresor diga: o mía o de nadie. Tras el confinamiento han aumentado las llamadas de emergencia donde la vida de las mujeres corren un peligro inminente y la de sus hijas e hijos; han aumentado las activaciones del DEMA, el dispositivo de emergencia para mujeres agredidas, y también el número de mujeres acogidas en nuestros recursos alojativos, que de hecho en muchas ocasiones en algunas islas hemos tenido que aumentar.

¿Qué medidas se han tomado para hacer frente a la situación?

Para empezar hemos reforzado, la coordinación, el trabajo en equipo conjuntamente con los siete cabildos insulares, para estar muy pendiente de lo que pasaba.

Mascarilla-19 nació como recurso para ayudar a las mujeres víctimas de violencia machista durante el confinamiento, pero funcionó tan bien que sigue vigente. ¿Qué balance hace de esta iniciativa?

Hasta la desescalada el número de casos atendidos fue de 26. Ahora queremos firmar, antes de que termine el año, un convenio con los dos Colegios de Farmacéuticos de Canarias, para reforzar el recurso Mascarilla-19, especialmente en las islas no capitalinas, y también para dar formación al personal farmacéutico. Mascarilla-19 ha pasado de ser una iniciativa que nace en un momento concreto, a mantenerse como un recurso más al alcance de quien lo necesite. Lo importante de este proyecto no ha sido el número cuantificable, sino el impacto que está teniendo el hecho de que todas las farmacias de la Comunidad Autónoma de Canarias se hayan posicionado en su barrio y hayan dado un paso al frente para proteger a las víctimas de violencia de género que tenemos a nuestro alrededor. Eso crea una sensibilización y también un referente con respecto al resto de habitantes de la zona. Y también algo importante, que es el efecto disuasorio en los comportamientos de muchos agresores, porque saben que las farmacias está ahí, para dar protección a las víctimas.

“Vamos a reforzar con los farmacéuticos el recurso Mascarilla-19, sobre todo en las islas no capitalinas”

decoration

La crisis económica que deriva de esta pandemia puede ser un handicap más a la hora de que se denuncie la violencia machista. ¿Se contempla esta nueva realidad en las políticas de violencia de género?

Evidentemente, toda crisis y más la que tenemos hoy en día que es sanitaria, económica y social por la pandemia, ataca o incide principalmente en los eslabones más débiles de la cadena, y sabemos que en un alto porcentaje tiene rostro de mujer. Y esto claro que influye a la hora de denunciar o dar la alarma porque más allá de la dependencia emocional que ya hay en este tipo de violencia, porque quien te está agrediendo es la persona a la que quieres y con la que has construido un proyecto de vida, se añade la dependencia económica y la incertidumbre de qué va a pasar. Por eso es tan importante reforzar, no sólo nuestros recursos para dar cabida a más mujeres que van a necesitarlo, sino también el discurso desde los medios de comunicación y desde todas las áreas del Gobierno, y desde la sociedad, para que estas mujeres se sientan creídas y protegidas, que sepan que no están solas para que puedan dar el paso, no sumando una carga mental a la que ya tienen y a la que supone dar el paso y denunciar.

“A la dependencia emocional en este tipo de violencia, ahora se añade la dependencia económica”

decoration

¿Cuál es el balance actual en el ámbito de la violencia sexual. Cree que hay más sensibilización a partir de fenómenos como ‘La manada’?

Fénomenos como La manada a lo que han contribuido es a que se hable de la violencia sexual y de la violencia sexual en grupo, para que se ponga en la mesa, y desde ese punto de vista ha tenido un impacto positivo. Luego, habría que analizar el cómo se ha tratado mediáticamente, y qué referentes ha creado. Pero, el hecho de que se hable más, es positivo porque si no se habla es como si no existiera que es peor todavía y queda ahí soterrado y las víctimas sufriéndolo en silencio. Creo que La manada ha venido a poner de relieve esta violencia que ya existía. Apenas el 30% de las agresiones sexuales se denuncian, por lo tanto tenemos que poner ahí un foco y recursos. Es un reto el hecho de que cada vez se denuncie más y se ponga sobre la mesa esta realidad.

“Apenas el 30% de las agresiones sexuales se denuncia, por lo tanto tenemos que poner ahí un foco y recursos”

decoration

¿Considera que hay más casos de conductas machistas entre los jóvenes?

Yo estoy convencida de que hemos tenido un avance, antes se escuchaban más burradas. Lo que si pasa ahora, es que el sistema machista, patriarcal, es un sistema reaccionario. Como hemos avanzado, esos avances provocan que haya una reacción. Además, hemos trabajado mucho con las mujeres -y seguiremos haciéndolo-, empoderándonos, formándonos, quitándonos ese velo y poniéndonos las gafas violetas, pero es verdad que hemos trabajado mucho con ellas y poco con ellos. Entonces, ellos siguen reproduciendo y exigiendo un masculinidad hegemónica, que tiene cada vez menos cabida en la sociedad. Ahora que estamos exigiendo nuestros propios derechos, quien tenía los privilegios dicen a donde vas tu. Hay una reacción y eso es lo que está pasando, también entre la juventud, por eso es tan importante trabajar en las masculinidades igualitarias, con nuestros niños, adolescentes y jóvenes, compañeros de vida y los varones que nos rodean y queremos, para caminar de la mano en el avance hacia una sociedad igualitaria y democrática.

Compartir el artículo

stats