Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Crisis del coronavirus | Situación sanitaria en Canarias

El marinero ingresado en el Negrín tiene la variante de India

La mutación no es más dañina pero obligaría a revacunar | Los expertos insisten en la necesidad de proteger a todo el planeta

El buque ‘Cielo di Hanoi’ fondeado en La Luz. | | QUIQUE CURBELO (EFE)

El buque ‘Cielo di Hanoi’ fondeado en La Luz. | | QUIQUE CURBELO (EFE)

Canarias ratificó ayer su primer caso de la variante que se ha detectado en India (B.1.617) en un marinero del petrolero Cielo di Hanoi, que está en aislamiento en el Hospital Universitario de Gran Canaria Doctor Negrín desde el pasado martes. Se desconoce si los otros dos tripulantes positivos, alojados en un hotel de la capital, padecen la misma mutación del virus, así como el otro integrante de la tripulación fallecido el pasado 15 de abril. El barco, que iba camino de América, se encuentra ahora en cuarentena, fondeado más allá del muelle Nelson Mandela.

Aunque no hay datos claros que indiquen que esta variante provoque una Covid-19 más grave, su auge podría llegar a obligar a volver a vacunar a la población en las Islas antes de lo estimado –Pfizer ya había estimado la necesidad de una tercera dosis–. Tras la noticia y conociendo los precedentes, los expertos, que advierten que puede ser más contagiosa, pero no más virulenta, no descartan del todo la posibilidad de que la variante B.1.617 pueda diseminarse por el Archipiélago, aunque puntualizan que dependerá «de los eventos epidemiológicos de transmisión, puntuales o coincidentes, que puedan darse».

Aunque aún los estudios sobre esta nueva variante son muy preliminares, los primeros indicios muestran que podría ser más infectiva y escapar a la protección que procuran las vacunas actuales, lo que obligaría a crear unas nuevas y comenzar de nuevo la campaña vacunal en caso de que se expandiera sin freno por las Islas. Es una posibilidad que habría que ratificar ampliando el conocimiento científico sobre la variante, dado que en estos momento el hecho de que pueda escapar a la respuesta inmune –natural o provocada por las vacunas– forma parte de una sospecha científica.

Los científicos señalan que la mutación puede ser más contagiosa, pero no más virulenta

decoration

En India, el virus ha sufrido un total de 23 mutaciones del código genético con respecto a las que tenía originalmente. Siete se encuentran en la espícula o proteína S que forman la corona del virus y que el microorganismo utiliza como llave de entrada a las células humanas y de ellas, tres son las que «más preocupan» porque podrían conferirle la capacidad de escapar a las vacunas, sobre todo, es la que ha sufrido en la posición 484 de su cadena genética.

En este punto concreto de su código, el virus ha cambiado un aminoácido E (glutamato) por una Q (glutamina), y el producto final se asemeja mucho a un cambio que también se encuentra en la variante identificada en Brasil (P.1) y en Sudáfrica (B.1.351). «E484K –la mutación presente en ambas– se ha asociado con cierta capacidad de escape de la respuesta neutralizante por anticuerpos», explica el virólogo de la Universidad de La Laguna (ULL), Agustín Valenzuela, que incide en que por eso se «sospecha que podría aportarle la misma habilidad» a este nuevo cóctel de mutaciones.

En este nuevo contexto, las vacunas actuales podrían no estar preparadas del todo para proteger a la población contra este nuevo linaje del virus. En otras palabras, si la cepa se diseminara alegremente por Canarias, «tendríamos que volver a empezar de cero», como señala Amós García Rojas, jefe de epidemiología de la Dirección de Salud Pública del Gobierno de Canarias. El experto insiste en que las farmacéuticas tienen el potencial suficiente como para diseñar nuevas vacunas adaptadas al virus mutado en un tiempo récord. Sin embargo, eso significaría tener que volver a empezar de cero la campaña vacunal que se puso en marcha el pasado 27 de diciembre de 2020 en el Archipiélago y en toda Europa. «La misión del programa de vacunación se verá comprometida en su eficacia de proteger a las personas frente a la infección y respecto al control comunitario del virus», resalta Valenzuela. A pesar de no descartar en ningún escenario, García Rojas considera “va a ser más complicado” que la variante que se detectó en India el pasado 5 de octubre de 2020 pueda expandirse por Canarias. “Nuestra relación con India tiene más cortocircuitos que con Reino Unido”, asegura el epidemiólogo haciendo alusión a la rápida expansión de la variante detectada en ese país en diciembre (B.1.1.7) por las Islas. Cabe recordar que, si en diciembre la variante detectada en Reino Unido apenas representaba el 10% de los casos de Covid-19 diagnosticados en las Islas, en este marzo ya suponía más del 90% de todos los casos diagnosticados. Para Valenzuela, dependiendo de los «eventos epidemiológicos de transmisión» que pudieran ocurrir, esta nueva variante podría incluso desplazar a la británica, a pesar de que en estos momentos es la dominante.

El posible escape del virus al sistema inmune es aún una sospecha que la ciencia debe ratificar

decoration

«Si se genera alguna actividad donde coincidan un cierto número de personas y entre ellas hay personas infectadas por esta variante, si además no se controla el aforo, no se cumplen las medidas o aun cumpliéndolas, se está mucho tiempo en esa actividad con un número crítico de personas, de pronto se crea un evento predominante de transmisión comunitaria», explica el investigador.

«Si esto sigue ocurriendo, y en varios puntos a la vez, la variante se transmitirá con facilidad pudiendo llegar a desplazar a una anterior asentada en el territorio», insiste. Por esta razón, los expertos afirman que «no es un tema de nacionalidad». «El problema se genera cuando no usamos mascarilla, no hacemos un correcto lavado de manos o si estamos en espacios sin ventilación», ratifica García Rojas, que advierte que la rápida diseminación del virus por la India tiene más que ver con la pobreza que con que haya adquirido mutaciones que la hagan más virulenta. «La superpoblación, la pobreza, los eventos sociales o particulares, desarrollados sin control de aforo y seguridad mínima razonable promueven la transmisión de forma predominante de una variante y ayuda también a que emerjan nuevas mutaciones que pueden ser más preocupantes», puntualiza Valenzuela.

Soluciones globales

Si algo ha mostrado el virus con su continua tendencia a mutar para adaptarse, es que no tiene la intención de dar un respiro al planeta. Quizás sea por esto que el mantra más repetido entre los expertos haya sido, desde antes incluso de que hubiera una vacuna en el mercado: «hay que vacunar al unísono en todo el mundo». «No es solo por justicia social, es necesario para el análisis epidemiológico de los territorios», concluye García. Y es que, a un mayor libertinaje del virus por la sociedad –sin vacunas ni medidas de contención– más probabilidades de que cambie y se haga más infectivo, escape a los anticuerpos o se convierta en un patógeno más temible.

Esto se comprueba simplemente señalando a los lugares donde han aparecido nuevas variantes y sus políticas de contención del virus. «Las medidas muy laxas tienen una relación directa con estas mutaciones», señala García Rojas. Brasil, donde surgió la P.1, se ha llegado a calificar de «fábrica de variantes», dado que las medidas de contención, bajo el gobierno del negacionista Jair Bolsonaro, han sido prácticamente nulas. El presidente brasileño ha llegado a sugerir que el coronavirus forma parte de una «guerra química» iniciada por China y ha recomendado el uso de cloroquina para tratar la enfermedad pese a que su uso no está respaldado por la ciencia. Lo mismo sucede en la India, que ha enfrentado la crisis mundial de manera aperturista.

Las características de un virus mutado

Mutaciones. Una quincena de cambios

  • El gen S del virus ha sufrido un total de 15 cambios con esta variante, de los que tres son los más relevantes. Las tres mutaciones son L452R, P681R y E484Q. 

Características. Infectiva y escapista

  • Se asocian a un aumento de la transmisibilidad, la reducción de la neutralización de tratamientos y la posibilidad de escape a la protección de las vacunas. No obstante, se debe estudiar más para ratificar estas características.

En investigación. Variante de interés

  • La OMS la considera, por el momento, como una variante de interés (VOI, por sus siglas en inglés). En breve podría ser considerada bajo investigación (VUI, por sus siglas en inglés), más que una variante que preocupe (VOC, por sus siglas en inglés).

Compartir el artículo

stats