Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Canarias reduce las ratios en las aulas y contratará a más de 600 docentes

La Consejería pone en marcha medidas para mejorar la calidad pero garantiza únicamente el 25% del refuerzo del profesorado de este curso por el virus

Manuela Armas, ayer. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Manuela Armas, ayer. | | CARSTEN W. LAURITSEN

Canarias reducirá las ratios alumno-profesor en las aulas a partir del próximo curso 2021/2022. Así lo anunció ayer la consejera de Educación, Manuela Armas, quien informó de que esta reducción en el número de alumnos obligará a conformar más grupos por nivel, por lo que se ha proyectado la contratación de manera permanente de al menos 600 profesores en todos niveles educativos a partir de septiembre. Este anuncio garantiza únicamente el 25% de las contrataciones de refuerzo por el Covid. Estas son tan solo algunas de las medidas que se pondrán en marcha en el Archipiélago a partir del próximo curso con el objetivo de mejorar la atención del alumnado en las aulas. Estas medidas buscan «aumentar la calidad de la enseñanza», «priorizan la atención a la diversidad y tienen carácter permanente».

A partir del próximo curso se eliminarán los grupos mezcla en el tercer ciclo de Educación Primaria, correspondiente a 5º y 6º curso. Además, los grupos mixtos del segundo ciclo (4º y 5º curso) tendrán un máximo de 20 alumnos, frente a los 23 de la actualidad. En el primer ciclo (1º y 2º de Primaria), estos grupos se mantienen igual que en la actualidad, cuando ya se ha reducido la cantidad de estudiantes, pasando de 23 a 20 estudiantes por aula. En el caso de la Enseñanza Secundaria Obligatoria, la ratio se reducirá hasta los 27 alumnos por grupo, frente a los 30 de la actualidad. Esta acción se aplicará a partir del próximo curso en el primer curso de ESO y se extenderá al resto de cursos de manera progresiva.

En Bachillerato, la Consejería de Educación establecerá la ratio en 30 alumnos, «una cifra muy inferior a los 35 alumnos actuales», recordó Manuela Armas, quien añadió que «un número excesivo de estudiantes en las aulas no favorece las dinámicas grupales» y es contraproducente para esta etapa final de la formación. La bajada de ratios también se verá reflejada en la Formación Profesional (FP), donde se pasará a grupos de 12 alumnos, frente a los 15 de la actualidad. Además, Armas indicó que en el caso de la FP Básica se priorizarán los turnos de mañana.

Todas estas reducciones provocarán un aumento en el número de grupos por curso lo que obligará a la Consejería de Educación a contratar a algo más de 600 docentes para el curso 2021/2022. Se trata de una medida de «carácter permanente y definitivo», indicó Manuela Armas, quien añadió que estas incorporaciones se encuentran «al margen de otras posibles contrataciones derivadas de las medidas de seguridad que se aplican por la pandemia». En cualquier caso, explicó que el número de docentes de refuerzo necesarios para hacer frente a la crisis sanitaria el próximo curso se dará a conocer a mediados de julio. Este curso, estas contrataciones han superado los 2.500 profesores.

En el caso de la Formación Profesional, los cambios no se limitarán únicamente a la reducción del número de alumnos por aula sino que además, en el caso de los grupos en los que el número de alumnos de habla no hispana sea significativo, se aplicarán medidas para el aprendizaje del español como segunda lengua. Si el centro cuenta con un educador social dentro del Proyecto PROA+, el alumnado de FP Básica será tenido en cuenta en la programación de sus actividades. Además, la FP Adaptada contará con el perfil profesional del educador en caso necesario.

La atención a la diversidad es una de las principales líneas de trabajo de la Consejería de Educación de cara al próximo curso. El director general de Ordenación, Innovación y Calidad, Gregorio Cabrera, explicó que las distintas respuestas de atención particularizada se mantendrán y reforzarán, con recursos extraordinarios de profesorado y programas de mejora del aprendizaje. Los programas PEMAR (2º y 3º de ESO) y postPEMAR (4º de ESO) se mantendrán con más horas y la mejora psicolingüística y científico-tecnológica, mientras que el proyecto PROMECO, que implica tutorías individualizas para alumnado con dificultades para relacionarse, y las aulas de acogida, presentes en zonas con mucha población migrante, seguirán en marcha mejorando sus servicios ya que se reducirá el número de alumnos necesarios para asignarles recursos.

El próximo curso se pondrán en marcha 14 nuevas aulas enclave, de las que 11 serán para Infantil y Primaria y tres para Secundaria. Además, se reforzará el personal de los centros de educación especial. Una de las principales novedades es que los centros que desarrollaban programas de pilotaje de acompañamiento TEA contarán ahora con esta medida de forma permanente. A todo ello se suma que Canarias dispondrá el próximo curso de su primer centro bilingüe de español y de lenguaje de signos para Infantil y Primaria y que algunos centros AICLE ampliarán su apoyo al bilingüismo para niños de 3 a 5 años.

A partir del próximo curso, el programa esTEla sustituirá a Impulsa y Tránsito en 60 distritos aunque inicialmente estaba proyectado únicamente para 35 áreas del Archipiélago. Esta iniciativa acentuará la educación emocional junto a la científico-técnica, la tecnológica y la humanística.

Compartir el artículo

stats