Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

CRISIS DEL CORONAVIRUS | Sanitarios ante la quinta ola

Cuando la fatiga pesa

Los talleres de gestión de las emociones que imparte el servicio de Psiquiatría del Insular-Materno Infantil ayudan a centenares de profesionales a reducir la frustración

El psicólogo clínico Héctor Montesdeoca, en el Hospital Universitario Insular de Gran Canaria. | | ANDRÉS CRUZ

La pandemia de coronavirus ha alterado la salud de muchos sanitarios, pues les ha llevado a sufrir insomnio, ansiedad y, en algunos casos, a desarrollar cuadros depresivos. Y es que han tenido que enfrentarse a una patología con múltiples caras, utilizando todas las armas disponibles, aunque el cansancio, la fatiga y la carga emocional pesen. Para reducir la frustración, desde marzo del pasado año, el servicio de Psiquiatría del Complejo Hospitalario Universitario Insular-Materno Infantil (Chuimi) puso en marcha, junto con la Gerencia, unos talleres que han tenido muy buena acogida por parte del personal. «Los profesionales consideran que estas actividades son convenientes, necesarias y válidas para gestionar el estrés. Ahora estamos ampliando los grupos de trabajo, ya que hemos asistido siempre a grupos pequeños», explica Héctor Montesdeoca, psicólogo clínico del complejo capitalino y responsable del desarrollo de esta iniciativa.

Según relata Montesdeoca, entre enfermeros, médicos, auxiliares, administrativos y personal de recursos humanos, ya son más de 700 los profesionales que se han podido beneficiar de estas acciones, pues el proyecto ha querido ir más allá e incluir también a los trabajadores del hospital que pertenecen a otros gremios. «Todavía es pronto para hacer valoraciones porque aún estamos con la fatiga del desgaste, pero entendemos que cuando esto acabe podremos examinar el aprendizaje», indica. Para después añadir que los análisis preliminares muestran «una clara reducción» del nivel de ansiedad.

De hecho, para que los talleres puedan llegar a más empleados, desde el próximo mes estarán disponibles en formato digital. «Estamos grabando todas las actividades que estamos haciendo para que la iniciativa siga creciendo y pueda estar disponible en formato online», detalla el psicólogo clínico.

50 sesiones en dos meses

Solo en los primeros dos meses se llevaron a cabo 50 sesiones de mindfulness –atención plena– en el centro, que estuvieron dirigidas a la plantilla de Urgencias, Medicina Interna, Neumología, Cuidados Intensivos y plantas Covid. «Ahí empezamos a ver que el Programa de Regulación Emocional funcionaba, lo que nos motivó a seguir trabajando la resiliencia», valora.

De este modo, los sanitarios de primera línea pudieron hacer un alto en el camino y empezar a ver la crisis desde otro ángulo, sin estar tan contagiados por el miedo y el estrés que puede crear la presión asistencial y las vivencias diarias en las áreas en las que desarrollan sus funciones. «Entre marzo y mayo atendimos a 200. A partir de ahí hicimos una pausa, pero ese fue el arranque de estas actividades», apunta.

Fue a raíz de la incursión de la segunda ola cuando los profesionales de Intensivos del Hospital Insular contactaron con los psicólogos para solicitar una nueva activación del protocolo ante la creciente llegada de pacientes aquejados de la infección por SARS-CoV-2. «En septiembre recibí una oferta para cambiar mi contrato y dedicarme exclusivamente a estos trabajos. Entonces, pudimos llegar a otras plantas e implicar, incluso, a 200 administrativos del hospital», remarca el psicólogo.

Pero, ¿quiénes son los profesionales que se han mostrado más afectados? Héctor Montesdeoca es contundente al respecto. «Las plantas que más sufren son Urgencias, Intensivos, Medicina Interna y Neumología. Sin embargo, el manejo de las emociones depende más de la personalidad que del puesto laboral que se desarrolla», destaca.

Recientemente, los profesionales del Materno de las áreas de Ginecología y Pediatría han pedido contar con estas actividades de apoyo, por lo que el propósito es incrementar en 300 la cifra total de inscritos antes de que concluya el año, lo que permitirá alcanzar el millar desde el comienzo de la crisis sanitaria.

Por lo que concierne a los próximos cursos que se activarán, el psicólogo asegura que está previsto iniciar en octubre el taller denominado Fatiga por empatía, que ya cuenta con una experiencia piloto con los profesionales de Medicina Interna. Además, en colaboración con la Universidad de La Laguna (ULL), se pondrá en marcha en enero un curso de prevención de burnout –síndrome del trabajador quemado–, que permitirá analizar el impacto que ha tenido la pandemia en el colectivo.

«En esta investigación estamos involucrados diez profesionales –seis del Chuimi y cuatro de la institución educativa–. La ULL se ha comprometido a realizar toda la parte evaluación y nosotros aportaremos la intervención clínica y las guías», apostilla Montesdeoca.

De este modo, a través del trabajo colaborativo, los expertos pretenden seguir avanzando en las terapias dirigidas a un colectivo que no deja de batallar contra una enfermedad que ya ha afectado a más de 91.000 personas en el Archipiélago.

Compartir el artículo

stats