Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Universidad
José Luis Trenzado Diepa Vicerrector de Cultura, Deporte y Activación Aocial de los Campus de la ULPGC

«La Universidad debe contribuir a elevar la oferta cultural de la ciudad»

El vicerrector José Luis Trenzado, en su despacho en la sede institucional de la ULPGC. |

Fundador del Aula de Cine de la Universidad de Las Palmas, José Luis Trenzado desembarca en el Vicerrectorado de Cultura, Deporte y Activación Social de los Campus para dar un giro radical a la política cultural universitaria. Teatro, cine, arte, música, gastronomía..., adquiren otra dimensión en la marca ULPGC, al tiempo que asume nuevos retos en publicaciones, programas formativos y divulgación científica.

¿Cuál es su hoja de ruta en el ámbito de la cultura?

El planteamiento inicial es que este Vicerrectorado cambie de dirección. En los últimos años la actividad cultural en la Universidad ha quedado reducida prácticamente a la nada. Esto ha provocado un efecto, en mi opinión, doblemente perverso, y es que la Universidad, que debe ser un centro de creación y fomento de la cultura, deja de estar en el panorama de observación y, de manera coherente con eso, pierde presencia social. Eso deviene en un desinterés, cuando no un desconocimiento, por parte del estudiantado de nuestra Universidad. Se perdieron muchas cosas y ahora, frente a la casi nada que nos encontramos, lo que se está haciendo es crear mucho más.

¿Ha existido una «etapa dorada» de la cultura en la ULPGC?

En el 2003, en la legislatura de Manuel Lobo como rector, creamos el Aula de Cine que, junto con el Aula de Jazz son las dos únicas cosas que han sobrevivido al paso de todos los equipos rectorales y la única marca cultural reconocida. En aquel momento el acrónimo ULPGC en los medios estaba casi siempre vinculado a una actividad cultural, teníamos un grado de presencia en medios muy fuerte. En el curso 2006-2007 hice un intento de traer artes escénicas al Paraninfo, teatro de nivel, pero con la llegada de José Regidor como rector desapareció ese proyecto y nunca más se retomó. Y esa es una de las cosas que más quiero impulsar en esta legislatura. De hecho, ya el próximo viernes, día 22, va a haber aquí una obra que se llama Amor, amor catástrofe, que estaba en la sala pequeña del Teatro Español este verano en Madrid, con lleno total.

«La Universidad no hará competencia al Cuyás o al Guiniguada, vamos a complementarnos»

decoration

¿Se van a convertir en una sala más del circuito de las artes escénicas?

Así es, esto va a ser una sala más, vamos a incorporar el teatro, teatro, tipo Cuyás. Ese es nuestro objetivo, desarrollar los dos grandes ejes que tengo en la sede institucional de la ULPGC, que son el Paraninfo y la sala de exposiciones. Respecto al Paraninfo, sé que es más complicado porque no es una sala de teatro al uso y las compañías que vengan van a tener que hacer un pequeño esfuerzo de comprensión y adaptación al espacio escénico.

¿No teme que se tache a la ULPGC de hacer competencia desleal en este sentido?

Si vamos a mirarlo en sentido estricto, financiación pública tienen prácticamente todos, porque aquí salas privadas, privadas, no hay. Creo que el término de competencia es inexacto y además, no dimensiona bien cuál es nuestra pretensión. La Universidad debe contribuir a elevar la oferta cultural de la ciudad. Las Palmas de Gran Canaria es la octava o novena ciudad en términos de relevancia e importancia en el contexto nacional, y si en todo tenemos una dimensión grande, en la cultura no puede ser menos. Estamos construyendo una Universidad de primera división y tenemos que tener en esta ciudad una oferta cultural del mismo nivel. La Universidad complementa o suplementa lo que ya hay, no pisa a nadie, no le voy a hacer competencia al Cuyás, pero si voy a traer cosas que el Cuyás no trae, y lo mismo con el Guiniguada, vamos a complementarnos, queremos constituirnos como una sala más dentro del circuito de las artes escénicas, y en otras áreas.

Hablaba antes de recuperar la sala de exposiciones.

Así es, se cerró hace mucho tiempo por cuestiones de diversa índole, y ahora se vuelve a abrir y con la pretensión de ser una sala más dentro del circuito expositivo. Tiene grandes prestaciones que queremos optimizar, y por eso lo vamos a abrir desde la calle Bretón, de manera que se pueda acceder a la sala, independientemente del acceso institucional, con una señalética adecuada. Ya tenemos programada la primera de las exposiciones para noviembre, una extensa de Pedro Lezcano Jaén, con obras de coleccionistas privados, obra nueva. Seguimos luego con una de la Real Academia de Bellas Artes que va a comisariar Flora Pescador, y por en medio habrá una reposición del gran fotógrafo Francisco Rojas.

El vicerrector José Luis Trenzado en un momentode la entrevista. | | JOSÉ CARLOS GUERRA

¿Cuáles son los primeros pasos que darán en el ámbito de la música?

Por lo pronto volvemos a tener una orquesta en funcionamiento. La Orquesta Maestro Valle que dirige José Brito fue en su origen orquesta universitaria, y por razones que no vienen al caso, hubo un desencuentro con la Universidad y se alejó durante un tiempo. Ahora hemos logrado que José Brito se reintegre de nuevo y vuelve a ser otra vez Orquesta Universitaria Maestro Valle. También contaremos con actuaciones de la Filarmónica de Las Palmas, la Comunitaria de Gran Canaria…, y estamos abiertos a brindarnos como un espacio en el Paraninfo a otros tipos de música a través del Aula de Jazz, música indie...

«No sé cuál será el destino del Monopol pero quizás el Aula de Cine podría tener ahí un espacio»

decoration

Como impulsor del Aula de Cine en la ULPGC, ¿qué proyectos tiene para mejorar la oferta en este campo?

Abriremos de nuevo nuestra sala de exposición en el edificio de Humanidades. La cinefilia más rotunda de nuestra ciudad tiene un punto ahora mismo de inflexión extraña marcado por el cierre del Monopol. Uno de esos espacios lo cubre la Asociación Vértigo que lleva muchos años haciendo una labor extraordinaria en el CICCA y Casa de Colón, pero finalmente el Aula de Cine se ha convertido en esa especie de mascarón de proa para reconducir toda esa cinefilia, tras perder el liderazgo del Monopol, y dar la posibilidad de que el cine de autor pueda tener sentido aquí. No sé cuál será el destino del espacio Monopol, igual no sería mala idea que lo valoremos todas las instituciones que tengamos cierto interés en él, desde el Cabildo, el Ayuntamiento, el Gobierno de Canarias y la propia ULPGC, porque ahí hay un espacio en un lugar muy privilegiado, al que podría dársele un uso de interés para nuestra ciudadanía. El Aula de Cine tiene un espacio de exhibición extraordinario en el edificio de Humanidades, pero lo podría tener en su día ahí también, aunque de momento eso no es un proyecto firme, sino un pensamiento.

¿No teme que la oferta cultural de la ULPGC se asocie sólo a la comunidad universitaria como destinatarios?

Estamos creando una oferta absolutamente para toda la sociedad. Eso es muy importante, porque es algo que se llegó a lograr en esta Universidad y yo espero recuperar ahora, aprovechando la salida de la pandemia. A mi la vida que me gustaba de esta Universidad es cuando se abrían las puertas de este edificio con motivo de cualquier evento cultural, pero simultáneamente se abrían las puertas de la sala de exposiciones, se podía ver el patrimonio artístico de nuestra Universidad que está por todos los pasillos. Eso posibilitaba a un sector de la sociedad, que no es habitual visitante del edificio, que son los familiares de nuestros alumnos, entrar a la sede institucional de la ULPGC y verla por dentro, tomar algo en la cafetería, cruzarte con el rector, con un vicerrector, y poder interactuar con aquellas personas en las que has depositado la confianza en la formación y el futuro de tus hijos. Posibilitaremos que conozcan aquello que están financiando, y como se está trabajando para devolvérselo, formando buenos profesionales, pero además personas tremendamente enriquecidas, competentes, conocedores y disfrutadores de la cultura.

¿Las aulas culturales de la ULPGC entran dentro de su proyecto o van a desaparecer?

El modelo de aulas culturales funcionó cuando lo creamos en su día Alejandra San Juan -vicerrectora de Cultura en la segunda legislatura de Manuel Lobo- y yo, y lo hizo porque veníamos de un modelo en el que ni siquiera existía el Vicerrectorado de Cultura como tal, sino Extensión Universitaria donde cabía todo, era una especie de cajón de sastre. Se extrae de ahí, se le da identidad y se vertebra a través de un modelo de aulas culturales, unas se convirtieron en elementos de generación de cultura que todavía hoy sobreviven (Cine, Jazz, Humor), y en otros casos fueron elementos más episódicos, que desarrollaron un conjunto de actividades y luego desaparecieron. El problema del modelo de aula cultural en general, es que como no hay retribución, depende mucho de la voluntad y el ímpetu de la persona que la lleve. Ahora mantendremos esa especie de estructura temática de las aulas, sobre todo para dar un sustento jurídico a todos esos espacios, pero iremos evolucionando a un modelo, que es el que estoy creando, que es el futuro Centro de Iniciativas Culturales de la ULPGC (CIC-ULPGC), un modelo muy extendido en otras universidades donde se congrega todo, las aulas se diluyen en favor de una única oferta donde cada uno contribuye con su parte.

La gastronomía es otra de las áreas que van a alcanzar un gran protagonismo en esta legislatura. ¿Qué proyectos hay en este sentido?

Esa es una idea de Lluis Serra que va a dirigir Javier Aranceta y que coordina Vanessa Santana, que es el HUB Gastronómico ULPGC, que se presentó el viernes, donde hay un potencial de desarrollo muy grande, tanto de tipo cultural, como en términos de salud, ciencia, restauración, gastronomía… Se pretende hacer mucha formación en este ámbito y tiene un potencial de crecimiento extraordinario, pero está todavía en fase de definición. Tenemos el proyecto en la cabeza, pero se irá desarrollando sobre esa estructura y creciendo. Va a ser, sin duda, una de las ofertas más interesantes de la Universidad.

«Queremos ser un canal constante de conocimiento científico y humanístico para la sociedad»

decoration

La activación de los campus es otra de las patas de su Vicerrectorado y una de las apuestas más firmes del equipo rectoral ¿Cuáles son las acciones previstas en esta área?

El objetivo es esencialmente volver a recuperar el pulso de la actividad en la ULPGC. El problema al que pretendo dar solución es anterior a la pandemia. Había un desafecto del estudiantado y de la comunidad universitaria en general por la institución, que luego se vio en números genéricos y objetivos como el de las matriculaciones, que pretendemos corregir y revertir. La gente no hace vida en la Universidad, viene, cumple con sus clases y sobre la marcha se va. Cuando quieres activar la vida en los campus lo que quieres es llevar a los centros actividades de tipo cultural y deportiva, aprovechando la potencialidad de los campus que tenemos. El Campus de Tafira es de primerísimo nivel en cualquier contexto, está a las puertas de la ciudad, y es un espacio campestre donde es posible el senderismo y muchas otras actividades. Queremos reactivar el restaurante que había allí, e incluso abrirlo fuera de horario lectivo, que el campus sea un espacio que la ciudadanía pueda ir a visitar, hacer senderismo, comer... En el Campus de Humanidades queremos hacer lo mismo, que esa cafetería de Humanidades que está en el centro de la ciudad sea un espacio de desarrollo y encuentro cultural de los estudiantes. Es el modelo anglosajón de los campus, donde estudiantes con intereses comunes se reúnen, hablan, hacen vida, se enamoran, toman café, estudian… Y eso va vertebrado además por el sentido de la identificación con la institución. Que se vea una efervescencia en los campus que ahora no se percibe, y como una bola de nieve, eso va a ir retroalimentando el crecimiento de la propia Universidad y su penetración en la sociedad.

¿Además de enriquecer la oferta de actividades en los campus, van a impulsar un cambio de mentalidad?

Efectivamente, lo que pasa es que eso exige también que la gente se vea con la capacidad de tener oportunidades. Por ejemplo, es virtualmente imposible tener un modelo de cafetería, tipo gastronomía vending con máquinas expendedoras automáticas y espacios con dos microondas, cuando la cafetería es un espacio esencial, donde pivota gran parte de la vida universitaria en los campus. Si tú, vas a ese modelo vulneras un principio que tiene que ver con la salud -el HUB gastronómico también incidirá mucho en esto, en nutrición saludable en los campus-, dejas huérfano de espacios de reunión a la gente, y hasta a los propios profesores. La vida se ve cancelada, y la mentalidad decae porque no ves a la Universidad como un sitio donde puedas desarrollar vida social.

Además de la cultura y la activación de los campus, ¿qué otras competencias asume dentro de su Vicerrectorado?

Ciertamente, a este Vicerrectorado todo el mundo lo identifica con cultura, pero además lleva dos cosas esenciales, y una tercera en fase de creación. Una es el servicio de publicaciones, que se adscribe a este Vicerrectorado y que lleva un desarrollo enorme. En estos momentos estamos preparando una colección que se llama Diálogo vivo ULPGC, donde hacemos una revisión de toda la historia de esta Universidad. Este es un proyecto muy bonito e interesante que nunca se había hecho. En general, queremos potenciar el sello editorial ULPGC. La segunda cosa que asumimos en este Vicerrectorado y que antes estaba vinculado al de Títulos, son los Programas Formativos Especiales para mayores de 55 años, cuyo curso inauguramos el pasado lunes, y que son Peritia et Doctrina, y los Diplomas de Estudios Canarios (2003), Europeos (2009), Africanos (2014), Latinoamericanos (2017), y este año hemos creado uno nuevo que es el Diploma de Estudios Científicos y Tecnológicos.

«En los últimos años la actividad cultural en la ULPGC se quedó prácticamente reducida a la nada»

decoration

Hablaba de un tercer proyecto en fase de creación.

Se trata de la puesta en marcha de una unidad de divulgación científica. Aquí la divulgación científica se está haciendo a través del Parque Científico Tecnológico de la ULPGC, de la plataforma The Conversation…, son cuestiones muy puntuales, pero no se había creado hasta ahora una unidad de divulgación. Si algo ha probado la ciencia es su valía en estos últimos años, desde la pandemia de la que nos ha sacado la ciencia, y ahora con el volcán de La Palma, estamos pudiendo hacer muchas cosas gracias a la ciencia, por lo tanto, es necesario divulgar, que haya una transferencia de ese conocimiento científico al conocimiento general de la sociedad. En este sentido se va a crear una unidad de divulgación científica, que con toda seguridad va a dirigir el profesor Jesús García Rubiano, y va a canalizar y aglutinar en torno a la unidad todos los agentes desde el Museo de la Ciencia y la Tecnología hasta cualquier iniciativa divulgativa. Queremos ser un canal constante de transferencia de conocimiento científico y humanístico a la sociedad.

Compartir el artículo

stats