Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Las Islas inician la doble vacunación entre las personas mayores de 70 años

La campaña antigripal arranca en el Archipiélago junto con la administración de la tercera dosis de refuerzo contra el coronavirus a este grupo etario

Inicio de la campaña de vacunación en Canarias JC Castro

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Inicio de la campaña de vacunación en Canarias Yanira Martín

La campaña de vacunación contra la gripe arrancó ayer en todos los centros de salud del Archipiélago, y en los puntos de inoculación masiva, coincidiendo con el inicio de la administración de la tercera dosis de refuerzo contra el Covid a los mayores de 70 años. Desde las 10.30 horas, decenas de personas que habían solicitado cita aguardaban su turno en el centro de salud de Alcaravaneras, donde se esperaba inmunizar frente a la influenza a 50 personas, de las cuales más de una veintena iba a recibir, además, la tercera inyección contra el coronavirus por estar dentro del grupo etario. «La consigna es que las citas estén centralizadas por el teléfono 012 porque tiene un algoritmo de trabajo para el tratamiento de las llamadas, de tal forma que cuando un paciente contacta para pedir cita lo primero que se le pregunta es su edad y si está dentro de los grupos de riesgo para asignarle la vacuna que le corresponde», explicó la doctora Virginia Cabrera, directora de la zona básica de salud de Alcaravaneras. 

Según garantizó la facultativa, este centro de salud tiene capacidad para administrar la vacuna antigripal a 96 personas cada día –de lunes a viernes–, pero las primeras jornadas son «excepcionales». Sin embargo, las agendas de este espacio sanitario ya se encuentran llenas hasta el 14 de diciembre. «Tenemos captados a todos los pacientes mayores de 70 años para que reciban la vacuna contra la gripe y la tercera dosis contra el Covid. Los hemos llamado nosotros mismos», informó. No obstante, a la citación se sumará la captación oportunista. 

El centro de salud de Alcaravaneras tiene las agendas llenas hasta el 14 de diciembre

decoration

Por lo que concierne a los mutualistas, la directora de esta zona básica de salud indicó que aquellos que no tienen concertados sus servicios con la sanidad pública «se les ofrece la vacuna contra el Covid-19», pero deben ser las mutualidades las que faciliten el acceso a la profilaxis de la gripe. 

Tal y como comunicó el consejero de Sanidad del Gobierno de Canarias, Blas Trujillo, el pasado 20 de octubre, para desarrollar la nueva campaña, la comunidad autónoma cuenta con 261.500 unidades de los sueros contra la influenza, una cantidad que podrá incrementar si la demanda lo requiere. La inversión está cifrada en 1.801.500 euros. 

Cabrera recordó que se administrarán tres tipos de compuestos tetravalentes –formados por cuatro cepas–. Uno de ellos se encuentra comercializado bajo el nombre de Vaxigrip y está indicado para las embarazadas y para los pacientes de seis meses a 59 años que están aquejados de patologías crónicas o de riesgo. Otro, llamado Flucelvax, se destina a los sanitarios y a las personas a partir de 60 años. Asimismo, para los ancianos institucionalizados de 90 años en adelante se encuentra Efluelda, que en palabras de la profesional, «tiene una carga antigénica muy alta».

 Hay que señalar que las contraindicaciones para recibir las vacunas antigripales pasan por haber experimentado una reacción alérgica grave, con un cuadro de anafilaxis; estar pasando por una infección moderada o grave; o haber padecido el síndrome de Guillain-Barré –una patología neuromuscular– en los seis meses posteriores a la administración de algunas de las vacunas. Además, las personas alérgicas al huevo, no pueden recibir el suero de Efluelda

Roberto Labín, de 83 años, fue una de las personas que se animó a acceder este jueves a la doble vacunación. «No tengo ningún tipo de molestias», dijo, después de recibir la tercera dosis de Pfizer en el brazo izquierdo y la vacuna antigripal en el derecho. Sin embargo, a pesar de contar con la protección necesaria, se siente inseguro y tiene muy claro que seguirá usando mascarilla. «Me parece muy duro lo que han sufrido muchísimas personas con Covid en las ucis. Tengo un amigo que todavía camina con muletas y ya hace seis meses que salió. Otro, que podría ser mi hijo, está tocado del hígado y cogió el virus en un gimnasio», manifestó con asombro. 

"Me parece muy duro lo que han sufrido muchas personas en las ucis", dice Labín

decoration

Giani Zangrossi, de 84 años, también fue citado en la mañana de ayer en el centro de salud de Alcaravaneras para recibir los dos pinchazos. «Es importante que todos nos vacunemos, por lo que no se puede rechazar una oportunidad así», expresó con firmeza. Si bien es cierto que reconoció que es la primera vez que participa en la campaña de la gripe. «Me lo he pensado mucho, pero creo que es mejor estar bien protegido», aseveró. 

Un poco más alejada se encontraba Rosario Medina, de 81 años, una mutualista de Muface que ayer recibió la tercera dosis de Pfizer y que la próxima semana accederá a la vacuna de la gripe a través de su compañía. «La gente tiene que venir a vacunarse. No es de buen recibo que yo lo haga y que luego haya dos o tres vecinos que cojan el virus por no querer hacerlo. Es una cuestión de responsabilidad», valoró, mientras cumplía con los 15 minutos de espera que recomiendan los sanitarios por si se produce algún tipo de reacción adversa. 

Lo cierto es que Virginia Cabrera se mostró satisfecha con la respuesta a la campaña. «Los mayores están entendiendo que es fundamental vacunarse contra los dos virus para evitar la coinfección y, por tanto, lograr reducir los ingresos y el riesgo de mortalidad». 

En concreto, la población llamada a la inoculación contra la gripe son las personas mayores de 60 años, los pacientes crónicos, los inmunodeprimidos, las embarazadas, los profesionales sanitarios, las personas que cuidan a pacientes vulnerables y los colectivos esenciales. «No debemos olvidarnos de las personas que ejercen sus funciones en granjas agrícolas o porcinas, ya que si el virus de la influenza infecta a un animal podría crear un serotipo diferente para el cual no están preparadas las vacunas», advirtió la doctora Cabrera. 

Compartir el artículo

stats