Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Más de un tercio de los niños y adolescentes que han estudiado online por la pandemia muestran altos niveles de ansiedad

Los datos se desprenden de un estudio realizado por la Universidad de Alicante junto a la Universidad de Málaga y el Hospital Vithas Xanit Internacional, y publicado en una revista científica

Un adolescente estudiando en casa.

Más de un tercio (36,4%) de los niños y adolescentes que cursaron sus estudios en modalidad online durante la pandemia mostraron altos niveles de ansiedad, el 32, 4% niveles medios y el 31 % presentó niveles bajos. Son los datos que se desprenden del estudio publicado en la revista International "Journal of Environmental Research and Public Health", titulado “Implicaciones del modelo de enseñanza online derivado de la situación de encierro del covid-19 para la ansiedad y el funcionamiento ejecutivo en niños y adolescentes españoles”. El estudio ha sido realizado por investigadores de la Universidad de Alicante (UA), el Hospital Vithas Xanit Internacional y la Universidad de Málaga (UMA).

En cuanto al sexo, el estudio determina que los varones muestran mayores porcentajes de ansiedad media (34,6 %) y baja (31,8 %), en contraste con las mujeres, en las que los niveles altos aparecen en un 40 %. Con respecto a la edad, el estudio observa que el grupo de 11 a 18 años muestra mayor puntuación en ansiedad baja que el de 6 a 10 años, lo que significa que el grupo con edades comprendidas entre 6 y 10 años han padecido niveles más altos de ansiedad que el grupo de 11 a 18 años.

En conclusión, señala uno de los autores del estudio, Ignasi Navarro, del departamento de Psicología Evolutiva y Didáctica de la Universidad de Alicante, “los niños, niñas y adolescentes que han sufrido aislamiento durante un periodo prolongado de tiempo han presentado rasgos medios y altos de ansiedad estado. Esta ansiedad general afecta a las funciones ejecutivas, es decir, al conjunto de aptitudes cognitivas que interceden en muchos procedimientos de la vida cotidiana, tanto en el ámbito de autorregulación cognitiva como emocional”. Esto se traduce en jóvenes irascibles, nerviosos, aburridos, desorganizados y con una importante pérdida de hábitos en general, tanto en el ámbito familiar como en el académico.

“Las datos del estudio deben interpretarse desde una mirada holística de la situación vivida durante el covid y cómo ha afectado a los diferentes rangos de edad que componen nuestra sociedad”, indica el investigador de la UA. “Hay que tener en cuenta que tanto los niños y niñas en edad escolar, como los adolescentes, necesitan como herramienta básica para su desarrollo psicosocial el contacto con sus iguales. Por lo tanto, entender la gravedad de sustituir la presencialidad en las aulas por una docencia virtual o semipresencial, alejados de aquellos con los que comparten intereses, complicidades y que son fuente de desarrollo emocional, es fundamental para valorar los resultados del estudio. Partiendo de este punto, podemos imaginar que una situación de aislamiento social, afecta a nivel emocional a toda la población, pero especialmente a nuestra muestra de estudio: niños, niñas y jóvenes de 6 a 18 años”, explica Ignasi Navarro.

La importancia de los resultados reside principalmente en la toma de conciencia acerca de las consecuencias de privar de contacto social a determinados sectores de la población, con una mayor incidencia en la infancia y la juventud. “Durante la pandemia se ha demostrado que las escuelas, los institutos y las universidades han sido espacios seguros, no han sido focos de propagación de la enfermedad. Por lo tanto, es importante trabajar la concienciación de la población y la asunción de responsabilidades individuales como herramienta de lucha contra futuras pandemias, evitando a toda costa el aislamiento social y los perjuicios que de él se derivan”, añade Navarro.

 Muestra

Publicado recientemente en la revista internacional de Investigación Ambiental y Salud Pública “International Journal of Environmental Research and Public Health”, el grupo de investigación responsable del estudio evaluó una muestra de 953 niños y adolescentes durante el mes de abril de 2020 a través de un cuestionario en línea que se difundió a través de redes sociales y medios de comunicación locales. Con este estudio, los autores han tratado de responder a una serie de objetivos que pasan por describir la prevalencia de la ansiedad estado, que es aquella que aparece en un determinado momento por una causa específica y modificable en el tiempo, en un periodo de modalidad educativa online; examinar si existen diferencias por sexo y edad; abordar los efectos del encierro en las dimensiones del funcionamiento ejecutivo, autorregulación emocional, flexibilidad cognitiva y planificación/organización; analizar la relación entre las dimensiones del funcionamiento ejecutivo y el estado de ansiedad, y establecer las diferencias en el estado de ansiedad entre sexos, según el nivel de funcionamiento ejecutivo.

El equipo de trabajo lo forman Ignasi Navarro y Marta Real del Departamento de Psicología Evolutiva y Didáctica de la UA; Borja Costa del Departamento de Psicología de la Salud de la UA; Rocío Lavigne del Departamento de Psicología Evolutiva y Educación de la UMA; Marta Sánchez psicóloga del centro neuropsicopedagógico de Málaga Neuropsipe, y la psicóloga infantil del Hospital Vithas Xanit Internacional Rocío Juárez.

Compartir el artículo

stats