Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

La ULPGC logra completar el ciclo para el cultivo de la lisa amarilla

El grupo de Acuicultura del Instituto Ecoaqua obtiene las primeras puestas naturales y viables de esta especie de alto valor culinario

La investigadora principal del proyecto, Lidia Robaina, en el área de Acuicultura del IU-Ecoaqua, en Taliarte. | | LP/DLP

Investigadores del grupo en Acuicultura (GIA) del Instituto Universitario de Investigación en Acuicultura Sostenible y Ecosistemas Marinos de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) han logrado completar, tras tres años de trabajo, el ciclo de cultivo de la lisa amarilla -cuyo nombre científico es Liza aurata- tras obtener las primeras puestas naturales y viables de esta especie de gran sabor y alto valor culinario, en las instalaciones del IU-Ecoaqua en el Parque Científico Tecnológico Marino de Taliarte.

La ULPGC logra completar el ciclo para el cultivo de la lisa amarilla

Un hito que abre las puertas a un prometedor nicho de mercado, de interés internacional, «y supone un paso adelante hacia la viabilidad de un acuicultivo sostenible de este pez, de consumo ancestral en Canarias, asociado, en parte, a su presencia en los estanques de entrada de agua a las salinas insulares, y altamente apreciada por su calidad, su alto valor culinario y su exquisito sabor», indicó la investigadora principal del proyecto, Lidia Esther Robaina.

La ULPGC logra completar el ciclo para el cultivo de la lisa amarilla

Dentro de los estudios desarrollados por el grupo de investigación GIA con peces omnívoros marinos, gracias a los permisos otorgados por la Consejería de Pesca del Gobierno de Canarias, en 2018 se realizaron capturas de dos especies, la Chelon labrosus y Liza aurata, de distintos tamaños, desde ocho a 300 gramos, para su posterior aclimatado, con la finalidad de investigar en el manejo y desarrollo de su cultivo. Entre ambas, los trabajos se focalizaron principalmente en la lisa amarilla, con un doble objetivo: por un lado, «posicionar estratégicamente una producción diferenciada frente al resto de regiones, como alternativa de pescado de consumo de calidad a través de su cultivo controlado y sostenible», indicó Robaina; y por otro, renovar la puesta en valor de esta especie estilizada y con alto rendimiento de carne también a nivel local.

Tras tres años de aclimatación, identificación individual de los animales mediante microchips y, una vez conseguida la relación de machos y hembras apropiados, los investigadores del IU-Ecoaquea han trabajado en el seguimiento del desarrollo gonadal de la especie para definir la época de puesta en Canarias, lográndose, a finales de 2021, un total de nueve puestas naturales y viables en las instalaciones del IU-Ecoaqua.

Las larvas obtenidas presentan una gran resistencia, un rápido crecimiento y una alta supervivencia bajo las condiciones estándar de cultivo desarrolladas por el grupo de investigación en Acuicultura de la ULPGC.

Según señala la investigadora principal, este logro, «imprescindible para el mayor desarrollo del cultivo de estas especies» supone un hito para el IU-Ecoaqua, que se posiciona como referente nacional e internacional en el cultivo de mugílidos -habitualmente conocidos como lebranchos-, permitiendo ahondar en su conocimiento e incrementar las capacidades de interacción del equipo investigador con otros grupos, como el IMC (International Marine Center de Cerdeña) y el MMC (National Mariculture Center de Eilat de Israel), con quienes actualmente mantiene estrechas colaboraciones con grandes avances para el desarrollo del cultivo más sostenible de estas especies.

Parte de las larvas obtenidas servirán para mejorar y optimizar el stock de especies en estudio, mientras que el resto está siendo utilizada en el análisis del desarrollo ontogénico, así como en experiencias de manejo y primeras pruebas de nutrición específica.

El futuro, a corto plazo, de los mugílidos se presenta ahora muy prometedor, asegura la doctora Robaina, gracias al «renovado interés» en diferentes países de todo el mundo por incrementar su cultivo controlado. Además, «su valor tradicional, la versatilidad de su cultivo y la posibilidad de apostar por dietas más sostenibles, con menor o nula inclusión de materias primas de origen animal, aumentan también el interés por abrir nuevos nichos de mercado», subrayó la especialista en el área de Zoología de la ULPGC, y una científica con gran inquietud por desarrollar proyectos de acuicultura relacionados con el uso sostenible de las materias primas y la gestión de residuos orgánicos.

Los mugílidos o lebranchos son especies consideradas de bajo nivel trófico, permiten innovar en cultivos tanto en agua salada, como dulce y salobre, de forma integrada y multipropósito, a la vez que en nuevos procesos y productos de consumo. Así, en agua dulce, con la tilapia del Nilo, se han alcanzado ya importantes avances en estabulación, reproducción y el uso de piensos más sostenibles en circuito cerrado y acuaponía.

Condicionantes

Robaina apuntó que en la actualidad existen dos aspectos que condicionan el cultivo sostenible de los mugílidos. Por un lado, el control de la reproducción para producir semillas con alta demanda en distintos países y que son suministradas mayoritariamente mediante la pesca extractiva de juveniles (1 a 5 gramos) del medio natural con el consiguiente impacto, y por otro, la disponibilidad de dietas de bajo coste para una especie marina omnívora.

El Grupo de Investigación en Acuicultura del IU-Ecoaqua, lleva cinco años trabajando en el cultivo de especies de mugílidos, abordando tanto aspectos de reproducción, como el desarrollo de piensos más sostenibles donde tengan cabida otro tipo de subproductos locales, a través de proyectos como Aquacircular, de la Plataforma Bioasis del Cabildo de Gran Canaria; Lifebaqua, que entre sus objetivos figura mejorar la calidad del pienso de los peces a través del talo de las plataneras; e Islandap e Islandap Advanced del Programa Interreg Mac, cuyo principal objetivo es potenciar la investigación, el desarrollo tecnológico y la innovación en producción sostenible acuapónica adecuada a las especificidades de las regiones de Canarias, Madeira y Cabo Verde, además crear una red de trabajo multidisciplinar interregional que promueva la producción primaria sostenible, la revalorización de los biorrecursos, la biotecnología, la economía circular y la educación en esas áreas.

Compartir el artículo

stats