La Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC) decidió en la asamblea telemática que se celebró el pasado sábado plantear a todas las personas y entidades cristianas seguir avanzando en la igualdad de la mujer dentro de la Iglesia. El movimiento invita "a inspirarnos en la comunidad de hermanos y hermanas iguales iniciada por Jesús (Mt 23,8), donde sus integrantes todo lo tenían en común y se repartían según sus necesidades (Hch 2,44-46), y donde hombres y mujeres son una misma persona, iguales en Cristo Jesús como escribe San Pablo a los Gálatas (Gal 3,28)", según detalla el presidente de la HOAC de Canarias, Rafael Falcón, en un escrito hecho público hoy.

El movimiento obrero cristiano valora los pasos dados en la Iglesia impulsados por el papa Francisco, quien creó en 2016 una comisión de estudio para el posible acceso de las mujeres al diaconado, que reactivó en 2020 tras el Sínodo de la Amazonía. Eligió en noviembre de 2021 la primera “gobernadora” del Vaticano; decretó su acceso oficial como acólitas y lectoras, funciones reservadas hasta hace poco solo a hombres; instituyó el Ministerio de Catequista; permitió la participación de una mujer en el Sínodo de Obispos con voz y voto. También recuerda que, en el ámbito de la Diócesis de Canarias, durante el episcopado de Ramón Echarren, cinco religiosas fueron nombradas párrocas o responsables de las parroquias de La Graciosa, de San Bartolomé de Lanzarote, del Polvorín de Las Palmas de Gran Canaria, de Castillo Romeral y de Balos en Santa Lucía.

La HOAC cree que "es necesario dar más pasos para seguir superando las lacras del patriarcado y el clericalismo, impulsando comunidades de iguales y fraternas, donde el crecimiento del pueblo de Dios sea lo primero, al servicio del cual están los carismas y ministerios como se recoge en el Nuevo Testamento (Rm 12,6-8; 1ª Cor 12,4-11; Ef 4,11) y en el Concilio Vaticano II (LG 9 y 10)".

Este movimiento obrero cristiano considera que "ya va siendo hora de que las mujeres con carismas puedan acceder a ser párrocas, predicadoras, diáconisas y curas, como ya lo fueron en las primitivas comunidades cristianas y lo son en las iglesias cristianas hermanas". Añade que "la participación del pueblo de Dios en el Sínodo de los Obispos puede ser una oportunidad para dar pasos significativos en ese sentido".

Por último, la HOAC canaria invita a los obispos de la diócesis canarias, presbíteros, diáconos, religiosas y creyentes "a propiciar comunidades participativas, fraternas y comprometidas, donde la vivencia de la fe, la esperanza y la caridad sea una prioridad, donde se forme a sus integrantes y se promueva la dignidad de las mujeres". Además, sugiere usar el lenguaje inclusivo en todos los ámbitos eclesiales para que todas las personas se sientan cada vez más integradas.