Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Limpian el panel de la polémica muestra feminista en Triana tras ser vandalizado

El texto sobre la Ley Trans ha despertado opiniones muy encontradas

Imagen del panel vandalizado tras retirarle la pintura del ataque. LP / DLP

Limpian el panel de la polémica muestra feminista en Triana tras ser vandalizado. De madrugada y cuando nadie pasaba por la calle Mayor de Triana en Las Palmas de Gran Canaria una ciudadana anónima, identificada como feminista, eliminaba con disolvente la pintura que cubría desde el pasado viernes uno de los paneles de la exposición Momentos del feminismo. De las olas al tsunami del Me Too, que ha sido centro de la polémica tras ser acusado de tránsfobo por el texto sobre la Ley Trans. 

«Como el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria no se ha movido, una ciudadana responsable y valiente usó anoche disolvente para limpiar algo el cartel. Así tratan las instituciones a las mujeres. Aprobando la ley trans, están legitimando nuestro borrado jurídico. Es muy simbólica esta imagen, mírenla», anunció ayer la Plataforma Antipatriarcado.

Es la respuesta al ataque que sufrió dicho panel en la madrugada del viernes pasado cuando fue cubierto por los colores azul, rosa y blanco que conforman la bandera del colectivo trans, junto a las palabras «No transfobia» en el centro de la bandera dibujada. 

La pintura cubría así la totalidad del texto denunciado como tránsfobo por todas las asociaciones LGTBI de Canarias al usar términos como «borrado de las mujeres» y en el que se critica la autodeterminación de género en términos considerados como discurso de odio por estas asociaciones.

Al final del panel escribieron con pintura negra «No» junto a la palabra «Discriminación». Ayer, tras la acción de dicha ciudadana, el panel recuperaba parcialmente su estado original posibilitando la lectura, en la medida de lo posible, del texto que ha desatado tanta polémica.

Este es el último episodio de un enfrentamiento que ha ido creciendo en las últimas semanas desde que se inaugurase dicha exposición el pasado 9 de junio. 

Denuncia

Tras la primera denuncia por parte del colectivo Gamá, el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria procedió a la retirada de este panel, y de otro relativo a la abolición de la prostitución, ante el malestar causado a estos colectivos.

Días después, la comisaria de la exposición, Blanco Corujo, quien ostenta la autoría intelectual del trabajo y la responsabilidad de sus contenidos, incluyó matices en la lámina afectada tras su retirada temporal.

 Blanco mostró su disposición a modificar el texto para evitar herir la sensibilidad de cualquier colectivo social, según anunció el propio consistorio. Días después el panel volvió a su sitio original pero los colectivos LGTBI insistieron en denunciar el trasfondo tránsfobo que aún mantenía. 

«Las entidades lamentan que el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria se reafirme en la difusión de esta exposición promotora de la transfobia en las calles de la capital, con la reposición del cartel que fue retirado a petición del Colectivo GAMÁ y que había provocado indignaciones en la sociedad», denunciaron el 17 de junio en un comunicado conjunto 11 asociaciones.

De momento la acción de retirar con disolvente la pintura que tapaba el panel de la exposición formando la bandera trans es el último episodio de esta polémica. 

Ley Trans

El Consejo de Ministros aprobará este lunes la Ley Trans y de Derechos de las personas LGTBI. El texto pasa así a la fase de tramitación en el Congreso donde los partidos podrán presentar sus propias enmiendas para mejorar el texto.

El texto será aprobado por el Gobierno en segunda vuelta en la víspera del Día Internacional del Orgullo LGTBI y un año después de que lo hiciera por primera vez.

Durante todo este periodo, el todavía anteproyecto de ley ha generado diversos debates sobre la autodeterminación de género que incluye para las personas trans y que generó las desavenencias entre los dos partidos socios en el Gobierno. Además, el texto genera rechazo en un sector minoritario del feminismo.

Compartir el artículo

stats