Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Misión espacial

Programa Artemis: cómo volver a la Luna para ir más allá

La nueva generación de misiones espaciales que en 2025 llevará a las primeras mujeres astronautas a la Luna y sentará las bases para que algún día los terrícolas puedan llegar hasta Marte

Programa Artemis: cómo volver a la Luna para ir más allá EFE

Cincuenta años después del lanzamiento la última misión tripulada a la Luna, la humanidad se prepara para volver a pisar el polvoriento suelo lunar. Y esta vez, con la intención de convertir este lugar en un 'trampolín' para saltar a otros rincones del universo. Medio siglo después del "pequeño paso para el hombre y el gran paso para la humanidad" de las misiones Apolo, el mundo mira expectante al despegue de este lunes del programa Artemis: la nueva generación de misiones espaciales que en 2025 llevará a las primeras mujeres astronautas a la Luna y que, a su vez, sentará las bases para que algún día los terrícolas puedan llegar hasta el planeta rojo y más allá.

El lanzamiento de este programa espacial, impulsado por las grandes agencias del mundo, ha sido definido como el despegue de una nueva era de la exploración espacial. "La 'generación Artemis' es la generación que quiere volver a pisar la Luna en beneficio de toda la humanidad: para impulsar nuevos descubrimientos científicos, para explorar el potencial económico y para inspirar a los futuros exploradores espaciales", explica el administrador general de NASA, Bill Nelson. "Este programa es algo muy grande. Será la primera vez que Europa llegue a la Luna", añade Josef Aschbacher, director general de la Agencia Espacial Europea (ESA).

Artemis I

La prueba de fuego de la tecnología lunar

El primer gran hito será el despegue de Artemis I: la primera misión del programa diseñada para testar las tecnologías que, en un futuro, se utilizarán para llevar a la nueva generación de astronautas a la Luna. Este primer lanzamiento servirá para poner a prueba el Sistema de Lanzamiento Espacial (el cohete más sofisticado y potente de la historia), la nave espacial Orión (el vehículo que algún día llevará a un selecto grupo de astronautas hasta el punto más lejano que jamás ha alcanzado nuestra especie) y los centros de control terrestres (entre los que se incluye el Madrid Deep Space Communications Complex).

El primer vuelo oficial de esta misión, que se realizará sin tripulación, recorrerá por primera vez el camino que seguirán las futuras misiones lunares. En su debut, se espera que la nave Orión se aleje unos 65.000 kilómetros más allá de la Luna, lo que supondría ir unos 48.000 kilómetros más lejos que el anterior récord establecido durante el programa Apolo. Este hito, por sí solo, ya entrará en los libros de historia.

Según explica el ingeniero malagueño Carlos García-Galán, uno de los responsables del desarrollo de este proyecto, la nave Orión ha sido diseñada para ser lo más autómata posible. "La idea es que los astronautas puedan dedicar el tiempo de viaje a hacer ciencia y no se centren solo en manejar la nave", explica entusiasmado científico, que lleva más de una década trabajando en este programa lunar. "Uno de los aspectos más curiosos es que, por primera vez en la historia, hemos integrado un asistente de voz a la misión. ¡Puede que los futuros viajeros espaciales digan cosas como 'Alexa, llévame a la Luna'", comenta el experto en una entrevista con EL PERIÓDICO DE CATALUNYA, medio del grupo Prensa Ibérica al que también pertenece este diario. 

Artemis II

El primer vuelo tripulado rumbo a la Luna

La hoja de ruta de este nuevo programa lunar es clara. Una vez conseguido el éxito de una misión, se desplegará una más compleja. Con nuevos retos y cada vez más ambición. El lanzamiento de Artemis II, por ejemplo, se planteará como el primer test de vuelo tripulado de la nave espacial Orión. La misión saldrá de la Tierra, orbitará alrededor de la Luna y volverá a su planeta madre. El vuelo durará unos diez días, estará liderado por cuatro astronautas y servirá para poner a prueba las tecnologías necesarias para los viajes espaciales de larga distancia con humanos a bordo

Artemis III

El primer alunizaje del siglo XXI y los primeros pasos de una mujer fuera del planeta Tierra

Si todo avanza según lo previsto, en 2025 despegará el vuelo más importante de este programa: Artemis III, la primera misiónl lunar tripulada del siglo XXI. Más de cincuenta años después de que Neil Armstrong forjara las primeras huellas humanas en el suelo lunar, el programa Artemis logrará las primeras pisadas de una mujer fuera de nuestro planeta. También será la primera vez que una persona de color protagonice una caminata lunar. Hasta ahora, los únicos en caminar sobre la Luna han sido los doce hombres, blancos y estadounidenses de la generación Apolo.

Estas son algunas de las astronautas seleccionadas para el desarrollo de la generación Artemis:

Albiol: el alcalde que se resguardaba en los mercadillos

Otro de los hitos de esta misión será el alunizaje del primer módulo lunar desarrollado por una empresa privada. Tras una más de una década de desarrollo y una intensa batalla judicial (y mediática) entre los hombres más ricos del planeta, la próxima gran misión a la Luna irá a cargo de la nave Starship de SpaceX. Este vehículo espacial, desarrollado por la empresa de Elon Musk, es completamente reutilizable y, en un futuro, podría utilizarse para viajes hacia destinos tan lejanos y hostiles como el planeta Marte.

Según explican sus impulsores, el programa Artemis aspira a enviar al menos una misión tripulada al año a la Luna. Esto, a su vez, permitirá el despegue de varios proyectos autóctonos sobre el suelo lunar. Por un lado, se prevé la construcción de una base permanente sobre el satélite terrestre dedicada a la investigación, extracción de materiales y fabricación de combustible para futuras misiones. Por otro lado, se planea construir una estación espacial que orbite alrededor de la Luna que sirva de punto de apoyo para impulsar misiones de larga distancia. Ambas iniciativas aspiran a convertirse en un 'trampolín' para conectar nuestro planeta con el resto del universo.

De la Luna a Marte y más allá

El futuro de la exploración espacial

"El programa Artemis es algo histórico. En las misiones Apolo, el objetivo era llegar a la Luna. Ahora, queremos volver a la Luna para después dar el salto a Marte. Es algo muy grande", explica García-Galán. "Toda la tecnología que pondremos a prueba en estas misiones servirá para guiar el futuro de la exploración espacial. Llevamos décadas explorando el 'vecindario' de la órbita terrestre, ahora ha llegado el momento de ir mucho más allá", añade el ingeniero español.

"Estamos cortando el cordón umbilical que nos tenía atados a la Tierra", sentencia, en esta misma línea, Carlos González Pintado, el español que en su día fue jefe del centro de control de Madrid que ayudó a coordinar la llegada del hombre a la Luna. "Hay quien dice que está empezando una nueva era de la exploración espacial, pero yo prefiero pensar que estamos siguiendo el camino que se inició hace cincuenta años. Con nuevos retos y mucha más ambición, pero al fin y al cabo con el mismo entusiasmo", reflexiona el ingenierio.

El regreso de la humanidad a la Luna entrará en los libros de historia como uno de los momentos más icónicos de la carrera espacial del siglo XXI. Sobre todo por las imágenes que, en tan solo unos años, mostrarán que la exploración del espacio está abierta a personas de diferentes géneros, orígenes y culturas. "La imagen de las primeras mujeres caminando sobre la Luna serán un verdadero tsunami de inspiración para las nuevas generaciones", esgrime, entusiasmado, García-Galán, en vísperas del despegue definitivo del programa Artemis.

Compartir el artículo

stats