60 jóvenes investigadores trabajan «gratis» durante su primer año de tesis

La Agencia Canaria de Investigación publica en mayo las ayudas predoctorales, con seis meses de retraso | Jinte denuncia «barreras» en el inicio de la carrera

Una investigadora realiza cálculos químicos en una pizarra. |   |ANDRÉS GUTIÉRREZ

Una investigadora realiza cálculos químicos en una pizarra. | |ANDRÉS GUTIÉRREZ / Verónica Pavés

Verónica Pavés

Verónica Pavés

Al menos 60 jóvenes investigadores de Canarias se verán abocados a trabajar «gratis» durante su primer año de doctorado debido al retraso en la publicación de la convocatoria de ayudas Formación de personal investigador del Gobierno de Canarias. La ayuda, según han revelado fuentes de la Agencia Canaria de Investigación, innovación y Sociedad de la Información (Aciisi), se publicará entre mayo o junio. Esto supone seis meses de retraso con respecto a la fecha en la que debía haberse publicado (noviembre 2022), y un año y medio si se toma de referencia la última convocatoria publicada, en noviembre de 2021. 

«Por experiencia sabemos que esta convocatoria tarda al menos seis meses en resolverse», explica Sergio Siverio, secretario de la Asociación de Jóvenes por la Investigación de Tenerife (Jinte), que indica que esto significará que los investigadores que empezaron la tesis doctoral entre septiembre y octubre del año pasado, no percibirán remuneración por el trabajo realizado «hasta diciembre». «Estarán un año sin recibir un sueldo por el trabajo que están realizando», advierte Siverio, quien además, hace hincapié en que las fechas coincidirán con las elecciones y corre el riesgo de que se paren si hay «un cambio de gobierno».

La Aciisi ha justificado la demora en su publicación, en la necesidad de ajustar las bases de la convocatoria al nuevo ciclo de fondos europeos. No obstante, los jóvenes investigadores sienten que no han cumplido su palabra inicial. «Nos dijeron que la convocatoria saldría en febrero y ya estamos hablando de mayo o junio», denuncia Siverio, que insiste en que la Administración «ha tenido tiempo» para cambiar las bases y considera que se han retrasado por falta de interés.

El problema va más allá de una simple demora en la publicación de la nueva convocatoria, como explica Jinte. Según la asociación, hurta la posibilidad de concurrir a esta convocatoria pública para percibir un salario durante los primeros años de carrera investigadora, lo que «puede acrecentar el abandono de los estudios de doctorado», así como intensificar la precariedad entre los jóvenes investigadores. Jinte también advierte que durante este último año muchos de esos científicos noveles habrán tenido que trabajar a tiempo parcial en su tesis para poder percibir algún tipo de remuneración a través de otro empleo. «A largo plazo esto supondrá que se alarguen los tiempos para realizar la tesis», insiste Siverio. 

«Puedes tener una vocación fantástica, pero es muy probable que dejes la carrera investigadora si no encuentras los recursos necesarios», insiste Siverio, que afirma: «solo nos ponen obstáculos». No es la primera vez que la Asociación de Jóvenes Investigadores muestra descontento sobre esta convocatoria.

Un requisito imposible

Durante años también han insistido que uno de los requisitos que hay que cumplir para poder acceder a la ayuda. En concreto la que obliga a estar matriculado en un doctorado para solicitarla, pues supone que los investigadores tengan que matricularse previamente y trabajar sin saber si van a percibir remuneración por su trabajo. «Va en contra de los propios investigadores», resalta.

«Según ellos, se hace así para limitar el número de solicitudes que reciben porque no cuentan con recursos suficientes como para valorar una gran cantidad», explica Siverio. Este año, sin embargo, con el retraso que se ha producido, los investigadores creen que serán «incluso más» los que traten de optar a la convocatoria. Por último, los jóvenes investigadores temen que se prosiga en esta misma línea el año 2024. Es decir, que se publique la convocatoria también entre mayo y junio. «Si una persona se tiene que matricular en el programa de doctorado en septiembre, no podrá acceder a la financiación, al menos, hasta el siguiente año», lamenta.

La última convocatoria disponible, la de 2022 – publicada en noviembre de 2021–, estuvo dotada con 5,8 millones de euros a repartir en cuatro años entre 60 beneficiarios. De esta forma, los investigadores predoctorales beneficiarios de esta última han estado percibiendo 16.638 euros anuales durante su primer y segundo año. En el tercer año aumentará hasta 17.827 euros y en la cuarta y última anualidad se fijará en 22.284 euros. La anualidad se distribuye en doce o catorce mensualidades según lo que establezca la normativa del centro de adscripción.

La Aciisi también ha confirmado que para este año está programado un aumento del número de contratos que se ofertarán en la nueva convocatoria. Por tanto, serán más que los 60 actuales. Sin embargo, no se ha concretado a cuántas personas más beneficiará dicho aumento.

El vicerrector de investigación de la Universidad de La Laguna, Ernesto Pereda, cuestionado por este tema, ha lamentado la noticia. «Han dejado de publicar una convocatoria», afirma, pero como relata: «Ya no podemos dar marcha atrás». No obstante, aseguró esperar que «al menos el número de contratos sea superior a las convocatorias anteriores y pueda compensar en parte la pérdida de una».

Jinte ha pedido una reunión con la Aciisi pero esta ha solicitado que las dudas se solventen a través de una llamada telefónica, tal y como confirmó Siverio. «Lo que deben hacer es agilizar la convocatoria», insiste. «No se puede trabajar gratis, esto es negativo para el propio conocimiento», resalta.