Universidad

Tres alumnos de Arquitectura de la ULPGC idean un edificio en Lisboa inspirado en el cine

El proyecto ‘Obscura Camera’ gana el tercer premio en la fase nacional del concurso ‘Architecture Student Contest’, dedicado este año a la capital portuguesa

De izquierda a derecha, Sebastián Santiago Saavedra, Dariana Belén Aguilera y Carmen Rosa Rugel.

De izquierda a derecha, Sebastián Santiago Saavedra, Dariana Belén Aguilera y Carmen Rosa Rugel. / ULPGC

María Jesús Hernández

María Jesús Hernández

La Escuela de Arquitectura de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria (ULPGC) continúa cosechando éxitos en los distintos certámenes que se celebran por todo el mundo. El más reciente, es obra de tres estudiantes que han obtenido el tercer premio en la fase nacional del Concurso Internacional Architecture Student Contest 2023 por su novedoso proyecto Oscura Camera, inspirado en el cine y basado en la restauración de un edificio antiguo y la construcción de uno nuevo en una zona cercana al mar de la ciudad de Lisboa.

El proyecto de los estudiantes de cuarto curso del grado de Arquitectura de la ULPGC, Carmen Rosa Rugel López, Dariana Belén Aguilera Benítez y Sebastián Santiago Saavedra Hernández, coordinado por los profesores Manuel Montesdeoca Calderín -Departamento de Construcción Arquitectónica-, y Héctor García Sánchez -Departamento de Expresión Gráfica y Proyectos Arquitectónicos-, se titula Obscura Camera y contempla un edificio de nueva construcción, destinado a uso residencial privado y residencia co-living, que incluye un aparcamiento subterráneo para vehículos; y la rehabilitación de otro edifico ubicado en el lado este de la parcela, destinado a una nueva videoteca en Lisboa, dirigido a dar respuesta a un problema urbano de conectividad entre ambas edificaciones.

«El proyecto este año se desarrolla en la ciudad de Lisboa, en Portugal, y en una zona un poco deteriorada, próxima al mar, en la que hay que intervenir con un edificio nuevo para uso residencial, y la rehabilitación de otro existente para convertirlo en videoteca. En su conjunto, la intervención debe cumplir con altos parámetros de sostenibilidad, bioclimatismo, alta eficiencia energética... y, además, que gracias a los materiales con los que se construyan tengan un ciclo de vida muy alto, y una baja huella de carbono», indicó el profesor Montesdeoca.

Sostenibilidad

Estos parámetros forman parte del objetivo del concurso Architecture Student Contest, convocado por la empresa multinacional Saint- Gobain, que nace para promover el desarrollo de proyectos arquitectónicos basados en los distintos paradigmas de sostenibilidad. En este sentido, se premian aquellos edificios que destaquen por su eficiencia energética, con bajas emisiones de carbono y que proporcionen un entorno confortable a sus ocupantes, con el fin de crear mejores espacios de vida, trabajo y ocio en todo el mundo.

En esta edición se ha contado con la colaboración de la ciudad de Lisboa, de forma que los participantes debían desarrollar una propuesta para la revitalización, con uso cultural y público de la parcela, del área urbana del Relleno de Boavista, actualmente perteneciente al Ayuntamiento, y utilizado para albergar múltiples servicios municipales. Esta área se localiza al oeste del consistorio, cercano a la ribera del río, en un área plana que ha ganado terreno al río mediante rellenos en el siglo XIX, y representa uno de los ejes de desarrollo fuera de la ciudad antigua.

El certámen premia edificios que destaquen por su eficiencia energética y baja emisión de carbono

La propuesta consiste en que el área a estudiar se redefina para ser utilizada como centro cultural local, orientado al arte audiovisual con la creación de la nueva videoteca de Lisboa como centro de un triángulo formado por las escuelas de arte cercanas.

Los estudiantes de la ULPGC trabajaron sobre la idea del cine y para el edificio nuevo se inspiraron en la esencia de la fotografía, de ahí el nombre del mismo Oscura Camera. «La idea es que en el propio edificio, determinadas zonas captan imágenes del exterior y las proyectan en el interior del inmueble. En la cámara oscura, al captar a través de un agujero la imagen exterior, siempre se representa invertida, boca abajo, y nuestros estudiantes llevan ese juego al extremo, de forma que, cuando tocas el timbre de la vivienda, no se mira por la mirilla, sino hay una imagen que se proyecta, por ejemplo, en una pared del salón y es la persona que está tocando pero invertida. Y eso sucede en cada fase del proyecto, en las viviendas, en los pasillos... Van haciendo unos gestos interpretativos de lo que significa la cámara oscura», explicó uno de los coordinadores del proyecto premiado.

Según expusieron los propios estudiantes de la Escuela de Arquitectura de la ULPGC, autores del proyecto que alcanzó el tercer premio en la fase nacional, Obscura Camera es una propuesta donde «el propio edificio no sólo cumple su cometido como soporte al programa, sino que participa activamente con su entorno para crear una cierta calidad espacial para sus usuarios».

La propuesta de la ULPGC activa el entorno y crea una calidad espacial para sus usuarios

El Architecture Student Contest -Concurso de Estudiantes de Arquitectura- es un concurso basado en la visión de Saint-Gobain sobre los edificios sostenibles, que se lleva a cabo en tres fases: una primera local -en cada Escuela de Arquitectura se pueden presentar varios equipos de estudiantes-; la nacional, formada por cada equipo vencedor local; y la internacional, en la que va el ganador de la fase nacional en cada país.

Fue organizado por primera vez en el año 2004 por Saint-Gobain Isover en Serbia, y se convirtió en un evento internacional en 2005. Hoy en día, atrae a más de 2.800 estudiantes de 40 países. Está concebido como una oportunidad para que los estudiantes de arquitectura adquieran experiencia profesional mientras descubren la importancia de la sostenibilidad en la construcción moderna. El éxito de su proyecto dependerá de la forma en que mejore la salud y el bienestar de los ocupantes de su edificio, reduciendo al mismo tiempo el uso de carbono, energía y recursos.

La Escuela de Arquitectura de la ULPGC empezó a participar en este concurso internacional en 2011, cosechando desde entonces numerosos éxitos: tres primeros premios, y numerosos segundos y terceros en cada edición durante estos 12 años.