Sanidad estrena las direcciones de Salud Mental y pacientes crónicos

Sanidad asume el reto de mejorar la asistencia con la creación de dos nuevas áreas

Esther Monzón preside la toma de posesión de los altos cargos

En la imagen superior, un instante de la celebración de la toma de posesión de los nuevos altos cargos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. De izquierda a derecha, Antonia Pérez, Sebastián Fuentes, María Jesús López-Neira, Carlos Díaz, Esther Monzón, Esther García, Fernando Gómez-Pamo y José Ángel González.

En la imagen superior, un instante de la celebración de la toma de posesión de los nuevos altos cargos de la Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias. De izquierda a derecha, Antonia Pérez, Sebastián Fuentes, María Jesús López-Neira, Carlos Díaz, Esther Monzón, Esther García, Fernando Gómez-Pamo y José Ángel González. / José Carlos Guerra Mansito

La consejera de Sanidad del Gobierno de Canarias, Esther Monzón, presidió este miércoles el acto de investidura de los nuevos altos cargos de la administración sanitaria, que fueron nombrados el pasado lunes en el marco de la celebración del Consejo de Gobierno. Así, gran parte de la nueva cúpula la conforman Esther García, secretaria general técnica; Carlos Díaz, director del Servicio Canario de la Salud (SCS); María Jesús López-Neira, secretaria general del SCS; Antonia Pérez, directora general de Programas Asistenciales; José Ángel González, director general de Recursos Humanos; Fernando Gómez-Pamo, director general de Salud Mental y Adicciones; y Rita Tristancho, directora general del Paciente y la Cronicidad. Hay que señalar que estas dos últimas áreas son de nueva creación, si bien Rita Tristancho no pudo acudir a la cita por encontrarse fuera de la Isla. 

«Tenemos por delante una labor muy importante que requiere muchísima responsabilidad y trabajo. El objetivo primordial es poner en el centro de nuestro trabajo a los pacientes y a nuestros 34.700 profesionales, que son el valor indiscutible de esta consejería», aseguró la titular de la sanidad canaria. «Nuestro reto es mejorar la salud de las personas, la asistencia, los plazos de espera y reforzar las relaciones con los profesionales. El diálogo ha de ser y va a ser nuestro aliado a partir de este momento», agregó. 

Cambios

Entre los cambios sustanciales más destacados que se han llevado a cabo, Monzón resaltó la creación de las dos nuevas direcciones generales. «La salud mental, las adicciones, el paciente y la cronicidad siempre han estado mezclados dentro de la Dirección General de Programas Asistenciales. Esta consejería apuesta, firmemente, por mirar de frente al paciente y al cambio real que se ha producido en la sociedad, donde existen unas adicciones que antes se desconocían y hay un problema importante de salud mental en la población», explicó. Ahora bien, en la hoja de ruta que seguirá su equipo durante los próximos cuatro años, también figura la necesidad de reforzar la salud pública y la Atención Primaria

Sobre la mesa también estuvo la escasez de recursos sociosanitarios, un conflicto que se traduce en cientos de camas hospitalarias ocupadas por personas mayores que ya han recibido el alta en el Archipiélago. En este sentido, la consejera se comprometió a abordar el problema a través de la negociación con los cabildos. «Tenemos un número importante de personas a las que no les estamos ofreciendo lo que necesitan, ya que no es lo mismo una atención sanitaria que sociosanitaria. Los cabildos son los que llevan la gestión de la Dependencia, por lo que tenemos que sentarnos a negociar», aseveró. 

En cuanto a los proyectos que inició el PSOE y que no pudo culminar, hay que decir que el nuevo equipo de Gobierno dará continuidad a las iniciativas que considere «efectivas» para los pacientes. Un ejemplo lo pone la puesta en marcha del cribado del cáncer de cérvix que, conforme a las últimas previsiones, debería haber arrancado a finales del junio. «Nos comprometemos a ser continuistas con las cosas que sean buenas y eficientes para los pacientes, sus familias y nuestro personal. Tenemos que sentarnos y valorar. Si realmente es funcional para el paciente, no vamos a decir que no absolutamente a nada que le beneficie», apostilló. 

Por su parte, el director del SCS, Carlos Díaz, admitió que asume esta nueva etapa con mucha responsabilidad e implicación. «Las líneas de actuación serán el paciente y los recursos humanos, que son los mayores y mejores activos que tenemos en el Servicio Canario de la Salud. Sin duda, el personal es una maravilla y se sacrificó mucho en la pandemia», valoró. 

La Atención Primaria también estará en su punto de mira. De hecho, anunció que habrá cambios en el plan +AP. «Planteamos modernizar la atención al paciente, que los facultativos no tengan tanta presión asistencial, intentar mejorar las ratios de pacientes y dialogar con los agentes sociales», dijo Díaz. «Estamos aterrizando y tenemos que hacer un análisis de la situación para conocer las prioridades. A partir de ahí, tomaremos las primeras decisiones», sentenció. 

[object Object]

La sede de la Consejería de Sanidad de Las Palmas de Gran Canaria acogió este miércoles el acto de investidura de los nuevos altos cargos del departamento del Ejecutivo autonómico. La primera en tomar posesión fue Esther García, que asume el cargo de secretaria general. Tomó el relevo Carlos Díaz, que ocupa la dirección del SCS. Continuaron María Jesús López-Neira, nueva secretaria general del SCS; Antonia Pérez, que está al frente de la Dirección General de Programas Asistenciales; José Ángel González, director general de Recursos Humanos y Fernando Gómez-Pamo, director general de Salud Mental y Adicciones. Cabe destacar que la exdirectora general de Programas Asistenciales Rita Tristancho será la nueva directora general del Paciente y Cronicidad, si bien faltó a la cita por estar fuera de la Isla. Renuevan en el cargo el director general de Recursos Económicos, Sebastián Sancho, y el director general de Salud Pública, José Juan Alemán. La consejera de Sanidad, Esther Monzón, animó a su equipo a trabajar por los pacientes y los profesionales. «Nuestro reto es mejorar la salud de las personas, algo especialmente importante en esta etapa pospandémica», destacó. | Y. M.