Salud | Consejo de la Unión Europea

La UE "de la Salud" avanza en la creación de un listado de medicamentos críticos

La reforma de la legislación farmacéutica prevé la implementación de estrategias para asegurar la producción y abastecimiento de fármacos 

La reunión informal de Sanidad de la Presidencia Española en Canarias anuncia la creación de un espacio europeo de datos sanitarios

La Unión Europea trabaja en la creación de una lista de medicamentos críticos para garantizar su abastecimientos dentro de la reforma de la legislación farmacéutica europea, también, la conformación de un espacio europeo de datos sanitarios y la integración de una política comunitaria en salud mental. Así lo anunciaron el ministro en funciones de Sanidad José Manuel Miñones y la comisaria europea de Sanidad Stella Kyriakides al término de la reunión informal ministerial de Sanidad en el marco de la Presidencia Española del Consejo de la UE. "Esta Unión Europa de la Salud es una prioridad", destacó Miñones.

Dos meses después de que la Organización Mundial de la Salud (OMS) declarara el fin de la pandemia de la covid-19, este encuentro se realizó como un acercamiento entre las posturas de los responsables sanitarios de 39 interdelegaciones nacionales. El ministro en funciones declaró estar "muy satisfecho" por los acuerdos alcanzados durante estas jornadas en las que se ha priorizado "la salud como pilar fundamental de la sociedad del bienestar". La alianza se sustenta en dos principios: "Armar una base sólida de los sistemas de salud y una coordinación precisa para hacer frente a los retos", adelantó durante la rueda de prensa en la que destacó la proyección de la marca España "dando a conocer su pluralidad". Entre las lecciones aprendidas después de la alerta mundial, manifestó que era necesario "una unidad de acción sin fisuras para que los beneficiarios sean los hombres y mujeres de la UE".

La implementación de la Autonomía Estratégica Abierta resultó indispensable para los mandatarios debido a que la pandemia "ha evidenciado la mejora que hacer en áreas de preparación y respuesta ante nuevas crisis sanitarias, como el acceso y suministro de medicamentos, en lo que todos los estados miembros estamos preocupados", señaló Miñones durante su intervención, "sobre todo en la cadena de suministros seguras y diversificadas". Por tal motivo, anunció la creación de un documento en el que se recogerán todas estas cuestiones a presentar en el mes de octubre "y a seguir debatiéndolo durante la Presidencia".

Con relación a ello, Kyriakides comentó que la reforma del sector farmacéutico, la cual ha estado paralizada desde hace 19 años, será central en esta campaña sanitaria con el fin de "crear un mercado único" de medicamentos en el que "no se empieza desde cero". Ya en el año 2020 la Comisión Europea presentó la Estrategia Europea de Vacunas para acelerar y facilitar el desarrollo, fabricación y utilización de este instrumento frente a la covid-19. Un hito que tomó la comisaria europea para demostrar "la importancia de la solidaridad y del trabajo conjunto frente a las vulnerabilidades de las cadenas de suministro". 

Por lo tanto, avanzó que su equipo ya trabaja en "la primera lista de medicamentos críticos", entre los que se incluirán aquellos relacionados con las enfermedades raras, "como un listado de incentivos a los que tendrán acceso las empresas para fomentar la innovación puesto que, cuando hablamos de reforma farmacéutica, hay que pensar en un conjunto de herramientas que permita que estos medicamentos sean distribuidos a la vez en todos los países miembros".

Datos abiertos

Las reuniones en el Auditorio Alfredo Kraus de Las Palmas de Gran Canaria, sede del encuentro, versaron a su vez sobre la salud digital y el allanamiento del camino a la "UE de la Salud". En este sentido, la comisaria europea argumentó que la ola coronavírica había conllevado un aprendizaje en materia de innovación tecnológica, como la teleasistencia y la telemedicina, y la aplicación del certificado digital covid, "el cual permitió que nuestras economías y sociedades volvieran a funcionar y se ha convertido en una norma mundial que se utiliza en más de 80 países y será inspiración para la OMS". 

Ante los nuevos retos del milenio, la responsable planteó la consecución de un "espacio europeo de datos", en el que facultativos, investigadores y, sobre todo, pacientes, tengan acceso “desde cualquier parte” de su información sanitaria. Un engranaje que permitiría "conseguir nuevos tratamientos, productos sanitarios y generación de antibióticos" gracias al cruce constante de información. Asimismo, el uso de la inteligencia artificial parece cada vez más cerca. La UE ha intentado alcanzar a los principales países que tripulan esta revolución tecnológica, como China o Estados Unidos, y Kyriakides aseguró que "este refuerzo junto a la IA también nos ayudará en el plan de lucha contra el cáncer".

No obstante, la complejidad de tal sistema necesita de unos robustos mecanismos de seguridad que garanticen "la protección" que genere "la confianza de la ciudadanía en el uso éticos de los datos", aseveró Miñones, con el fin de que "viajen los datos y no los pacientes con independencia de donde estén" y sumen en las próximas estrategias de "innovación e investigación" de la atención sanitaria.

Salud mental

Otro pilar de la concentración de esta reunión europea fue la salud mental. Un hecho que afecta a 84 millones de ciudadanos europeos que buscan una solución que supere las barreras y tabúes asociadas a estas dolencias. El ministro Miñones remarcó que "España ha sido un país pionero en poner la salud mental en la agenda política, y todos hemos estado de acuerdo en modificar este estigma que lleva con nosotros demasiado tiempo". Esta problemática social abarca significativos factores, como el socioeconómico, el medioambiental, el relacional, "por lo que la prevención será un factor clave, si no, llegaremos tarde", resaltó, con especial atención a la juventud y los grupos vulnerables tanto en infancia como tercera edad.

El Plan de Acción de Salud Mental nacional de 2021 ha tenido aceptación entre sus homólogos porque, como anticipó Miñones, hubo una especial preocupación sobre el uso de las plataformas digitales: "Varios estados miembros han puesto sobre la mesa actuar sobre las nuevas tecnologías y cómo afectan las redes sociales a la juventud". En paralelo, el uso de la línea 024 de atención a la conducta suicida fue contemplado por la propia comisaria Kyriakides en su visita a Madrid, de la cual resaltó "la pasión de las personas que trabajan a todas horas atendiendo a estas personas con dificultades".

Con motivo de este nuevo rumbo europeo, anunció ante los asistentes una próxima conferencia el 11 de octubre sobre salud mental donde se plasmarán las iniciativas a promover en ese tiempo. "Tenemos que hablar y decir claramente que la salud mental es importante", y recordó las 30 iniciativas que anunciaron el pasado mes de junio con más de 1200 millones de euros de financiación, "lucharemos contra la discriminación".

Así concluye una cumbre que ha puesto a Canarias en el centro del panorama internacional con 39 invitados de las diferentes delegaciones de la Unión Europea. Entre ellos, se encontraban diez ministros de Sanidad pertenecientes a Finlandia, Estonia, Chipre, Irlanda, Italia, Luxemburgo, Lituania, Dinamarca, Eslovaquia; cinco viceministros de Bélgica, República Checa, Grecia, Malta, Portugal; doce altos cargos de Bulgaria, Croacia, Francia, Alemania, Hungría, Letonia, Holanda, Polonia, Rumanía, Eslovenia, Suecia y Austria y cinco representantes de la Comisión Europea, la Secretaría General del Consejo de la Unión Europea, el Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades, la Agencia Europea para el Medicamento y la Organización Mundial de la Salud. A todos ellos habría que unir una alto cargo de Noruega que, aunque no forme parte de la UE, intervino como invitada.