La unidad de Covid Persistente comenzará a operar en enero en Gran Canaria

En el área se llevará a cabo un abordaje integral de la patología

En Tenerife, los pacientes continuarán recibiendo tratamiento en el Hospital de La Candelaria

Una de las habitaciones del Hospital Juan Carlos I.

Una de las habitaciones del Hospital Juan Carlos I. / Acfi Press

La Consejería de Sanidad del Gobierno de Canarias ultima los preparativos para poner en marcha la unidad de Covid Persistente en Gran Canaria, tras la apertura del centro polivalente en el edificio anexo al Hospital Juan Carlos I hace tan solo unas semanas. Según confirmó este miércoles la administración sanitaria, la previsión es que pueda comenzar a operar en enero. En Tenerife, finalmente, los pacientes seguirán recibiendo tratamiento multidisciplinar en el Hospital Universitario Nuestra Señora de Candelaria, por lo que el área no estará instalada en la nueva construcción colindante. «Ya se ha creado un documento base, se han elaborado vídeos formativos y se organizarán jornadas», precisaron desde el departamento del Ejecutivo autonómico. 

El anuncio de la apertura ha provocado una mezcla de sensaciones entre los afectados. «Por un lado, estamos muy contentos con que por fin se pueda hacer realidad una demanda por la que tanto hemos luchado. Por otro, tenemos ciertas reticencias porque ya nos han dado varias fechas», señaló Inmaculada Pérez del Toro, vicepresidenta de la asociación Covid Persistente Islas Canarias

La acción se enmarca dentro de la estrategia de Covid Persistente de Canarias, que fue presentada por la Consejería en octubre del pasado año. La iniciativa reúne 25 medidas que deben terminar de ejecutarse en 2026. En la actualidad, se estima que hay unas 60.000 personas aquejadas de la dolencia en el Archipiélago. «En esta unidad, las personas afectadas nos vamos a sentir escuchadas y comprendidas. Hay que tener en cuenta que seguimos lidiando con muchos obstáculos, ya que hay especialistas que todavía ponen en duda la sintomatología de los pacientes y no los diagnostican», manifestó la representante del citado colectivo.

Con la habilitación del nuevo espacio, la asociación solo espera que mejore el abordaje de esta dolencia, que cuenta con 201 síntomas descritos, y que impide a muchos de los afectados realizar sus tareas diarias. «Por fin, los especialistas podrán solicitar las pruebas pertinentes para pautar el mejor tratamiento, pues muchas veces nos sometemos a procedimientos innecesarios. Por otra parte, al tener los informes de las terapias y de la atención sanitaria, podremos presentarlos en las empresas y en las mutuas, con lo cual se va a facilitar la adaptación a los puestos de trabajo en cada caso», aseveró Pérez del Toro. A esto se suma la posibilidad de iniciar expedientes de discapacidad e incapacidad permanente –siempre y cuando las patologías sean reconocidas como crónicas– para poder obtener ayudas sociales. 

«Tenemos ciertas reticencias porque ya nos han dado varias fechas», dice Pérez del Toro

Asimismo, el colectivo confía en la implicación de los médicos de Atención Primaria. «Queremos que se informen y que nos remitan a la unidad. Vivir de esta forma es un sinvivir», lamentó la mujer, que arrastra secuelas desde que contrajo la infección por SARS-CoV-2 en marzo de 2020. Un sentimiento que comparten decenas de aquejados, que no han dudado en enviar mensajes a la asociación en los que manifiestan el deseo de mejorar su calidad de vida y la importancia de que se realice un abordaje integral de la patología. 

Tal y como señalaron en la última jornada desde la Dirección General de Programas Asistenciales, el perfil del paciente con covid persistente se caracteriza por su heterogeneidad, tanto en el tipo de manifestaciones que presenta como en su origen temporal y evolución. «Generalmente, esta sintomatología es compatible con el diagnóstico de otras patologías. Por tanto, el diagnóstico debe plantearse con un enfoque de exclusión, resultando esencial realizar una determinación diferencial para descartar otras posibles enfermedades», anotaron 

En base a los datos que maneja la misma fuente, la cifra de cuadros de coronavirus diagnosticados se correlacionan con la población de cada isla. Tanto es así, que Tenerife y Gran Canaria acumulaban el 83,9% de los casos en 2022, mientras que Fuerteventura y Lanzarote aunaban el 11,2%. La Palma, La Gomera y El Hierro, en cambio, concentraban el 4,9%. La Organización Mundial de la Salud (OMS) estima que entre un 10% y un 20% de las personas que han contraído el patógeno desarrollará covid persistente

La Dirección General de Programas Asistenciales recordó que durante la pandemia, el Servicio Canario de la Salud (SCS) puso a disposición de la población los primeros servicios de atención a esta dolencia. «Estos supusieron un punto de partida en cuanto a dotación de recursos específicos para el desarrollo e implementación de la Estrategia de abordaje del Covid Persistente que se creó mediante un grupo multidisciplinar de profesionales implicados en la asistencia a este perfil de pacientes», explicaron. 

Desde 2020, se implantaron diversas consultas pos-covid y de covid persistente –tanto monográficas como no monográficas– en los hospitales Nuestra Señora de Candelaria, Universitario de Canarias, Doctor Negrín, Insular-Materno y Molina Orosa. Todas ellas están integradas por los servicios de Neumología, Rehabilitación, Fisioterapia y Medicina Interna. «El objetivo de estas consultas es realizar el seguimiento clínico de los pacientes cuyo estado haya sido grave durante la fase de infección aguda para evitar, reducir o tratar de forma precoz la aparición de síntomas persistentes y mitigar su impacto en su calidad de vida y en su capacidad funcional», detallaron desde el área. 

De forma adicional, otros servicios correspondientes a las especialidades médicas con una mayor demanda asistencial por parte de este grupo de afectados han ido asignando recursos específicos para su atención. Ahora mismo, todos los hospitales del SCS cuentan con áreas asistenciales para atender a los pacientes, cumpliendo así con lo que recoge la estrategia. Para eso, se han activado consultas monográficas o multidisciplinares, que están coordinadas con los servicios implicados en la atención a esta patología. «Así, la asistencia se presta en las mismas condiciones, independientemente de la modalidad de consulta establecida» garantizaron. Además, aseguraron que se han diseñado circuitos específicos de interconsultas desde el ámbito de Atención Primaria para tratar a los pacientes que, a pesar de no haber precisado ingreso hospitalario, manifiestan síntomas que se prolongan en el tiempo.