Tres décadas de Veterinaria: del barrio de Zárate a la Organización Mundial en París

La excelencia científica en mamíferos marinos y la apuesta por ‘Una sola salud’ sitúan al IUSA-ULPGC en la directiva de la Red Mundial de Fauna Silvestre de la OMSA

El catedrático de la ULPGC, Antonio Fernández.

El catedrático de la ULPGC, Antonio Fernández. / LP/DLP

María Jesús Hernández

María Jesús Hernández

La implantación en 1986 de los estudios de Veterinaria en Gran Canaria, una isla del Atlántico con escaso peso en el sector ganadero, tuvo poco apoyo tanto fuera como dentro del territorio canario. Sin embargo, lo que empezó hace tres décadas como Facultad de Veterinaria con sede en un antiguo mercado municipal en el barrio de Zárate, en la capital grancanaria, afrontando día a día las deficiencias del inmueble, se ha convertido, con la creación en 2002 del Instituto Universitario de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria (IUSA) de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria -ya ubicados en el Campus de Montaña Cardones, en Arucas-, en un referente internacional en sanidad de mamíferos marinos gracias a la excelencia investigadora en este ámbito, además de la apuesta decidida por el concepto Una sola salud, -one health-, cultivado desde hace más de 20 años. Todo ello ha situado al IUSA-ULPGC dentro de la directiva de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre, de la Organización Mundial de la Sanidad Animal (OMSA), con sede en París.

Una trayectoria que tiene un nombre propio, el del catedrático de Patología Animal de la ULPGC, Antonio Fernández, el primer veterinario canario que asumió el Decanato de la Facultad de Veterinaria de la ULPGC (1993-1998), con apenas 33 años -uno de los más jóvenes en lograr la cátedra en Veterinaria en España-, impulsor del Instituto de Sanidad Animal y Seguridad Alimentaria durante su etapa como vicerrector de Investigación en la Universidad de Las Palmas (1998-2007), director del IUSA desde 2007 hasta mayo de 2023, director del centro colaborador de la OMSA (desde 2018), para la Sanidad de los Mamíferos Marinos con sede en el IUSA, y ahora vocal de la dirección de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre, tras ser elegido el pasado 22 de noviembre durante la reunión de la Organización Mundial de la Sanidad Animal en París.

Como investigador ha liderado numerosas investigaciones enfocadas a la conservación y sostenibilidad de los océanos y su fauna. A lo largo de su carrera, ha participado en estudios pioneros para la protección de los cetáceos, publicados en la revista científica Nature, que tuvieron como resultado la moratoria anti-sonar en aguas del archipiélago canario desde el 2004, referente mundial en la conservación de cetáceos. También ha documentado, por primera vez, la mortalidad masiva de cetáceos en aguas europeas asociada a brevetoxinas, como evidencias del cambio global y climático. En definitiva, su compromiso por las ciencias veterinarias aplicadas a la conservación y sostenibilidad de la vida en los océanos, se ha llevado a cabo con investigaciones enfocadas a establecer el qué, el cómo y por qué del varamiento y muerte de los cetáceos, para que estos resultados científicos puedan ser utilizados para lograr un desarrollo más equilibrado y sostenible en el ecosistema marino y su fauna, cada vez más amenazados por las actividades humanas.

Directiva de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre de la OMSA.

Directiva de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre de la OMSA. / LP/DLP

Perfil diferenciador

Todo ello se sustenta desde hace más de 20 años, en su firme defensa del concepto Una sola salud, en referencia a la necesaria conexión entre salud humana, animal y medioambiental, que ha cobrado más protagonismo a raíz de la pandemia del covid. «Desde que comenzamos en Zárate, nuestro plan siempre fue aplicar las ciencias veterinarias con un perfil diferenciador, marcado por aquello que nos puede hacer más competitivos como era la sanidad de los animales marinos, y dentro de éstos, ir especializándonos en aquellos que nos dieron una mayor relevancia ya no solo por mortalidad debida a enfermedades, que en algunos casos también, sino por incluir realmente esa visión de Una sola salud», indicó el investigador, que rechaza el protagonismo en la brillante trayectoria de la ULPGC en la salud de mamíferos marinos, destacando el papel del conjunto de investigadores del IUSA y, en concreto del grupo de investigación de Histología, Patología e Inmunopatología Veterinaria, «porque sin equipo no hay resultados», subrayó.

Antonio Fernández fue el encargado de defender en París la pasada semana la candidatura de la ULPGC a la directiva de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre, de la OMSA, cuyo objetivo es desarrollar el concepto de Una sola Salud, mediante la interacción de la Sanidad Animal y Ambiental y sus repercusiones sobre la salud humana. Finalmente fue elegido como vocal-representante en esta directiva, que comparte junto con miembros de centros de investigación, formación y servicios con sede en 11 países. Así, la presidencia de la Red la ocupa Massey University (Nueva Zelanda), la secretaría corresponderá a Wildlife Health Australia, y los otros ocho vocales pertenecen a centros de referencia en Sanidad Animal de Estados Unidos, Canadá, Sudafrica, Kenia, Alemania, Reino Unido e Italia.

El catedrático de la ULPGC Antonio Fernández, único investigador español en el equipo directivo de la Red

En este sentido, el investigador del IUSA-ULPGC, único centro español presente en la citada directiva, destacó la importancia de entrar en este equipo de dirección para un centro de las dimensiones y recursos del IUSA, comparado con el resto de los elegidos, «verdaderos gigantes» de la Sanidad de Fauna Silvestre mundial.

Investigadores del área de Patología Animal de la ULPGC, liderado por Antonio Fernández.

Investigadores del área de Patología Animal de la ULPGC, liderado por Antonio Fernández. / LP/DLP

A este respecto, el profesor Fernández reitera como punto fuerte, el compromiso del IUSA con el concepto de Una sola salud, así como el papel que juega Canarias, uno de los territorios de mayor biodiversidad de la fauna silvestre en Europa, como puerta sur de Europa junto a África en el Atlántico, una fortaleza que fue valorada por la citada Red Mundial.

La alianza mundial trabaja en elevar la comunicación para agilizar la solución a posibles problemas

«Cuando creamos el IUSA, en 2002, a raíz de otra crisis sanitaria, la de las vacas locas, ya incluíamos entre sus objetivos, publicados en el BOC, el concepto de Una sola salud. Hablamos de hace 20 años, nunca se había definido así dicho concepto, ni se había utilizado con la dimensión que se le quiere dar ahora. Yo creo que el valor de haber entrado en esta Directiva, precisamente radica en esto, tenemos que fortalecernos para establecer, de forma real, lo que son estructuras multidisciplinares, incluso supra académicas, supra institucionales y transversales, y es lo que en cierta medida siempre he venido promoviendo, sin reinventar la rueda, entre los recursos que existan en esos distintos ámbitos en Canarias», indicó en referencia a este reconocimiento internacional para el IUSA, centro asociado a la Facultad de Veterinaria de la ULPGC. Su representación en la OMSA supondrá mayores iniciativas de colaboración e interacción internacional desde Canarias.

Retos

Por último, el investigador del IUSA-ULPGC, adelantó que entre los principales retos de la Red Mundial de Sanidad de Fauna Silvestre, figura el intentar acelerar el diagnóstico de los problemas que puedan surgir en cualquier parte del mundo, a través de una mayor comunicación que permita elevar la capacidad de actuar con rapidez y eficacia. «Si aparece un brote de gripe aviar en leones marinos, como así ha ocurrido en Sudamérica, que esos países puedan tirar de especialistas de otras zonas», citó como ejemplo. Precisamente, el equipo de Fernández participó en Chile, en la formación y en la realización de necropsias animales para la toma de muestra, con el fin de facilitar a los profesionales locales las herramientas adecuadas para realizar con eficacia las tres premisas fundamentales de la actuación veterinaria: diagnóstico, tratamiento y prevención.

La Organización Mundial de la Sanidad Animal (OMSA) -anteriormente Organización Internacional de Epizootias (OIE)- fue creada en 1924, siendo anterior incluso a la Organización Mundial de la Salud (OMS) que se fundó en 1950. Homóloga veterinaria de la OMS, en la actualidad es el organismo internacional intergubernamental de mayor nivel y prestigio para la Salud Animal, con sede en París.